Opinión

13 Feb 2018
Opinión | Por: Erick Hernández

Tu voto, tu decisión

Las elecciones están cada vez más cerca. Muchos ya han tomado su decisión, otros aún siguen pensando; pero, es clara la existencia de dos grupos en el país: los que están dispuestos a votar y aquellos que harán su voto nulo.

La idea de protestar ante el sistema político anulando el voto no parece tan mala, pero puede no ser tan efectiva en cierto modo, ya que es necesario un buen porcentaje de los votantes que se sumen a esta causa para que de verdad tenga un impacto significativo. Por lo que es una apuesta muy riesgosa, ya que por un lado puede enseñarse a los políticos que no son dueños, sino empleados del pueblo y, por otro lado, puede acabar ganando un candidato que no sientes que te represente, posiblemente por voto duro o una buena campaña.

Otro aspecto puede ser que, aunque se logre el porcentaje necesario para causar que se anulen las elecciones, no hay dinero de sobra como para realizar más gastos en una segunda vuelta. Asimismo, como se puede asegurar que eso de verdad hará temblar a los candidatos, ellos seguro ignoren toda la situación y simplemente aprovechen el tiempo extra para ganar unos votos más; además, no se abrirá un espacio para que otros candidatos entren. Si bien pueden mostrar interés y lanzar comunicados en que se comprometan más, no podemos estar seguros de que lo cumplirán si son electos.

Sin embargo, entre los decididos a votar podemos dividir al voto duro de los partidos mayoritarios y el grupo al que los candidatos les toca convencer cada elección. Los primeros ya son cuento viejo, al que todos estamos acostumbrados, pero los últimos son cada vez más; esto es algo positivo dando una pauta para mejorar la situación política actual. La realidad es que la mayor parte de los problemas de nuestra sociedad vienen por el desinterés, la ignorancia y la falta de dialogo; estos tres ámbitos son problemas que impiden el desarrollo adecuado de nuestra sociedad, a tal grado que entorpecen y crean una democracia poco representativa, y hasta cierto punto inexistente.

La verdad, no quiero decir que votar o votar nulo son buenas o malas opciones. Cabe recalcar que las elecciones son denominadas de tal modo por la acción de tomar una decisión, por tanto, esto incluye desde elegir a un partido o candidato hasta no elegir a ninguno. Cada persona es libre de hacer lo que quiera con el contrato que le darán ese día, si firmar a favor de ciertos candidatos o rechazar a todos los postulantes y esperar que decidan los demás miembros de la junta directiva. Eso si, al final cada voto cuenta, porque forma parte de las estadísticas, sin importar en que barra sume.

Lo importante está en no dejarse influenciar por todo lo que las personas digan, ni tomar una decisión porque está de moda o porque al final todos votarán por cierto candidato, y no servirá que vote por otro que es mejor. Tampoco en querer seguir la costumbre y votar por una bandera solo para salir del compromiso, siendo invertidos una gran cantidad de recursos en imprimir el rostro de cada candidato.

Vale la pena dedicar una parte de nuestro tiempo a investigar o conocer un poco sobre todos los aspirantes. Así se evita tomar una decisión precipitada, siendo esta a su vez muy importante pues marcará mucho el futuro próximo de nuestro país. Quizás no tengamos una gran cantidad de libertades, por diversas razones, pero que nadie te quite la libertad de elegir y de exigir democracia.

17 Jul 2018
Lo que realmente importa como nación
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Lo que realmente importa como nación

13 Jul 2018
Mucho para aprender de Rusia 2018
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Mucho para aprender de Rusia 2018

12 Jul 2018
Algo muy parecido al arrebato de derechos
Opinión | Por: Karen López

Algo muy parecido al arrebato de derechos

11 Jul 2018
¡Gracias, Sala!
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

¡Gracias, Sala!