Opinión

14 Nov 2017
Opinión | Por: Caleb Padilla

Salvadoreñas increíbles

Este artículo está escrito para que pueda ser leído por todas las personas, pero en especial para:

  1. Romper un tabú machista.
  2. Que las mujeres vean un ejemplo a seguir y repetir.
  3. Apoyar la verdadera equidad de género.

 

Entre el machismo y el feminismo hemos creado una rivalidad sin sentido, pues hombres y mujeres son esenciales para el equilibrio de la humanidad. No hay ningún motivo lógico para que uno crea que es superior al otro, ya que las diferentes cualidades y características que cada uno posee lo hace complementario al otro. En este sentido tenemos que dejar las creencias que el hombre “machista” debe ser el que somete, y la mujer “feminista” es la rebelde que doblegará al hombre porque en esa absurda guerra todos pierden.

El mensaje que quiero dejarles es que trabajemos en equipo. Sin más, tengo el honor de presentar a cinco sobresalientes y valientes salvadoreñas que aman a su país, luchan por verlo mejor y sin redoblar bombos ni llamar la atención lo hacen cada día, su humildad a pesar de sus logros las resalta.

Ingrid Olivo (Inglaterra)

Estudió un doctorado y maestría en urbanismo, tiene como base la carrera de arquitectura. Tiene 17 años de experiencia, combinando la práctica profesional, la investigación y la docencia. Actualmente, es afiliada a University College London y tienen una beca post-doctoral de la Urban Studies Foundation.
Estudiar es una gran delicia, liberación y derecho inalienable. Viajar también. La combinación de ambas opciones con trabajo es imparable, la recomiendo a todo mundo. Más a las mujeres salvadoreñas. Tenemos que enfocar nuestras energías en lograr la vida estimulante y dichosa que nos merecemos”, comenta Ingrid.

Alejandra Rivas (Alemania)

Abogada de la ESEN (El Salvador). Máster en Negocios Internacionales (Argentina-Alemania). Becaria DAAD. Profesional de Recursos Humanos (Argentina-Alemania). Vive en Berlín, pero el mundo está lleno de oportunidades y sabe que aún le queda mucho por descubrir.

“En la vida no hay un camino establecido y uno tiene que tomar responsabilidad de su felicidad. Nada de lo que he logrado ha sido cuestión de suerte, sino de aprovechar las oportunidades y esforzarme por obtener lo que he querido (además del apoyo infaltable de mi  familia y amigos). No ha sido fácil, menos cuando se empieza de cero en un país diferente. Pero cuando uno es bueno y hace las cosas bien, los resultados llegan”, dice Alejandra.

Vanessa Magaña (Estados Unidos)

Estudió las carreras de Química y Biología en John Brown University. Recuerda que desde pequeña siempre tuvo muchas preguntas y siempre le apasionó entender cómo el mundo funcionaba. Desde leer artículos científicos hasta preferir los documentales relacionados a la naturaleza, astronomía, ingeniería, etc. Siempre encontraba placer en el saber.

“Al final solo tenemos un promedio de 75 años en esta tierra y en ese poco tiempo hay que tratar de hacer lo que nos hace verdaderamente felices. El mundo necesita más gente siguiendo su pasión porque solo de esta forma podemos hacer cosas extraordinarias”, explica Vanessa.

Beatriz Cárcamo (Estados Unidos)

Turismóloga de profesión y por convicción. Cree fielmente en Dios. Uno de sus sueños es impulsar su ciudad, desde el área a la que se dedica: el turismo; hace un tiempo empezó a realizarlo. Actualmente, participa de un intercambio en los Estados Unidos, una experiencia que le permite contar lo bueno de su país.

“¡Valórate! permítete tantos sueños como sea posible, pero trabaja, trabaja duro para lograrlo. Ningún camino es fácil, a veces debes sacrificarte y abandonar tu zona de confort, pero si tu sueño es más alto que el muro que te impide lograrlos, sí se puede”, dice Beatriz.

Sandra Villegas (Qatar)

Su mayor privilegio es haber nacido en una familia cristiana. Estando en la escuela sus padres le inculcaron el valor del trabajo arduo, el creer que cuando uno se propone algo, se puede lograr. Que se debe soñar tan grande como uno quiera y que los límites existen solamente en nuestra mente, ahora se dedica a viajar por todo el mundo.
“Como mujeres está en nosotros el reconocer que nuestro verdadero valor no radica en cómo nos vemos, la edad que tengamos o en lo que la gente piensa, sino en que Dios nos puso en la Tierra con un propósito y nos ha dado la capacidad para hacer grandes cosas en cualquier etapa de la vida en que nos encontremos. Cuando ponemos nuestras virtudes, talentos y nuestro esfuerzo por ser mejores cada día sobre nuestros temores, podemos desarrollar nuestro potencial al máximo”, explica Sandra.

 

21 Nov 2017
1+1 Iguales, Diferentes y Complementarios
Opinión | Por: Sara Larín

1+1 Iguales, Diferentes y Complementarios

20 Nov 2017
Juventud, divino futuro
Opinión | Por: Erick Hernández

Juventud, divino futuro

16 Nov 2017
Realidad salvadoreña rumbo al 2018
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Realidad salvadoreña rumbo al 2018

10 Nov 2017
Los donantes y sus partidos
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Los donantes y sus partidos