Opinión

5 Ago 2014
Opinión | Por: Jaime Ayala

¿Quién miente?

Hace unas semanas, la comunidad LGBT en El Salvador llevó a cabo su tradicional marcha del orgullo gay. Más que comentar sobre el evento en sí, este gran suceso representa un llamado a los salvadoreños, sobre todo en que el tema de igualdad de derechos debe seguir siendo discutido. Bajo esta premisa, entre más argumentos se traigan a la mesa, más se avanzará.

Sobre esto, me parece importante comentar el tema de la relación Estado- Religión en nuestro país, pues muchas veces las leyes son promulgadas en base a preceptos religiosos y fanáticos. Lo contrario a esto es conocido como Estado laico. Así comienza la visión de Mathew Vines, un joven cristiano que ha trabajado en diversas comunidades y que, más importante aún, ha abierto una caja de sorpresas con sus argumentos.

Descubrí a este autor mediante una pequeña investigación, y me parece válido exponer su tesis: la Biblia no condena las relaciones amorosas homosexuales. A lo largo de su libro, Vines analiza los seis versículos bíblicos que actualmente son considerados como la fuente de la condena a este tipo de relaciones.

 

  1. Génesis 19: El texto nos transporta a la historia de Sodoma y Gomorrra, ciudades destruidas, en teoría, por su exceso de lujuria y pasión, el cual conllevó a las relaciones homosexuales. Lo cierto es que a través de la Biblia (Ezequiel 16, 49, Mate10, Lucas 10 y Judas 7), se hace referencia a dichas ciudades, y en ninguna se cita la homosexualidad como causante de su destrucción. Sumado a esto, es necesario mencionar que las relaciones homosexuales eran utilizadas como método de castigo o humillación entre soldados, y no necesariamente por un deseo mayor.

 

  1. Levítico 18, 22 y Levítico 20, 13: Sonquizás las citas bíblicas más textuales sobre el tema, pues ambas son prohibiciones y castigos para aquellos que “tuvieren ayuntamiento con varón como mujer”. Sin embargo, desde el Concilio de Jerusalén (49 DC) se consideró que las leyes de Levítico no podían ser aplicadas a los nuevos cristianos. De la misma forma, San Pablo anula estas leyes en Gálatas 6, Colosenses 2, Hebreos 8, 13, tildándolas de ser “un pacto obsoleto”.

 

No te echarás con varón como con mujer: es abominación.”

 

Y cualquiera que tuviere ayuntamiento con varón como con mujer, abominación hicieron: entrambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.”

 

  1. Romanos 1, 26-27: Viajando al nuevo testamento llegamos a la discusión más larga sobre la homosexualidad en la Biblia, y que también incluye a las mujeres. La cita hace referencia a lo natural y lo anti natural, castigando el paso de un espectro a otro. El problema con esta interpretación es que San Pablo nunca especificó qué es lo natural y qué no es. Tenemos diferentes naturalezas (heterosexuales, homosexuales, etc.). El apóstol condena el exceso de lujuria, y no así las relaciones amorosas entre homosexuales. De igual forma, en 1 Corintios 11, 13-15 se interpreta completamente diferente la cita. ¿Por qué, entonces, interpretamos diferente?

 

“…también los hombres, dejando el uso natural de las mujeres, se encendieron en sus concupiscencias los unos con los otros, cometiendo cosas nefandas hombres con hombres…recibiendo el castigo que merecía su perversión.”

 

 

  1. 1 Corintios 6, 9-10 y 1 Timoteo 1, 10: El problema de traducción con las últimas dos citas es que no existía, al momento de escribir o traducir la Biblia por primera vez, el término “homosexual”. Una pequeña búsqueda por internet de las versiones bíblicas podrá hacer notar este pequeño error.

 

No erréis, que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los robadores, heredarán el reino de Dios.”

 

“…los que se deshonran con hombres”

 

La invitación es que el debate siga generándose, no tomando como razón máxima los argumentos del autor. Tienen sus errores, lo sé, pero las palabras no alcanzan en este momento. Es interesante, polémico y vale la pena compartirlo. ¿Quién miente: La Biblia o el ser humano?

22 May 2017
Lo que no te engaña, no domina tu opinión
Opinión | Por: Karen López

Lo que no te engaña, no domina tu opinión

19 May 2017
SITRAMSS: No, no es lucha de poderes
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

SITRAMSS: No, no es lucha de poderes

18 May 2017
Acceso a un sistema de transporte seguro para lograr el desarrollo sostenible
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

Acceso a un sistema de transporte seguro para lograr el desarrollo sostenible

18 May 2017
¿Qué vela tengo yo en este entierro?
Opinión | Por: Eduardo Rosales

¿Qué vela tengo yo en este entierro?