Opinión

25 Abr 2017
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Triste Realidad

Como podemos ver en los medios de comunicación, redes sociales e internet, la realidad nacional y mundial da tristeza. El abuso de poder, el creer que el dinero o el placer es dios, la avaricia, el querer quitar a Dios de nuestra vida y del mundo que el mismo creó con tanto amor para nosotros; el abuso de la libertad, la violencia, la falta de relaciones interpersonales por la era digital, y el querer ser el dueño de la naturaleza, tierra y cielo. Esas son las causas que están haciendo que el mundo se destruya a sí mismo.

Estamos viendo guerras y violencia entre ciudades o países, cuyo objetivo, lastimosamente, es el petróleo o ser el dueño de las riquezas y recursos. No es el rescatar a la población que está aislada, por ejemplo, por los grupos islámicos o ayudar a los países. Las guerras y la violencia no es más que una generadora de destrucción, pobreza, más violencia, falta de salud, escasez de recursos naturales, consecuencias para los países que se encuentran alrededor, aumento de precios a nivel mundial y disminución de la calidad de vida. Con una guerra no se gana, al contrario, se pierde más de lo que imaginamos.

La era digital, si bien es cierto, nos ha traído muchos beneficios, también está generando factores negativos. Entre ellos, falta de comunicación en la familia porque cada miembro en vez de dialogar en familia está con su teléfono, con el iPad o la computadora. Ya no existe las relaciones interpersonales, hoy hasta existe las parejas “digitales o en línea”, se comparte y hablamos más con los aparatos “inteligentes y digitales” y no con los seres humanos.

¿Por qué queremos quitar a Dios del mundo y de nuestra vida? ¿Por qué no quieren que se mencione la palabra “Dios”? ¿Cuál es la gana o el objetivo de perseguir a los cristianos? Hoy en día, la realidad me recuerda a la historia de Moisés y San Pedro.

** ADVANCE FOR MONDAY, JULY 26 ** In this Sunday, June 27, 2010 photo, a Pakistani man walks on the dried up part of Rawal Lake in Islamabad, Pakistan. Pakistan is facing a severe crisis as a ballooning population and inefficient farming combine to reduce the availability of water. (AP Photo/Dita Alangkara)

Cuando Moisés liberó a los esclavos de Egipto y estaba en el monte Sinaí, ellos crearon un buey como dios para alabarlo. Lo mismo estamos haciendo nosotros, hoy en día, con el dinero y el placer. También, la historia de San Pedro y San Pablo se me viene a la cabeza cuando miro las noticias sobre las persecuciones de los cristianos; me recuerda que una vez Cristo resucitó y los discípulos se separaron para ir a evangelizar, estos dos discípulos llegaron a Roma y el rey les persiguió hasta darles muerte. Lo mismo está pasando hoy en Medio Oriente, Europa y, lastimosamente, América.

Otra triste realidad es la que tiene como protagonista a los políticos, ya sean de izquierda o de derecha, a nivel mundial. Han olvidado que su objetivo no es conseguir más riquezas para ellos, ni estar toda la vida en el poder; no es tampoco robar dinero a la población, provocar violencia o generar pobreza. El objetivo de todo gobierno y político es mejorar la calidad de vida de sus habitantes, promover el derecho a la vida y la paz, ayudar a construir el diálogo entre ciudades y naciones. Unir al país.

Quiero concluir haciendo un resumen de los puntos más importantes: las guerras y la violencia no genera nada positivo, al contrario, hacen más daño en un territorio determinado. Las redes digitales y sus diferentes herramientas son excelentes si se usan con moderación y para lo que son, las relaciones interpersonales no las pueden cambiar por la era digital. Es importante tener contacto humano, más no sólo en línea. Cambiar a Dios por el dinero y el placer no trae nada bueno al mundo, ni al ser humano; tenemos que trabajar en pro de la vida, la unidad, la sociedad, la justicia, la paz mundial y no para un interés político, ni para estar toda la vida en el poder o menos para robarle al pueblo.

15 Dic 2017
El mito de la Tierra plana
Opinión | Por: Verónica Ruiz

El mito de la Tierra plana

15 Dic 2017
Necesitamos amor sólido
Opinión | Por: Sara Larín

Necesitamos amor sólido

14 Dic 2017
Valores de Navidad
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de Navidad

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más