Opinión

8 Ene 2013
Opinión | Por: Carlos Segura

San Salvador en orden

Después de pasar un año sin visitar El Salvador,  he tenido la suerte de poder pasar las ultimas dos semanas en nuestro bello país. No tuve la oportunidad de visitar el Centro Histórico, pero he pasado pendiente de las noticias en los últimos meses y me he enterado de los desalojos de ventas callejeras realizados por la Comuna Municipal en esa área de la ciudad.

 

Según datos oficiales, las autoridades municipales desalojaron unos 970  puestos de ventas callejeras. Se estima que unas 33 cuadras fueron desalojadas, lo que le da al Centro Histórico tiene una cara diferente a aquella del desorden que lo caracterizó durante varias décadas. No he visto la zona con mis propios ojos pero tengo entendido que se ve mucho más limpia y ordenada que antes.

 

La decisión de desalojar las ventas callejeras fue muy polémica y desató varias reacciones de diferentes tipos. Algunas personas aplaudieron dicha decisión mientras que otras la lamentaron. Por el hecho de residir fuera de El Salvador, decidí indagar con otros ciudadanos antes de formarme una opinión al respecto.

 

Pregunté a varias personas si les parecía correcto lo realizado por la Alcaldía Municipal de San Salvador, y para mi sorpresa, todas respondieron que sí. Conversé especialmente con dos personas de orígenes humildes: una empleada doméstica y un mesero en un restaurante en la playa. Me senté a escuchar sus puntos de vista y ambos aprobaron la decisión de la Comuna y me dijeron que era necesario desalojar las ventas callejeras para que la ciudad  estuviera más ordenada. Me expresaron que mientras la gente siga comprando en la calle, las ventas callejeras no cesarán, por lo que es necesario cambiar nuestros hábitos de compra: si las ventas se van a los mercados, de manera ordenada, entonces debemos comprar en los mercados, pero si las ventas siguen en la calle, entonces el desorden nunca cesará.

 

Es cierto que estos desalojos le han dado una mejor imagen a la ciudad. Sin embargo, considero que para darle una solución integral al problema de las ventas callejeras, las autoridades municipales deben ir más allá de los desalojos. Deben ofrecer opciones reales para reubicar a los vendedores en espacios cerrados, limpios y seguros, como en mercados que les aseguren orden en sus ventas.  Sin ser un especialista en temas municipales, considero que una solución integral debería incluir, aparte de los desalojos, la reubicación viable de los vendedores y una campaña publicitaria para incitar a la gente a ya no comprar en las calles, sino que en los mercados y en los lugares destinados al comercio. Sin una campaña para sensibilizar a la gente del problema, pienso que no se podrá solucionar el problema. Una campaña no solamente a nivel municipal y de manera temporal, sino que sea constante y también coordinada con otras instancias públicas como el Gobierno Central y la Asamblea Legislativa.  Algo del estilo como “no compres en las calles, tengamos una ciudad ordenada“.

 

Los desalojos no solucionan el problema definitivamente, sino que son solamente el inicio de un largo recorrido de acciones concretas para poder tener una ciudad ordenada. La mejor de las suertes a la actual administración municipal, y a las que le sigan, sean del partido que sean, ya que todo Alcalde debe preocuparse por el orden de la ciudad, pero también por dar espacios correctos para el comercio en su comuna.

19 Oct 2017
Papel de la juventud salvadoreña en el rumbo de nuestro país
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Papel de la juventud salvadoreña en el rumbo de nuestro país

18 Oct 2017
Little Viejo, el exitoso youtuber salvadoreño es ¡Orgullosamente Provida!
Opinión | Por: Sara Larín

Little Viejo, el exitoso youtuber salvadoreño es ¡Orgullosamente Provida!

17 Oct 2017
Los Azacuanes anuncian la tranquilidad
Opinión | Por: Caleb Padilla

Los Azacuanes anuncian la tranquilidad

13 Oct 2017
De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno