Opinión

7 Mar 2018
Opinión | Por: Caleb Padilla

Tres años para resultados

Hace unos días volvimos a las urnas, volvimos a tener el poder de decidir quiénes gobernarán el país los siguientes tres años, tanto en alcaldías como en la Asamblea Legislativa. Fue un día en el cual se cumplió la voluntad de todo un país, lleno de entusiasmo y a la misma vez incredulidad, lleno de esperanzas y a la misma vez decepcionante. La población se expresó de diferentes maneras como: no asistir, votar nulo, voto en blanco, votar por banderas o votar por rostros, pero todo esto tiene incidencia en los resultados por lo que de una, u otra, forma todos tuvieron participación.

Hubo muchas sorpresas en los resultados, que cambiarán muchos escenarios a nivel nacional y al mismo tiempo le muestran al próximo presidente con quienes tendrá que trabajar en conjunto para sacar adelante al país, con quienes tiene que llegar a consensos o negociar. Pero, ese camino ya está definido, por lo que es cuestión de meses para que todo el sistema se adapte al camino que marcará el futuro del país y que nos lleva a reflexionar a todos los involucrados a ver una visión común, y no continuar en procesos individualistas.

Tenemos tres años para ver resultados o reclamar el haber sido engañados, una sociedad que ha ido despertando y pasando del papel pasivo a un protagonismo muy activo, poco a poco va entendiendo su importancia en el proceso y se va empoderando para exigir, criticar y proponer; al mismo tiempo que presiona a los partidos para irse renovando y actualizando. Es una sociedad que no se cree los cuentos del pasado y que prefiere partir del presente, y sus resultados tangibles serán la garantía para la continuidad o el despido popular.

Como sociedad civil desde estos momentos debemos iniciar la evaluación de los nuevos empleados públicos, exigirles porque con nuestros impuestos les pagamos su salario y para servir a todo el pueblo los hemos seleccionado. Estamos en el momento de entender que ellos se deben a nosotros y no nosotros a ellos, es el momento para dejar claro nuestro papel y a ellos sus obligaciones, el país no depende de ellos, sino de nosotros, cómo decidamos y a quien escojamos.

Con mucha esperanza podemos ver un futuro donde toda la población se pueda involucrar en las transformaciones nacionales que necesitamos, ya no podíamos seguir solo de espectadoras. Era necesario volvernos protagonistas, aún estamos a tiempo de cambiar el mal rumbo que llevamos por lo que podemos deslumbrar un futuro lleno de activismo y participación ciudadana. Tenemos que recordar a aquellos héroes nacionales anónimos que lucharon para una democracia el siglo pasado y que resultado de ello es la libertad que hoy estamos formando. Honremos a los caídos que un día hace muchas décadas fueron valientes y dieron sus vidas por una verdadera democracia, hoy somos quienes los honran y al mismo tiempo no los olvidan porque nos estamos volviendo los beneficiados y dueños de esas libertades que hoy poseemos.

En nombre de todo nuestro país hemos sido encomendados para fortalecer y ampliar la democracia, las libertades y el rescate de los más vulnerables. Somos los verdaderos libertadores, unámonos como sociedad y rescatemos la grandeza de nuestro país, nuestro amado El Salvador.

20 Abr 2018
Las internas de ARENA. Opinión de un externo
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

Las internas de ARENA. Opinión de un externo

19 Abr 2018
Un mundo de cosas absurdas entorno a la Paz
Opinión | Por: Karen López

Un mundo de cosas absurdas entorno a la Paz

18 Abr 2018
Un caos en casa
Opinión | Por: Erick Hernández

Un caos en casa

17 Abr 2018
Nuestra cultura se perdió
Opinión | Por: Caleb Padilla

Nuestra cultura se perdió