Opinión

18 Sep 2014
Opinión | Por: Herbert Escoto

Salvador en el país de las maravillas

¿Alguna vez ha escuchado el género literario sin sentido? Pues existe. El famoso libro Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas es un ejemplo. El estilo consiste en mezclar elementos sin sentido, absurdos, juegos de lógica –entre otros– que desafían el lenguaje convencional. Por eso este libro es un ejemplo de la literatura sin sentido.

La historia de Alicia es muy conocida. Ella perseguía un conejo blanco, parlanchín y con vestuario. Sin embargo, en el recorrido cayó en un hoyo hacia un mundo de fantasía lleno de criaturas inusuales. ¿Y qué tiene que ver Alicia en esta columna? Al parecer el presidente Salvador Sánchez Cerén, al igual que Alicia, ha tropezado en el mismo hoyo; curiosamente pretende vivir en el país de las maravillas. Esta conducta puede diagnosticarse como un Complejo de Alicia. Inerte ante la realidad. Deseoso de no querer regresar al mundo del cual es originario.

¿Qué pasa señor Presidente? Han pasado más de 100 días de gobierno y lo único que  ha hecho es recibir gentes en la antigua residencia presidencial. Parecieran aquellas épocas que el rey daba audiencias a los súbditos para escuchar sus quejas. ¿Cuándo voy a recibir una invitación a la residencia? ¿O son solo grupos selectos de esos que no cuestionarán nada después del almuerzo?

¿Y el plan de seguridad? El ministro de justicia y seguridad mencionó que ya tienen el plan para combatir la delincuencia. ¿O no lo tienen? Da la impresión que no dan a conocer este plan para no enojar a los grupos delincuenciales. Sin mencionar que en las elecciones presidenciales que recién pasaron se dudó mucho sobre si durante la campaña se instrumentalizaron las pandillas. ¿Está esperando a que pasen las elecciones para reaccionar ante la oleada de violencia?

La realidad es muy distinta a la que trata de hacer creer a la población. Ya paso el momento de celebración, el gané lo obtuvo y la gente ya lo ha felicitado. Es momento que pare las recepciones en la residencia –cuyo costo la sociedad civil en algún momento conocerá– y salga a las calles donde la lucha diaria de los salvadoreños lo dejará con la boca abierta. Aprenda del ejemplo del diputado presidente de la honorable Asamblea Legislativa, Othon Sigfrido Reyes Morales, que se atrevió a visitar las peligrosas calles de la franja de Gaza –comer humus y kebabs que por cierto son deliciosos­– para lograr la paz en medio del conflicto. ¡Eso es valor!

 Al igual que Alicia, llegará el día en que tenga que salir del hoyo en que ha caído. No más conejos blancos, sombreros, orugas y fiesta de té. No más recepciones, saludos bonitos y discursos arreglados. Llegará el momento en que las personas, incluso las que votaron por usted, le empezarán a pedir que se mueva un poco más rápido. Y cuando salga, por favor, con humildad, apóyese de todo los sectores, con diálogos reales y sinceros. Sobre todo, no olvide la interrogante que la Oruga le hace a Alicia: “¿Quién eres?”. No se olvide de quien es en este momento crucial y de la responsabilidad que tiene. La oportunidad de influir está en sus manos, muchos la quisieran tener, aprovéchela. Solo espero que cuando salga del hoyo no sea demasiado tarde.   

19 Oct 2017
Papel de la juventud salvadoreña en el rumbo de nuestro país
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Papel de la juventud salvadoreña en el rumbo de nuestro país

18 Oct 2017
Little Viejo, el exitoso youtuber salvadoreño es ¡Orgullosamente Provida!
Opinión | Por: Sara Larín

Little Viejo, el exitoso youtuber salvadoreño es ¡Orgullosamente Provida!

17 Oct 2017
Los Azacuanes anuncian la tranquilidad
Opinión | Por: Caleb Padilla

Los Azacuanes anuncian la tranquilidad

13 Oct 2017
De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno