Opinión

25 Jul 2014
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

Sala de lo Constitucional, piedra de tropiezo

Las prácticas atentatorias en contra de la institucionalidad del Estado se deben erradicar, vengan de donde vengan.

La Sala de lo Constitucional, al emitir sentencias de gran auge, prevé sendos ataques verbales y no dudo de que se ha hablado de ataques contra la integridad física de quienes emiten las sentencias. Desde la que permitió a los ciudadanos aspirar a una diputación sin pertenecer a un partido político, han desfilado fallos que sorprenden a la mayoría de los obligados a cumplirlos, y en ciertas ocasiones se resisten a ello.

He aquí algunas sentencias que causaron impacto y a regañadientes se han cumplido:

La inconstitucionalidad de la transferencia de fondos de una cartera de Estado a otra, sin necesitar del aval del Órgano Legislativo.

La controvertida inconstitucionalidad de la elección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia dos veces en un mismo período legislativo; inclúyase aquí la elección del fiscal general de la República.

La prohibición de afiliación o afinidad partidaria para los funcionarios. Cabe mencionar la inconstitucionalidad de la elección del expresidente de la Corte Suprema de Justicia, de los magistrados de la Corte de Cuentas de la República y del aún magistrado presidente del Tribunal Supremo Electoral.

La reciente inconstitucionalidad del art. 2 literales b) y c) del Tratado Constitutivo del Parlamento Centroamericano, en la que establece que los diputados de dicho Parlamento deben ser elegidos por medio del voto popular, libre, directo y secreto, y no por la incorporación automática después de concluido el mandato de la Presidencia de la República, Vicepresidencia de la República o de los Designados Presidenciales.

Un sector de la sociedad que simpatiza con determinado partido político se siente aludido con estas sentencias y argumentan que los magistrados de la Sala de lo Constitucional responden a intereses políticos y económicos.

Veámoslo desde otra perspectiva. Para los que se sienten aludidos por dichas resoluciones, ¿dirían lo mismo si fuese el partido contrincante quien elige a los magistrados dos veces en una misma legislatura? ¿Criticarían como lo hacen actualmente si ciertos funcionarios a los que su elección se ha declarado inconstitucional, fuesen simpatizantes del partido político contrario al de su preferencia? ¿Despotricarían si quien integrase el Parlacen fuere expresidente de otro partido político que no es el de su simpatía?

Criticar las sentencias de la Sala de lo Constitucional argumentando que los magistrados responden a intereses políticos y económicos solo es parte de la frustración de los que desean manejar las instituciones del Estado a su antojo. Las críticas a la Sala de lo Constitucional, en su mayoría, solo son opiniones subjetivas, reprochando una decisión que no les conviene ya que tienen una barrera que no les permite hacer y deshacer como gusten el aparato estatal.

¿Antes prevalecían las mismas prácticas? Pues el discurso manejado por el ahora partido oficial era de cambiar esta costumbre perversa que tanta detracción provocó en la palestra.

Sin duda, la Sala de lo Constitucional se convirtió en la piedra de tropiezo de un sector político que, aprovechando su dominación en el Órgano Ejecutivo y Legislativo, quiso controlar otras instituciones para manejar casi en su totalidad el aparataje estatal, contrariando así el discurso de hace varios años, cuando no ostentaban el poder. Las prácticas atentatorias en contra de la institucionalidad del Estado se deben erradicar, vengan de donde vengan. La Sala de lo Constitucional ha tenido ese valor.

 

27 Jul 2017
Negociaciones oscuras
Opinión | Por: Eduardo Rosales

Negociaciones oscuras

27 Jul 2017
Entrega, fe, amor, sacrificio, martirio, oración y defensa de los pobres entre los pobres
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Entrega, fe, amor, sacrificio, martirio, oración y defensa de los pobres entre los pobres

26 Jul 2017
El canto de los pericos
Opinión | Por: Verónica Ruiz

El canto de los pericos

25 Jul 2017
¡Políticos entiendan!
Opinión | Por: Caleb Padilla

¡Políticos entiendan!