Opinión

28 Feb 2019
Opinión | Por: Caleb Padilla

Refugiados Climáticos

Los desastres naturales han sido parte de la vida de nuestro planeta desde su inicio. A lo largo de la historia de la humanidad se han pasado catástrofes como terremotos, erupciones, tsunamis, huracanes, entre otros, que han borrado civilizaciones enteras, sepultados ciudades o matado a muchas personas. En su mayoría han sido repentinos y nadie pudo predecirlos, en otras ocasiones han sido detectados minutos antes, lo que ha logrado minimizar las perdidas. Pero muchos de ellos son impredecibles aun y su frecuencia está siendo cada vez más constante, su potencia mayor y los daños diversos.

La emigración por temas económicos, políticos o de violencia es el día a día en los países de América Latina. El nuestro es uno de lo que el número sigue en aumento, cada año son miles de personas que salen de nuestras fronteras en busca de nuevas oportunidades, huyendo por la violencia que no se ha logrado controlar, por injusticias o amenazas; entre otras muchas causas que hemos conocido por los medios de comunicación o el “boca en boca”. En los últimos meses hemos visto el incremento de las famosas “caravanas” que siguen partiendo de Honduras o de nuestro país. Sabiendo el riesgo que sus vidas corren, se siguen aventurando en familias o de manera individual, pero están mostrando la realidad que no se ha podido solventar desde hace décadas en nuestras fronteras.

Dentro de estos grupos que salen de nuestro país hemos mencionados varios que tienen múltiples razones para buscar otros horizontes o lugares a donde vivir, pero entre todos ellos hay una minoría que cada día está creciendo, los emigrantes ambientales o refugiados climáticos. Este grupo está representando cifras alarmantes a nivel mundial, la ONU calcula que representaban alrededor de 64 millones de personas, para el año 2014. El observatorio de desplazamiento interno (iDMC) calculaba que una persona por segundo era desplazada por desastres naturales o problemas relacionados al clima, y que eran alrededor de 19.3 millones de personas (pdf). Cinco años más tarde esa cifra ha aumentado.

Un refugiado climático (o emigrante ambiental) es aquél que se ve obligado a migrar de su región de origen por cambios repentinos o a largo plazo en el clima, como pueden ser sequías, deforestación, la subida del nivel del mar o catástrofes naturales diversas derivadas del calentamiento global y el cambio climático. En la actualidad ya no son minorías, ya existen las migraciones climáticas.

En nuestro país también vemos este fenómeno, personas que se desplazan a otras zonas por el tema de las constantes sequías en el oriente, o por inundaciones urbanas, las cuales obligan a realizar migraciones internas en las mismas ciudades. De igual manera, pescadores deben desplazarse ya que su fuente de ingreso ha muerto por la contaminación de la industria, y que la falta de regulaciones está permitiendo en nuestro país, así como por talas indiscriminadas o permisos otorgados ilógicamente. Seguimos viendo como mercancía los bienes naturales y eso nos está llevando no solo a destruir los ecosistemas locales, sino que estamos obligando a la población a huir de nuestro país.

Las políticas públicas deben tomar en cuenta este fenómeno que con el tiempo ira incrementando a nivel mundial por el cambio climático. Hasta que enserio conservemos, restauremos y protejamos la naturaleza en nuestro territorio, podremos frenar una de las causas por los que muchos de nuestros compatriotas siguen abandonando nuestro país.

15 Mar 2019
Segunda oportunidad anual
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Segunda oportunidad anual

4 Mar 2019
Frases JMJ 2019 para la juventud
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Frases JMJ 2019 para la juventud

22 Feb 2019
ARENA y el FRENTE están condenados a renovarse
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

ARENA y el FRENTE están condenados a renovarse

19 Feb 2019
Espero que hagas historia, Nayib
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

Espero que hagas historia, Nayib