Opinión

20 Dic 2018
Opinión | Por: Caleb Padilla

Sueños navideños

Muchas son las historias de los orígenes de la Navidad, lo que cada año a nivel mundial se conmemora el día 25 de diciembre que culmina con noche buena, pero que comercialmente se le ha dado la bienvenida la noche del 24, por lo que la manera de celebrarlo fue cambiando y siendo vista como un día de regalar, celebrar y soñar. Vemos colores, luces, cantos, vacaciones, muestras de aprecio por casi todo un mes. Este artículo no tiene que ver con la celebración de compras o regalos que gira alrededor del consumismo implantado en nuestra cultura para comprar, comprar y comprar.

La época que más agrada en el año, sin calor, con los buenos deseos, comidas, salidas familiares, hacer buenas acciones, son parte de los valores que también como sociedad buscamos practicar para las fechas de esa celebración. Muchas veces vamos a repartir comida a las personas en las calles que no tienen un hogar, en otras ocasiones se arman canastas navideñas y se llevan a las personas que más apreciamos o que aunque sea con poco podemos ayudar. En la mayoría de veces no nos detenemos a escuchar las historias o sueños que muchos quieren hacer realidad, lo que no puede hacerse en un día o en pocas horas y hemos llegado a practicar el asistencialismo temporal.

El egoísmo nos ha llevado a querer satisfacer nuestras propias necesidades de ayudar, pero no a preguntar realmente cuales son las carencias o necesidades de los demás. Muchos sueños que nunca son escuchados, sueños que son ignorados por una canasta navideña. El tiempo es uno de esos regalos que no conlleva un gasto de dinero si lo vemos como una inversión en felicidad. Hay dos tipos de felicidad que debemos distinguir para esas fechas y decidir cual o si ambas son necesarias compartir, la “felicidad temporal” es aquella que, con una piñata, payaso, juguete, ropa o comida, hacemos que las personas olviden sus problemas por un momento, o se llega en el momento justo para cambiar el estado de ánimo de alguien. Por otro lado, tenemos la felicidad prolongada la cual se logra al apoyar un sueño, meta o futuro de una persona que lo necesita; regalar una beca de estudio, alfabetizar, enseñar o permitir el empoderamiento acerca de los derechos que cada persona tiene, o abrir la puerta laboral. Son tantos regalos que pueden durar mucho tiempo multiplicando la felicidad y no queden en simples actos de fecha.

Niños, adolescentes, adultos, ancianos, mujeres, hombres, madres, hijos, abuelas y toda persona tiene sueños que cumplir, pero no siempre encuentra la forma, la puerta o el apoyo para lograrlo. En estas fechas de navidad se vuelve un ambiente favorable para hacerlo e iniciar el siguiente año con metas establecidas. Regala sonrisas que sean permanentes, que se puedan multiplicar y que sean una cadena de favores en nuestra sociedad, porque todos en nuestro país necesitan paz y una sonrisa en esta navidad. Transformemos nuestra sociedad y pensemos en un desarrollo sostenible e integral

15 Mar 2019
Segunda oportunidad anual
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Segunda oportunidad anual

4 Mar 2019
Frases JMJ 2019 para la juventud
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Frases JMJ 2019 para la juventud

28 Feb 2019
Refugiados Climáticos
Opinión | Por: Caleb Padilla

Refugiados Climáticos

22 Feb 2019
ARENA y el FRENTE están condenados a renovarse
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

ARENA y el FRENTE están condenados a renovarse