Opinión

12 May 2017
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Quiero ser como King Flyp

Si existen personas que merecen todos nuestros aplausos y elogios son, justamente, los emprendedores. Aquellas personas que no temen salir de su zona de confort para intentar algo nuevo y muchas veces la motivación no nace de su propia satisfacción personal, sino para ayudar a su familia progresar. El emprendedurismo puede nacer por diferentes causas y se puede reflejar de diferentes formas y maneras, y todas estas ameritan el mismo respeto; no solo para la acción, sino también para la persona que se encuentra detrás de esta.

Pongamos un ejemplo, si Miguel Francisco decide abrir una tienda de pasteles y a ti no te gusta el chocolate, lo más lógico es que no consuma dicho sabor. Nadie en su sano juicio consideraría insultar al pastel o a Miguel Francisco por una nimiedad como esa, después de todo existen otros tipos de pasteles y otras tiendas.

Con esta pequeña introducción y ejemplificación, ya podemos ahondar en el nombre de este artículo. No estimo necesario presentar a King Flyp, ni desarrollar su historia, ya que fue una figura pública durante unos meses en el país.

La razón de este artículo está lejos de ser una cronología de los sucesos por los que ha tenido que pasar King Flyp a lo largo de su carrera, este artículo nace y se desarrolla teniendo en mente el modo, y forma, en la que el pueblo salvadoreño dio su opinión sobre un emprendedor más.

No es sencillo desarrollar una idea y concretizar un proyecto alrededor de insultos, y menos si esos insultos son de tus propios hermanos; pero, ¿qué es lo que motiva a un grupo muy grande de personas a insultar a otra, que ni siquiera conocen?

Y no solo fue su carrera musical, sino también personalmente fue víctima del odio público. Y esto puede comprobarse fácilmente si comparamos la respuesta que tuvo en su momento “Abandonado”, primera canción del cantante, con la noticia de su deportación hace algunas semanas. Las risas y comentarios fuera de lugar era lo que más abundaba en todo aquella página de noticias que compartía tal suceso.

Entonces, ¿de dónde nace tal motivación? Sería muy cerrado de mi parte solo decir que las personas tienen envidia de los proyectos de otro, sería muy cerrado acusarlos de no levantarse del sillón e intentar algo nuevo. Quizás, el emprendedurismo solo es válido dependiendo, si lo que se quiera emprender es bien visto a los ojos de la población. King Flyp cantaba reggaetón, tal vez si hubiera cantado “rock” lo hubiéramos apoyado. Esto no debería ser así, los esfuerzos de Miguel Francisco y los de King Flip son equivalentes, ambos merecen el respeto de la población.

Un joven de Morazán, cansado y preocupado de la vida que le deparaba en su tierra natal, se arma de valor y decide subir un video de él cantando. Ese valor desapareció inmediatamente cuando vio todos los comentarios de los que él pensó que lo iban a apoyar. Rápidamente pidió que lo borraran, y aunque en efecto lo borraron, ya era muy tarde; el nombre de King Flyp había nacido.

26 May 2017
#PrayForElSalvador
Opinión | Por: Mario Matheu

#PrayForElSalvador

26 May 2017
Nadie puede cambiar el mundo
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Nadie puede cambiar el mundo

25 May 2017
Una ley que no supera lo constitucional
Opinión | Por: Karen Vargas

Una ley que no supera lo constitucional

24 May 2017
Actúa o acepta
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Actúa o acepta