Opinión

2 Ene 2018
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Tres grandes eventos científicos del 2017

A pocos días de finalizar el 2017 es común hacer un recuento de los altos y bajos en política, economía, salud, ecología y, por supuesto, en ciencias, pero me atrevo a decir, que en este último, en ciencia, siempre es ganancia, aprender algo nuevo, investigar, descubrir y develar misterios del Universo siempre son impulsos para  el desarrollo del ser humano. He aquí algunos de los principales eventos científicos que nos dejó el 2017:

  1. Exploración del ADN

El ADN tiene una forma de doble helicoide, como una especie de escalera retorcida, los brazos son una estructura de azúcar-fosfato y los escalones son bases nitrogenadas: adenina (A), guanina (G) , timina (T) y citosina (C), estas bases deben combinarse de una forma específica (A-T y C-G), de lo contrario causan mutaciones genéticas asociadas con la ceguera, desordenes metabólicos, fibrosis quística, etc. En el 2017, científicos de Harvard y MIT desarrollaron un sistema de edición de genes que permite reescribir el código genético, que conforma nuestro ADN; este sistema permite modificar los átomos en una guanina para que funcione como adenina. Lograr este tipo de edición en el código genético es particularmente importante, ya que aproximadamente 32,000 fallos genéticos relacionados con enfermedades humanas se deben al cambio de una sola base. Modificando un punto específico en la estructura del ADN es posible arreglar mutaciones causantes de enfermedades en embriones humanos, lo que abre nuevas puertas al desarrollo de la biomedicina.

  1. Exoplanetas

A inicios de 2017, la revista científica Nature publicó un artículo dando detalles sobre el descubrimiento de nuevos exoplanetas. Observaciones iniciales indicaban la existencia de cuerpos orbitando una estrella del tipo enana blanca, conocida como TRAPPIST-1, utilizando dos telescopios terrestres ubicados en lugares opuestos de la Tierra y un telescopio espacial, los investigadores lograron detectar un total de siete planetas  girando alrededor de TRAPPIST-1. Estos planetas parecen tener un tamaño similar a la Tierra, y aunque aún es demasiado pronto para hablar sobre su superficie o composición química, se cree que tres de estos siete planetas podrían tener las condiciones adecuadas para desarrollar algunas formas de vida. Otro sistema planetario extrasolar que dio de que hablar en el 2017, fue Kepler-90, observaciones del telescopio Kepler de la NASA trabajando en conjunto con sistemas de inteligencia artificial de Google, lograron detectar un octavo planeta en este sistema, convirtiéndolo en el primer sistema planetario con el mismo número de planetas que nuestro sistema solar que conocemos hasta hoy.

  1. Ondas gravitatorias

En 1916, Albert Einstein desarrolló la teoría general de la relatividad en la que describía la gravedad como una perturbación espacio-temporal causada por un cuerpo, en sus estudios Einstein afirmaba que la gravedad se propaga a través del espacio como una onda. Las ondas gravitatorias son como las ondas que se forman cuando se deja caer una roca en un depósito con agua, cuando la roca golpea la superficie del agua, genera ondas que se van alejando del punto de contacto. En el 2017 el observatorio LIGO detectó ondas gravitatorias generadas por la fusión de dos agujeros negros, si bien la primera detección de estas ondas fue en el 2016, en 2017 la señal fue detectada por LIGO en Estados Unidos, también captada por el observatorio VIRGO en Italia. Este descubrimiento le valió el premio Nobel de física a Kip Thorne y a Barry Barish por sus papeles en este descubrimiento que ha cambiado y perfeccionado nuestra forma de ver el Universo para siempre.

 

19 Sep 2018
Un compromiso a largo plazo
Opinión | Por: Erick Hernández

Un compromiso a largo plazo

19 Sep 2018
Los colores del cambio
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Los colores del cambio

17 Sep 2018
Protagonismo offline en nuestra región
Opinión | Por: Karen Vargas

Protagonismo offline en nuestra región

14 Sep 2018
Independencia ambiental
Opinión | Por: Caleb Padilla

Independencia ambiental