Opinión

7 Sep 2015
Opinión | Por: Ricardo Hernández

Sobre los Mandamientos Unionistas de Alberto Masferrer

Foto de Revista Summa

Casi cien años después de las inquietudes de Masferrer, ¿será que dejamos a un lado nuestras diferencias  y luchamos por lo que más le urge a El Salvador y Centroamérica?

Cuando uno comprende la historia de su país, y la del istmo centroamericano, se da cuenta de que tenemos más cosas en común que diferentes: las cinco provincias centroamericanas nacieron bajo un mismo aliento de independencia. Por casi 20 años conformamos una federación. Compartimos una misma raza mestiza, las mismas costumbres, historia, incluso, las mismas problemáticas. Con el pasar de los años, las constantes luchas intestinas entre liberales y conservadores hicieron que nos ubicáramos dentro de las regiones más conflictivas, divididas y con bajo crecimiento económico a lo largo de nuestra historia. Y así estamos en el presente.

Alberto Masferrer, periodista, político y escritor salvadoreño, abogaba, junto a otros intelectuales de la época, por los movimientos políticos y culturales que llevarían a integrar una Nueva Centroamérica, unida y fuerte, como intentó instaurarse a inicios del siglo XIX. Masferrer comprendía que eran los conflictos políticos los que hacían imposible tomar acuerdos de nación, y que era esta misma división, este fraccionamiento de espíritu, el que a la larga nos hace débiles y dóciles, no solo ante otras naciones poderosas, sino ante nosotros mismos.

Enlisto los Mandamientos Unionistas centroamericanos, escritos por Masferrer, y extraídos del libro del ilustre maestro Luis Alonso Aparicio: Masferrer: pedagogo-político. Sírvanos para reflexionar sobre los valores que se promueven durante el mes cívico y por los movimientos sociales que estamos viendo en Centroamérica.

Mandamientos Unionistas

  1. No ayudarás con tu brazo ni con tu dinero, ni con tu influencia a ninguna guerra entre pueblos de Centroamérica. Estos son pueblos hermanos, las guerras son torpes e injustas. Echarles la culpa en uno contra el otro es el arte supremo de sus opresores para hacer olvidar sus tiranías. Porque cada guerra que sobrevive, aleja más el día de la unión.
  2. No verás como extranjero a ningún centroamericano que venga a residir a tu país. La unión de los pueblos no puede ser real ni consistente sin la unión entre los individuos. Porque es una hipocresía llamar a Guatemala y a Nicaragua HERMANAS, si tratamos como extranjeros a los guatemaltecos y nicaragüenses. Porque es muy mezquino odiar al que no nació en nuestra tierra.
  3. No te conducirás como extranjero en ningún país de Centroamérica, sino que cumplirás los mismos deberes y lucharás contra los mismos males que aquellos entre quienes residas.
  4. Respetarás y defenderás, sobre todas las cosas, la libertad de la palabra. Porque el pensamiento articulado es lo que distingue al hombre de la bestia. Porque el hombre que hace y dice la verdad, ama la luz, a fin de que sus obras sean manifiestas.
  5. Sostendrás con tu arte y tu influencia la prensa unionista y te esforzarás para que sea entre todas, la más sencilla, ilustrada, juiciosa y respetable. Porque teniendo una vez que proclame y demuestre a todos las excelencias de la unión, ésta se hará evidente a todos y llegará por fin un momento en que todos la desearán y querrán consumirla.
  6. No serás LIBERAL ni CONSERVADOR, sino UNIONISTA. Porque la necesidad perentoria es hacer la Unión. Si no la hacemos, se apoderarán fuerzas de nosotros y entonces no habrá liberales ni conservadores, sino súbditos de un poder extraño a quienes cuando más se les dejará el uso de su propio idioma.
  7. Cultivarás la TOLERANCIA como la raíz central de toda unión y el RESPETO como la condición esencial e ineludible de toda libertad y de toda cultura. Porque si no eres tolerante ni tienes respeto, se abrirná abismos y la división traerá ruinas. El odio trajo a Nicaragua a los filibusteros de Walker; el odio aconsejó la venta del Canal, el odio comprometió el Golfo de Fonseca. La hora crítica en que vivimos, es el fruto del odio entre facciones a quienes cegaron la falta de respeto y la intolerancia.

Casi cien años después de las inquietudes de Masferrer, ¿será que dejamos a un lado nuestras diferencias  y luchamos por lo que más le urge a El Salvador y Centroamérica?

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida