Opinión

10 Ago 2017
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Transfiguración de nuestro ser interior

En el mes de agosto, en el cual los salvadoreños celebramos orgullosamente las fiestas patronales en honor a Nuestro Divino Salvador del Mundo, me gustaría recordar el hecho de la transfiguración de nuestro Señor Jesucristo, hace más de 2000 años, en el monte tabor; y por otro lado, transmitir un mensaje de fe y esperanza para que todos podamos transfigurarnos en una nueva persona, y así cambiar nuestro querido país.

Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, y los llevó a un monte alto, y se transfiguró ante ellos, de modo que su rostro se puso resplandeciente como el sol y sus vestidos blancos como la luz. En esto se le aparecieron Moisés y Elías hablando con Él (Mt 17, 1-3). Esta visión produjo en los apóstoles una felicidad incontenible; Pedro la expresa con estas palabras: “Señor, ¡qué bien estamos aquí!; si quieres haré aquí tres tiendas: una para Ti, otra para Moisés y otra para Elías(Mt 17, 4). Estaba tan contento que ni siquiera pensaba en sí mismo, ni en Santiago y Juan que le acompañaban.

San Marcos, que recoge la catequesis del mismo San Pedro, añade que no sabía lo que decía (Mc 9, 6). Todavía estaba hablando cuando una nube resplandeciente los cubrió con y una voz desde la nube dijo: “Éste es mi Hijo, el Amado, en quien tengo mis complacencias: escuchadle(Mt 17, 5).

Como podemos ver, es un hecho que llenó de fe y esperanza a Pedro, Santiago y Juan para aguantar el tiempo de la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo, que estaba por suceder después de la transfiguración; al mismo tiempo, los transformó en mejores personas.

El Salvador puede transfigurarse en un mejor país, pero para eso debemos querer cambiar primero nosotros mismos. Viendo a Dios en el prójimo, velando por el respeto a la vida desde la concepción hasta la muerte natural, no siendo corruptos, velando por el bien común y no con colores partidarios; teniendo más empatía hacia los demás, no discriminando a nadie, ayudando al que más lo necesita, no olvidando a Dios como nuestro centro, haciendo obras de misericordia y sobre todo, no siendo NEGATIVO.

El país no depende solamente de los diputados, alcaldes, presidentes o magistrados de la Corte Suprema de Justicia; ellos son un 15% de un país. El otro 85% es la sociedad, en la cual estamos todos los ciudadanos. Considero que para que el país salga de la crisis y avance hacia el primer mundo, depende de cada uno de nosotros; todos podemos poner un granito de arena, para que se transfigure nuestro querido pulgarcito de América.

 

Transfiguración del Divino Salvador del Mundo

Pidámosle a nuestro Divino Salvador del Mundo que nos ilumine con el Espíritu Santo, para que cada uno cambie en su interior  y luego poner un granito de arena, para que nuestro país pueda cambiar y ser un mejor El Salvador.

Somos el único país que llevamos la dicha de llevar el nombre del Salvador. Somos pequeños en territorio, pero grandes en fe y las bendiciones que Dios nos manda cada segundo.

¡¡¡No olvidemos esa gran bendición!!!

21 Nov 2017
Préstale tú voz a SAL
Opinión | Por: Eduardo Rosales

Préstale tú voz a SAL

21 Nov 2017
Darse a respetar
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Darse a respetar

21 Nov 2017
1+1 Iguales, Diferentes y Complementarios
Opinión | Por: Sara Larín

1+1 Iguales, Diferentes y Complementarios

20 Nov 2017
Juventud, divino futuro
Opinión | Por: Erick Hernández

Juventud, divino futuro