Opinión

30 Sep 2015
Opinión | Por: Oswaldo Serrano

Todos podemos ser héroes

Si tenés la voluntad y el deseo de donar un órgano, la próxima vez que renovés el DUI o la licencia de conducir, tomate el tiempo para estipular en uno de estos documentos que te querés  convertir en donador de órganos, en un héroe de este país.

Ser un héroe en el mundo real no implica volar o tener súper fuerzas. Para ser un héroe y poder salvar quizá más de una vida, lo único que hace falta es tener la voluntad y el deseo de hacerlo. La medicina moderna permite hoy en día salvar vidas por medio de los trasplantes de órganos. Esta práctica se ha diversificado tanto que hoy día ya se pueden trasplantar órganos como el corazón, otros tejidos y hasta extremidades o partes del cuerpo como el cráneo.

La práctica de donación de órganos está regulada bajo ciertas normas y  El Salvador no es la excepción. En el Código de Salud de nuestro país podemos encontrar los artículos que amparan la realización de trasplante de órganos. Según este Código, el ente rector de la política nacional de trasplantes es el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social en conjunto con el Consejo Nacional de Trasplantes. En este documento también podemos encontrar la definición y marco legal de los diferentes tipos de donadores de órganos: donante vivo, donante muerto o donante por muerte cerebral.

Basados en lo anterior, esos tres tipos de donantes de órganos son los que pueden convertirse en héroes. Una persona viva en plenitud de sus facultades mentales puede expresar su intención de donar uno de sus órganos. En el caso de las personas muertas, en su Documento Único de Identidad (DUI), licencia de conducir o mediante una escritura pública debidamente notariada, puede dejar estipulada su intención de donar sus órganos en caso de fallecer. Si no lo ha hecho, familiares pueden tomar la decisión bajo ciertos criterios médicos.

A pesar de la existencia de enunciados dentro del Código de Salud, (y que se pueden consultar en la página del Ministerio de Salud) mucho se ha hablado de la necesidad de una ley especializada en la donación y trasplante de órganos en El Salvador. Sin embargo, una ley como esa requiere una gran responsabilidad y mayor compromiso en los métodos de ejecución para hacerla cumplir, así como también un mejoramiento en los servicios de anatomía patológica en el Sistema de Emergencia Nacional y la red de hospitales públicos y privados.

Costa Rica es un país de la región centroamericana que desde el año pasado cuenta con una ley para la trasplantación de órganos. Este país apostó, con esta iniciativa, a promover la cultura de donación en la sociedad costarricense. De igual forma, esta ley busca eliminar las barreras administrativas y evita que por tramitología se dejen de realizar trasplantes y se pierdan órganos en buen estado.

En lo particular, estoy a favor de la aprobación de una ley de trasplante de órganos manejada RESPONSABLEMENTE. Esta ley podría apalear considerablemente el número de pacientes con padecimientos renales que deben someterse a tortuosos tratamientos, siendo las hemodiálisis las más recurrentes. El hospital Bloom no pasaría meses sin realizar este tipo de procedimientos quirúrgicos y más niños tendrían una nueva oportunidad de vida.

Pero mientras esto ocurre y los diputados dejen de lado la famosa “voluntad política”, todos podemos ser héroes y salvar vidas de acuerdo a la sección 19 del Código de Salud. Si tenés la voluntad y el deseo de donar un órgano, la próxima vez que renovés el DUI o la licencia de conducir, tomate el tiempo para estipular en uno de estos documentos que te querés  convertir en donador de órganos, en un héroe de este país. Estoy seguro de que alguien vivirá eternamente agradecido contigo.

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida