Opinión

3 May 2014
Opinión | Por: Sergio Rodríguez Ávila

Superemos la leche derramada

Todavía me recuerdo de niño la primera vez que escuché el dicho que no hay que llorar sobre la leche derramada. Se lo dijo mi profesora a un compañero porque otro acababa de quebrarle un carrito de juguete que se armaba como rompecabezas.

Mi compañero (al que le habían deshecho el carrito) estaba bien molesto por la travesura que había hecho el otro. Fue entonces cuando la profesora le dijo que no hay que llorar sobre la leche derramada; mejor agarre las piezas y constrúyalo de nuevo, incluso, uno nuevo y mejor.

Cuando vi y escuché toda esa escena, realmente no entendía cómo simplemente no se podía “llorar sobre la leche derramada”. No es por sobreanalizar la situación, ¿pero nos podemos imaginar qué pasaría si nos pusiéramos a llorar sin detenernos porque se nos cayó un vaso de leche?

Primero, las bacterias de donde se derramó se le suben, volviendo intomable la leche, la que pudiera enfermarnos. Segundo, toda la suciedad desprendida de otros objetos, probablemente arruinaría el sabor de la misma, así que aunque se hierva de nuevo, la leche ya no sería la misma; esto es sin contar que probablemente lo tienes que limpiar con un trapeador y escurrirla en un vaso no sería nada agradable.

El motivo de recordar este dicho en mi columna es porque a los salvadoreños realmente nos fascina llorar sobre la leche derramada. Esto es desde el fútbol, hasta la política y los negocios. Sin embargo, considero también que los salvadoreños ya estamos buscando mejores caminos. Es decir, dejando de llorar y simplemente trabajando para lograr comprar y servirnos un nuevo vaso de leche.

Desde que nos enteramos de los amaños con la Selecta, todos vivimos llorando de lo que pudo haber sucedido si no se hubieran vendido. Está bien que estemos todos enterados, pero tenemos que dejar de llorar y comenzar a pensar a mayor detalle qué vamos a hacer para que no vuelva a suceder y lleguemos a un mundial de nuevo. Lo mismo con todo lo que pudo haber logrado el “Mágico” González si no hubiera entrado en un camino desviado, en vez de pensar qué vamos a hacer para tener nuevos “Mágicos” en nuestras filas futbolísticas.

Tenemos a un presidente Funes que habla de todos los problemas y errores que se cometieron en “los 20 años de Arena” durante los cinco años de su gestión, en vez de hablar de lo que apunta el país por los próximos 20 años. Sin embargo, varios aplaudimos que el nuevo gobierno y la ANEP han tomado la iniciativa de sostener reuniones sin llorar sobre el vaso derramado de leche de desunión y división que había querido sembrar el presidente Funes entre el gobierno y el sector privado.

Tomando como ejemplo a Europa, ¿qué hubiera sucedido si se pasaran lamentando sobre la destrucción de la Segunda Guerra Mundial, en vez de mejor pensar en cómo reconstruir al continente (tal como lo hicieron)?

Está claro. Debemos saber cómo se derramó la leche, quién la botó; si fue a propósito o accidental, si se la estaban tratando de robar o lo que sea, pero simplemente para que con el nuevo vaso de leche tengamos mayor cuidado, no para vivirnos lamentando. Los salvadoreños no somos un país de llorones, sino de personas que se rebuscan. Buscamos oportunidades para salir adelante siempre. Estamos a punto de iniciar con un nuevo presidente. Veremos si será uno que pasará lamentándose como el saliente, uno que simplemente busca llenar de nuevo el vaso, o uno que prometió leche pero que resultaría que entregue agua chuca.

  • Leydi de García

    En lo personal no había escuchado ese dicho de: Llorar sobre la leche derramada, pero me gusto la nota por que como Salvadoreños emprendedores que somos ya debemos de dejar de quejarnos por todo lo que otros hicieron, es tiempo de emprender nuevos retos, dejar el pasado y hacer mejores Hombres y Mujeres, inculcarles a las nuevas generaciones paz, amor por la patria y a nuestros semejantes (y)

25 Jul 2017
¡Políticos entiendan!
Opinión | Por: Caleb Padilla

¡Políticos entiendan!

25 Jul 2017
Legado de 3D para El Salvador
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Legado de 3D para El Salvador

24 Jul 2017
Feliz No Cumpleaños, “Nayibcito”
Opinión | Por: Mario Matheu

Feliz No Cumpleaños, “Nayibcito”

24 Jul 2017
La mujer y El Salvador: Más que solo un útero
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

La mujer y El Salvador: Más que solo un útero