Opinión

13 Dic 2017
Opinión | Por: Caleb Padilla

Santa Ana, camino a ser una ciudad resiliente

América Latina se conoce por las similitudes entre los países que la conforman en sus malos hábitos y costumbres. Depredadores de la naturaleza y sobre pobladores por no planificar a largo plazo, manteniendo uno de sus peores defectos que es el querer solucionar problemas urgentes sin enfocarse en los importantes. Una mentalidad cortoplacista y jamás planificar a futuro nos ha traído consecuencias desastrosas, al no darle la importancia necesaria a la “planificación urbana”.

Nuestro país se ve envuelto en cada desastre natural en muchas pérdidas materiales y humanas, por el mismo hecho de una nula o pésima planificación urbana. No logramos aprender las lecciones que nos deja cada uno de ellos, volvemos a los mismos lugares que son vulnerables por la misma falta de ordenamiento territorial o desactualizada información, volvemos a repetir muchos errores; al parecer nuestra memoria no recuerda nada de las lecciones.

En este camino, Santa Ana se volvió una ciudad intermedia que rápidamente va creciendo, pero lastimosamente no lo hace con orden. Cualquier espacio vacío se quiere ocupar para hacer una nueva plaza, restaurante, motel o urbanización, impermeabilizando todo a su paso sin estudios previos ni advertencias para quienes construyen, y así van aumentando la problemática que no se logra controlar cada invierno.

Desde hace muchos años, hay estudios sobre la planificación urbana en Santa Ana como el “PLAMADUR” que costo millones de colones en 1997, pero que simplemente se guardó y nunca se tomaron en cuenta las líneas que en él se establecieron. Luego, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) realizó otro estudio en 2012, el cual al día de hoy no era de conocimiento público y también se encontraba ya guardado. La ciudad y alcaldías se habían comportado como aquel enfermo que no quiere saber cómo remediar su enfermedad porque no quiere sacrificarse para curarse; sino que, simplemente quieren complacer a cualquiera que quiera “invertir” en la ciudad y que genere “empleos”. A esto hay que ponerle mucha atención, porque a largo plazo podemos evaluar que las pérdidas de la ciudad son mayores que los beneficios que logró esa “inversión”. Además, afectó a muchas más personas de las que beneficio con los “empleos”.

¿Qué es una ciudad resiliente?

Es una ciudad en la que las personas están empoderadas para participar, decidir y planificar su ciudad juntamente con las autoridades locales; y valoran el conocimiento, las capacidades y los recursos locales autóctonos. Comprenden sus amenazas y crean una base de información local compartida sobre las pérdidas asociadas a la ocurrencia de desastres, las amenazas y los riesgos, y sobre quién está expuesto y quién es vulnerable. (fuente: Cómo desarrollar ciudades más resilientes. Un Manual para líderes de los gobiernos locales. Ginebra 2012, UNISDR).

Desde el 8 de Diciembre del presente año, en la ciudad de Panamá, Santa Ana entró en esta clasificación para iniciar un proceso de transformación dentro de la municipalidad y en la forma de planificar la ciudad a largo plazo. La actual administración ha comprendido esto y entrado en el proceso, dejando un legado para las próximas administraciones de continuidad y entendiendo que para ver resultados debemos dejar a un lado los berrinches partidarios que le han ocasionado tanto daño a la ciudad. Este proceso está fuertemente vinculado a la sociedad civil, quienes desde ya deben ser garantes que todo gobierno local planifique, según los nuevo lineamientos y consideraciones, para por fin tener una ciudad muy bien planificada que sepa decir “No” a proyectos que dañan el medio ambiente y principalmente ponen en riesgo a la población santaneca.

Hoy somos todos los santanecos y salvadoreños debemos exigir a nuestros gobiernos locales, y nacionales que planifiquen pensando en la sociedad y tomen en cuenta las consecuencias de sus decisiones, permisos y planes, antes que sea demasiado tarde y no tengan a quien gobernar.

19 Sep 2018
Un compromiso a largo plazo
Opinión | Por: Erick Hernández

Un compromiso a largo plazo

19 Sep 2018
Los colores del cambio
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Los colores del cambio

17 Sep 2018
Protagonismo offline en nuestra región
Opinión | Por: Karen Vargas

Protagonismo offline en nuestra región

14 Sep 2018
Independencia ambiental
Opinión | Por: Caleb Padilla

Independencia ambiental