Opinión

24 Mar 2016
Opinión | Por: Óscar Melgar

S.O.S. EL SALVADOR: Una situación fuera de control

Las noticias que los medios de comunicación nacionales muestran sobre El Salvador no son para nada alentadoras sino que preocupan, y muchas veces, ayudan a fomentar una percepción totalmente equivocada que necesita equilibrarse con las buenas acciones que día con día cientos y miles de salvadoreños y salvadoreñas realizan en beneficio del país.

No es ninguna mentira que la ola de violencia, poco a poco, ha venido abarcado muchos más sectores de la sociedad salvadoreña hasta convertirse en una enfermedad que si no se atiende de emergencia es probable que los daños sean casi irreversibles y mayores a los que ya se tienen. Tampoco es ningún secreto que con las nuevas evidencias encontradas, podemos darnos cuenta que los partidos políticos de alguna u otra forma se encuentran inmersos ya, en lo que podríamos llamar relaciones inapropiadas entre grupos dañinos a la sociedad salvadoreña.

Con cada día que pasa, El Salvador se convierte más en un cementerio público donde lamentablemente son los jóvenes, los que pueden y tienen tanto que ofrecer al país, los que se convierten en las principales víctimas de la violencia. Aunque el Gobierno trata de mantener la calma o el control, a través de un sesgo ideológico, las condiciones de violencia siguen aumentando y golpeando a miles de familias que a diario, pierden a un padre o a una madre, a un hermano o hermana; a una persona que pudo haberle dado un aporte exitoso al país.

Además, en nada abona la constante confrontación que existe entre la empresa privada y el Gobierno. Y más recientemente, por el asunto de la reforma de pensiones, sin lugar a dudas me hace pensar si realmente el Gobierno y la empresa privada se quejan de que las condiciones económicas en el país anda de lo peor ¿Cómo existe dinero para andar haciendo publicidad en positivo o en negativo de la reforma? Son este tipo de situaciones que realmente no se ajustan a la realidad salvadoreña y ponen en evidencia los caprichos, los intereses egoístas y la pérdida de tiempo en la búsqueda de consensos inmediatos para la situación de violencia que se vive.

Aunque reconozco que la idea de vender a un El Salvador feliz y de progreso, mediante el diálogo, es actualmente difícil pero tampoco imposible, debido a la dinámica de confrontación a distintos niveles dentro de la sociedad que obstruye los esfuerzos positivos que están transformando para bien la vida de muchas personas. Ya sabemos cuál es el problema: los políticos de derecha e izquierda son todos iguales y en vez de ayudar, estorban. Entonces, la solución más concreta sería decirles: “quítense del camino, estorban, por lo tanto déjennos hacer las cosas, a personas comprometidas, capaces y visionarias para cambiar el rumbo del país.”

Que propongo: crear redes provenientes de la sociedad civil que desarrollen proyectos de prevención de violencia ya sea a través del aporte del recursos humanos o financieros. Formular y desarrollar proyectos que ofrezcan oportunidades de empleo a través de la capacitación en diversos grupos a grupos vulnerables a la violencia o en condiciones de la pobreza, con la participación de diversos sectores. Grupos u organizaciones que independientemente de la ideología a la que pertenezcan, se formen para ejercer a través de varios mecanismos, presión y control a todos los funcionarios públicos que no hacen bien su trabajo. Aunque las medidas son básicas son propuestas que pueden formularse pertinentemente con el compromiso de varios actores.

No podemos seguir perdiendo cientos de vida valiosas que sean catalogadas como simples estadísticas. El Gobierno de El Salvador y los Partidos Políticos deben actuar ya, basta de rodeos, hipocresías y habladurías, necesitamos ver acciones concretas ahora mismo, recuerden que parte de esta situación ha sido por su incapacidad de resolver problemas. Sin embargo, es tarea de todas y todos los salvadoreños ayudar a construir un mejor El Salvador que hoy se encuentra en estado de emergencia.

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida