Opinión

28 Mar 2016
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Testimonio de vida

Lastimosamente la realidad nacional e internacional no es nada favorable para la juventud Salvadoreña. No hay esperanza de vida mayor a los 15 años por la violencia que vive nuestro territorio; las empresas están cerrando y/o no desean contratar a jóvenes porque no tenemos más de 5 años de experiencia; las familias se están separando o no le dan amor a los hijos desde que están en el vientre, y los quieren abortar por cualquier circunstancia.

Creo que es por eso los jóvenes debemos dar testimonio que a pesar de las peores circunstancias, somos los que sacaremos al país de la crisis en la que nos hemos metido como Salvadoreños, y que nunca nos damos por vencidos.

Sé que muchos ya me conocen o me han visto en alguna parte de mi bello pulgarcito de América. Soy Gerar, tengo 26 años, y al igual que mi hermano Ricky, poseo una discapacidad física por un problema metabólico, Glutari Aciduria Type I. Me considero un joven extrovertido y luchador, que a pesar de las barreras arquitectónicas y humanas no se da por vencido y quiere seguir velando por sus metas, sueños, amores, por los derechos de las personas con discapacidad, y lograr todo lo que he querido, aunque cueste.

2

Creo y aseguro que lo que a Ricky y a mí nos ha sacado adelante, a pesar de los diagnósticos médicos y barreras más humanas que arquitectónicas, es el amor, la fe, la confianza y esperanza en Dios, y por supuesto nuestra madre la Virgen María. No ha sido el factor económico, que muchas personas piensan que porque tenemos un apellido gringo, o alemán, o ruso, porque ni yo sé de qué país es el Schonenberg, hemos podido salir adelante. No es cierto, estamos vivos y dando ejemplo por obra de Dios y la fe, gracias al amor que nuestra familia nos tiene, al doctor Matalón, que es un amor y un Ángel con nosotros, y a todos aquellos angelitos que de una u otra manera nos cuidan y nos regañan cuando hacemos algo malo.

Al igual que cualquier joven tengo ratos amargos, tristes, de travesuras, de amor, de haraganería, de felicidad, de no querer hacer nada, de ganas de molestar y salir con amigos a la hora de trabajo; entre muchos bonitos momentos. A pesar de que estaba en la edad de pereza y de rebeldía, gracias a Dios, a Cristy, a mis amigas Karina y Sandra, a Guayito, y a mi familia, me gradué de la Universidad. No logre llegar a mi meta de graduarme con honores pero lo que me hace feliz es que dejé una buena imagen en la universidad y que sigo siendo recordado por pelear por los ascensores y para que me dieran clases con todo el grupo y no aparte.

Estoy logrando ser incluido laboralmente, aunque lastimosamente los tres trabajos que tengo actualmente son ad honorem; es decir columnista en MEDIOLLENO y miembro Activo de las comisiones de Accesibilidad en el Ministerio de Obras Publicas y de la Comisión de Recreación, Cultura y Deporte en el CONAIPD. Espero que ya sea en MEDIOLLENO, MOP, CONAIPD, y/u otras empresas, que me den la oportunidad de demostrar que sí soy capaz de hacer muchas de las actividades como cualquier ser humano y algún día sí sea remunerado y no ad honorem. A los jóvenes les digo, que a pesar que ahorita en los 3 trabajos que tengo estoy ad honorem o de gratis, yo lo hago con amor como si me remuneraran o me dieran beneficios.

Luche y luche hasta que por fin este año, en la parroquia Montelena, logre que los párrocos confiaran en la juventud y se abriera el grupo juvenil, al cual les hago la atenta invitación a los jóvenes Salvadoreños y extranjeros residentes en El Salvador para que se atrevan hacer parte de ese grupo. Nos reunimos los miércoles a las 4:30 pm en la plaza el pañuelo del Complejo Funerario Montelena.

Jóvenes, no nos demos por vencidos, debemos unirnos como juventud y exigir nuestros derechos. Debemos cumplir nuestras obligaciones como ciudadanos, somos el futuro y el presente de El Salvador y el mundo. Como nos dice el Papa Francisco, no tengamos miedos de soñar y lograr las metas con fe y esperanza en Dios.

20160311_191158

 

IMG-20160309-WA0011

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida