Opinión

7 Mar 2014
Opinión | Por: Gumercindo Ventura

Señor presidente, la regó

Con un quinquenio próximo a terminar es válido ver qué ha sido del primer gobierno de izquierda en El Salvador. Cuando Mauricio Funes fue candidato, vendió la idea que este iba a ser una administración de izquierda moderada, lejana a la percepción usual de un FMLN ortodoxo.

Fue una jugada inteligente de parte del FMLN. A muchos ya no les gusta el trillado discurso de la lucha de clases de burgueses contra trabajadores. No estamos en el siglo XIX. Logrando la alternancia con un candidato moderado, que no hiciera reformas drásticas podía quitarle el miedo a muchos.

¿Hubo reformas drásticas? No. Tampoco es como que se pueda hacer mucho en 5 años. Ni la Chile próxima a salir del subdesarrollo, ni la Alemania de Hitler ni la Venezuela de Chávez-Maduro se construyeron en 5 años. Afortunadamente tenemos límites en el poder, que con sus defectos y a pesar de irregularidades como diputados tránsfugas, nos brindan ciertas garantías. ¿Se puede corroer ese balance de poderes? Claro.

¿Hay indicios que nos indiquen hacia dónde quiere ir el FMLN? Pues han dicho abiertamente cual es “el faro” que quieren seguir en su “Modelo Socialista pipil del siglo XXI”. Hemos visto cómo ha habido atentados hacia la Sala de Lo Constitucional (De esto tampoco se salva ARENA). Han forzado cerraduras para tomarse edificios. Hacen alianzas con diputados que dicen ser de la “nueva derecha”, en acuerdos que huelen a todo menos a principios e ideales.

Cada vez que se les cuestiona algún comportamiento se refugian en 20 años de otra administración. “Si el otro hizo mal yo también puedo”, vaya actitud propositiva con la que pretenden sacar el país adelante.

Por otro lado el presidente, quien no supone ser un militante de “hueso duro” se ha dedicado a hacer casi todo lo contrario que lo que declaró en su discurso de posesión. Mauricio Funes tuvo una oportunidad de oro, y la ha desperdiciado. No sé si al final eso le va a quitar el sueño. Mi impresión es que no. Ha mostrado que poco le importa unirnos más a los salvadoreños.

Al haber entrado a la presidencia como alguien moderado pudo haber acercado dos extremos de la sociedad. No hubiera sido tan difícil encontrar consenso, acuerdos y trabajar con diferentes sectores del país. Lejos de eso, ha dedicado decenas de sábados por la mañana para despotricar, amenazar, etiquetar y descalificar a cualquiera que no piense como él o lo cuestione.

¿Debería de importarnos su vida personal? Pareciera que en eso no ha dado el mejor ejemplo tampoco.  Lo que pase o deje de pasar en su cuarto es muy cosa suya. Lo que sí nos podría preocupar son sus hábitos. ¿Se encontraba siempre en un estado ideal para gobernar? ¿Es cierto el supuesto gusto que tenía por la bebida? Funes decía, “Si camina como pato y hace quack, es pato”. Tampoco estoy aseverando, a diferencia de él yo no tengo fuero para andar siendo tan irresponsable con lo que digo y escribo, solo son preguntas. Cuidadito y me demanda.

Ahora después de 5 años del supuesto moderado vienen los viejos rostros. Esos que sí arriesgaron su pellejo en la guerra, y que tienen la sangre de muchos en sus manos. ¿Significa esto que van a ser mejores que Funes? Dicen que cuando tocas fondo solo se puede ir para arriba, pero con la situación fiscal en la que nos han dejado el país se puede cavar más hondo el agujero. ARENA podrá no ser la mejor opción, aún deja mucho que desear. Es complicado cuando se debe escoger entre el menor de los males.

24 May 2018
Detectives de aves para el desarrollo local
Opinión | Por: Karen Vargas

Detectives de aves para el desarrollo local

23 May 2018
El Espino: Un reflejo del déficit habitacional y la falta de visión de los políticos
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

El Espino: Un reflejo del déficit habitacional y la falta de visión de los políticos

22 May 2018
¡¡María, gracias por ser nuestra madre!!
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

¡¡María, gracias por ser nuestra madre!!

18 May 2018
No me alcanzará la vida para agradecerle, señor Parker
Opinión | Por: Karen López

No me alcanzará la vida para agradecerle, señor Parker