Opinión

4 May 2017
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

Sobre el retiro de Venezuela de la OEA

Siempre he pensado que temas como éstos son muy delicados, pero es indispensable que los jóvenes hablemos de ellos, que expresemos lo que pensamos al respecto, sin temor a lo que digan los demás.

Para analizar sobre lo que se viene ahora para Venezuela, tras anunciar su salida de la Organización de Estados Americanos (OEA), es importante abordar algunos aspectos importantes.

¿Qué es la OEA?

Es el organismo regional más antiguo del mundo, cuyo origen se remonta a la Primera Conferencia Internacional Americana, celebrada en Washington, D.C., de octubre de 1889 a abril de 1890.

Esta organización se basa en sus principales pilares: la democracia, los derechos humanos, la seguridad y el desarrollo. Actualmente, son 35 los estados miembros que la conforman, Cuba es el único país del continente que está fuera, debido a su expulsión en 1962.

Sin embargo, a partir del anuncio que dio Delcy Rodríguez, ministra de relaciones exteriores de Venezuela, el pasado miércoles 26 de abril, sobre el retiro de Venezuela de la OEA, ahora serán 34 miembros los que la conformen.

El origen de esta decisión

El gobierno de Venezuela acusa de injerencista a la OEA. La injerencia en términos políticos es la acción que se realiza cuando alguien, sea una entidad, una persona o grupo de personas, se entrometen en alguna cuestión ajena. Dicha intromisión por lo tanto, en muchas ocasiones se realiza sin la autorización de quien tiene la cuestión a cargo.

La gota que derramó el vaso fue la decisión de la OEA de convocar a reunión especial a los Ministros de Relaciones Exteriores, a nivel regional, para tratar la crisis de Venezuela. Decisión de la cual El Salvador se abstuvo de votar. A partir de eso, el gobierno de Venezuela decidió retirarse del organismo hemisférico.

¿Qué se viene ahora?

Para que Venezuela se retire de la OEA tiene primero que presentar la denuncia de la Carta de la OEA, tal cual lo indica el artículo 143:

“Esta Carta regirá indefinidamente, pero podrá ser denunciada por cualquiera de los Estados miembros, mediante comunicación escrita a la Secretaría General, la cual comunicará en cada caso a los demás las notificaciones de denuncia que reciba. Transcurridos dos años a partir de la fecha en que la Secretaría General reciba una notificación de denuncia, la presente Carta cesará en sus efectos respecto del Estado denunciante, y éste quedará desligado de la Organización después de haber cumplido con las obligaciones emanadas de la presente Carta”.

Esto significa que en ese lapso de dos años que dure el proceso del retiro de Venezuela de la OEA, el país deberá apegarse a los principios de la Carta Democrática, que incluyen el respeto a la democracia representativa, derechos humanos, separación de poderes y libertad de expresión.

Asimismo, durante este período, los países miembros podrán seguir debatiendo y sosteniendo sesiones sobre la situación en Venezuela y las resoluciones adoptadas serían de obligatorio cumplimiento. Esto incluye cualquier decisión entorno a una posible activación de la Carta Democrática Interamericana.

Para saber más a fondo lo que piensan los venezolanos sobre esta situación decidí hablar del tema con dos amigos de Venezuela, que conocí en Estados Unidos.

“Estamos cada vez más lejos de instituciones internacionales que velan por el cumplimiento de los derechos humanos, si aquí nuestros mecanismos son débiles en cuanto a la protección de los Derechos Humanos aún con los tratados internacionales suscritos y ratificados por la nación, no llego a imaginar siquiera lo que podría suceder sin ellos”. José Gudiño, Director Nacional de ODM Venezuela.

Luego, el director de la Fundación Váyalo, Luis Bruzal, afirmó: “el Gobierno de Venezuela -mi país- sin duda alguna busca evadir responsabilidades internacionales en materia de democracia y derechos humanos. El retiro de Venezuela de la OEA que inicia con la denuncia de la carta de este organismo regional, es una medida que toma la Dictadura de Nicolás Maduro como un escape antes todas las denuncias que ha recibido de los países de la región por las desapariciones forzosas, la persecución política y la brutal represión que se han registrado en las últimas manifestaciones masivas en las que los venezolanos exigen su renuncia, la realización de elecciones y la liberación de todos los presos políticos”.

Antes de escribir esta columna, leí mucho al respecto y es casi inevitable no encontrarse con posturas que van de acuerdo a una ideología política en específico. A criterio personal pienso que este tema no debe ser propio de derecha o izquierda, más allá de eso está en juego la vida y los Derechos Humanos de las personas.

16 Nov 2017
Realidad salvadoreña rumbo al 2018
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Realidad salvadoreña rumbo al 2018

14 Nov 2017
Salvadoreñas increíbles
Opinión | Por: Caleb Padilla

Salvadoreñas increíbles

10 Nov 2017
Los donantes y sus partidos
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Los donantes y sus partidos

10 Nov 2017
Esto que muchos llaman democracia
Opinión | Por: Karen López

Esto que muchos llaman democracia