Opinión

12 Oct 2017
Opinión | Por: Karen Vargas

Rugby: una pasión sin género

El rugby en El Salvador fue fundado por cuatro personas extranjeras en el 2009, dos argentinos y dos franceses. Aunque, hay muchos que aseguran que el fútbol te ofrece mayor popularidad como jugador, otros también resaltan mayor fraternidad siendo parte de un equipo de rugby. Ambos deportes ya se han fusionado en algún momento. Según lo cuenta la historia, durante la primera parte del siglo XIX se jugaba una mezcla de fútbol y rugby, en el que era común atrapar una pelota y patearla hacia adelante.

Hoy en día, lo primero que hay que saber en un juego de rugby es que no se puede pasar la pelota hacia adelante. Si se hace, el jugador será sancionado por el árbitro, sus asistentes o incluso, el juez de video.

El rugby no es uno de los deportes más conocidos en El Salvador, y entre las cosas que se rumoran sobre este deporte es que, debido a su rudeza, solo es recomendado para hombres y no para mujeres.

Sin embargo, el rugby femenino en El Salvador sí existe. Según el entrenador Guillermo Castillo, el rugby femenino se fomenta implícitamente, “pues depende de cómo la gente quiera percibirlo. Hay gente que le gusta para desestrezarse y otras que solo acá puede demostrar ciertas habilidades”. También, agrega que en este deporte se puede estar pesado y jugar, o se puede ser delgado y tener agilidad. De ambas maneras se puede formar parte del rugby.

Por tanto, es un deporte inclusivo desde el hecho que no te restringe resistencia, peso, cantidad de fuerza, altura. Desde ahí, ya se sabe que es un deporte más inclusivo que otros.

La  dificultad que se presentó al momento de fundar al Rugby femenino en el país fue conseguir gente. La base del deporte fueron las novias de los jugadores de Rugby masculino, las hermanas, tías, primas y amigas. Desde su origen es un deporte inclusivo. Sin embargo, como todo deporte se necesita financiamiento para mantenerse, más siendo un deporte de pocos años. “A veces lo patrocina el comité olímpico, pero acá realmente el Rugby lo patrocinamos nosotros mismos. No hay un fondo porque no es un deporte reconocido por Federación”, expresó una de las jugadoras de mayor trayectoria dentro de la Selección Nacional.

A pesar de lo anterior, el entrenador considera que lo que destaca a este deporte es la continuidad. “En todos los deportes siempre cuando hay contacto se pausa y acá hay continuidad, por ejemplo los del fútbol americano, cada vez que hay tackle se para, pero el rugby sigue, es fluido”, cuenta con gesto de orgullo.

Fanny Saravia, actual entrenadora del equipo masculino de rugby comenta que existe una gran falta de apoyo por la Federación. “La Federación organiza las ligas nacionales, ligas femeninas y masculinas, quienes también están asociados con Sudamérica RUGBY que son la entidad que rige el deporte en la región y nos dan la oportunidad de participar en torneos internacionales como el CONSUL C que se acaba de celebrar en Costa Rica, y los centroamericanos que van a jugarse en Nicaragua”.

Aunque este deporte no sea tan conocido, hay muchas cosas que se comentan de él y una de ellas es que es un deporte para hombres por la fuerza y rudeza que éste implica. Sin embargo, una de sus ex jugadoras comenta que “En el equipo femenino la única diferencia es que en femenino (por falta de jugadoras) se juega rugby 7. En masculino se juega 7 y también 15”.

Según Fanny Saravia, el rugby femenino se debe más a que una mujer se empodere y se atreva a ejercer un puesto como el de ser la entrenadora de un equipo masculino, ya que no hay nada de malo en que una mujer entrene a 20 hombres. “Debemos romper los paradigmas y darnos el puesto que merecemos”, explica con tono firme.

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más

13 Dic 2017
Santa Ana, camino a ser una ciudad resiliente
Opinión | Por: Caleb Padilla

Santa Ana, camino a ser una ciudad resiliente

11 Dic 2017
La cuota de género como grillete del avance
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

La cuota de género como grillete del avance

11 Dic 2017
Consumir llena la cuenta bancaria de ricos y nos hace más pobres
Opinión | Por: Karen López

Consumir llena la cuenta bancaria de ricos y nos hace más pobres