Opinión

15 Mar 2019
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Segunda oportunidad anual

En esta ocasión deseo olvidar por un rato más la política y los temas de la triste realidad nacional y mundial que estamos viviendo los seres humanos; quiero hablar de una segunda oportunidad que Dios nos da año con año para que pensemos lo bueno y lo malo que hacemos, hagamos cambios positivos en nuestra vida y volvamos a Él como hijos al padre; les hablo de la cuaresma, un tiempo para reflexionar, orar más, ayunar y conocer más a Dios en medio de la palabra Divina por 40 días.

A continuación, analizaré los 3 elementos que componen la cuaresma, es decir ¿Cómo puedo poner en práctica como joven cada uno de esos elementos? ¿qué significa cada uno? ¿cuál es el objetivo?

Ayuno: es dominar nuestros deseos y gustos por un día como son miércoles de ceniza y todos los viernes de cuaresma; al igual que lo hizo Jesús en los 40 días que paso en el desierto antes de sufrir las 3 tentaciones que le hizo el diablo, que gracias al ayuno y a la oración las pudo dominar o mejor dicho rechazar; la tradición dice que es no comer carne pero para mí va más allá por ejemplo: si nos gusta hablar mal de la gente vamos a ayunar de no hacerlo más, si nos gusta decir malas palabras hoy ya no diremos más y así vamos a ayunar, si tratamos mal a nuestros empleados domésticos hoy los trataremos mejor, si tomamos mucha soda y no agua hoy lo haremos al revés, si vemos pornografía ya no lo haremos, entre otras cosas que podemos dejar de hacer para amar más a Dios.

 

El objetivo es dominarnos y dejar de pensar en nuestros gustos, deseos, vicios y todo lo que nos aleja de Dios para acercarnos más a Él.

 Oración: es leer, meditar, hacer vida la palabra de Dios, ir a la iglesia con alegría y más devoción, aunque el sacerdote o pastor hable mucho en misa o en el culto, es dedicarle más tiempo del día a nuestro Padre Dios, es que los católicos vivamos con mas amor los sacramentos, no hacer las oraciones diarias por salir del compromiso.

Por ejemplo: orar es rezar el rosario meditando cada misterio, cada Ave María y no hacerlo como si somos loras o robots; no salirnos a la carrera de misa si no quedarnos hablando con Dios; dedicar mas tiempo a la lectura de la palabra de Dios, hacer con más devoción las oraciones diarias.

Limosna: para mi es sinónimo de caridad; no es dar lo que me sobra material o físicamente hablando; la limosna puede ser material o espiritualmente; a mi modo de ver está íntimamente ligada con las obras de misericordia; la limosna la puedo definir con una frase de Santa Madre Teresa de Calcuta: “dar hasta que te duela”.

Ejemplos de limosnas: darle la hamburguesa que yo me iba a comer a un niño de la calle que quizás no ha comido en días, rezar por los fieles difuntos o por las almas del purgatorio, darle amor a quienes los necesitan; visitar a los enfermos, huérfanos, abandonados y presos; dar consejos a quien lo necesite, dar sin recibir nada a cambio, vestir al desnudo, apoyar en las actividades de la iglesia, entre otras actividades que podemos realizar.

El fin de la limosna es salir de nosotros mismos para ver a Dios en el prójimo.

En 4 frases puedo resumir la cuaresma como: cambiar nuestro ser interior, renovar nuestra amistad con Dios, dominar nuestros gustos, deseos, vicios y todo lo que me aleja de Él; ver a Dios en el prójimo.

 

 

29 Mar 2019
Mercurio retrógrado
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Mercurio retrógrado

28 Mar 2019
Mil gracias (noviembre 2015 – marzo 2019)
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Mil gracias (noviembre 2015 – marzo 2019)

4 Mar 2019
Frases JMJ 2019 para la juventud
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Frases JMJ 2019 para la juventud

28 Feb 2019
Refugiados Climáticos
Opinión | Por: Caleb Padilla

Refugiados Climáticos