Opinión

2 Feb 2018
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Space X

El pasado 23 de diciembre de 2017 un espectáculo de luces capturó la atención de cientos de personas de la costa oeste de Estados Unidos y México. Muchos se asustaron al ver este objeto brillante con una forma alargada cruzando los cielos y dejando a su paso una estela blanquecina que se ensanchaba. Claramente no era un avión, muchos pensaron que se trataba de un misil y, por supuesto, que no faltaron “explicaciones” sobrenaturales para intentar describir la causa de este evento fuera de lo común.

Imagen del cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX tomada desde sel sur de California

 

El extraño objeto se trataba del cohete Falcon 9 que la empresa SpaceX lanzó para colocar satélites de comunicación. Uno de los objetivos de SpaceX es hacer los viajes al espacio menos costosos, para esto se concentran en reutilizar sus equipos. El 15 de diciembre de 2017, el mismo cohete Falcon 9 puso en órbita la sonda Dragon, el objetivo de esta sonda era acoplarse a la Estación Espacial Internacional (ISS), lo que logró de forma exitosa. Dragon estaba cargaba con dos toneladas de provisiones y equipos para realizar experimentos bajo los efectos de la microgravedad, y a su regreso, el 15 de enero de 2018, traía consigo una carga de 4,100 libras de materiales; entre ellos, muestras médicas de los astronautas de la ISS; resultados de experimentos sobre el desarrollo de fibras ópticas en ambientes de microgravedad; e incluso, ratones vivos que han sido utilizados para estudiar tratamientos para evitar la pérdida de masa muscular, que sufre su cuerpo en ambientes de baja gravedad.

El propietario y director ejecutivo de SpaceX, el multimillonario Elon Musk, fundó la compañía en el 2002 buscando reducir el costo de la exploración y transporte espacial, llevar al ser humano de nuevo a la Luna y finalmente llegar, y colonizar el planeta Marte.

SpaceX anunció que en 2018 comenzará el entrenamiento y las pruebas físicas de dos personas que han pagado para ser enviados a orbitar la Luna para finales del año. Esta será la oportunidad perfecta para utilizar el cohete Falcon Heavy, que aún está siendo desarrollado y que se espera tenga su primer vuelo de prueba en enero de 2018. Una vez lo logre, este será el vehículo más poderoso en órbita desde el cohete espacial Saturno V que fue utilizado para la misión Apollo 11, que puso al primer hombre en la superficie de la Luna.

La primera fase es una misión de prueba, en la que lanzarán una segunda versión de Dragon, a la que han bautizado como Crew Dragon. La diferencia entre Dragon y Crew Dragon es que la primera está diseñada para transportar objetos y la segunda para llevar seres humanos, sin embargo la primera prueba no será una misión tripulada.

Una vez completada la fase de prueba, Crew Dragon será puesta en órbita alrededor de la Luna. Con esto, SpaceX se convertirá en la primera empresa privada en llevar a un ser humano a orbitar la Luna, y traerlo de regreso a la Tierra. La nave despegará del complejo de lanzamiento 39 del centro espacial Kennedy, el mismo sitio de donde hace casi 50 años Neil Armstrong, Michael Collins y Buzz Aldrin comenzaron un viaje que marcaría para siempre la historia de la humanidad, y que los llevaría más lejos de lo que ningún ser humano ha estado de la Tierra.

Representación artística de la sonda Red Dragon que SpaceX planea llevar a Marte

Esta ambiciosa misión es solo un paso para alcanzar la meta principal de SpaceX: Llevar un ser humano a la superficie de Marte, en base a los resultados que han logrado hasta hoy, arduo trabajo y visión de la empresa, todo parece indicar que están siguiendo el camino correcto.

15 Mar 2019
Segunda oportunidad anual
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Segunda oportunidad anual

4 Mar 2019
Frases JMJ 2019 para la juventud
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Frases JMJ 2019 para la juventud

28 Feb 2019
Refugiados Climáticos
Opinión | Por: Caleb Padilla

Refugiados Climáticos

22 Feb 2019
ARENA y el FRENTE están condenados a renovarse
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

ARENA y el FRENTE están condenados a renovarse