Opinión

5 Oct 2017
Opinión | Por: Eduardo Rosales

Querido Presidente

Me siento un poco decepcionado con lo que de manera impetuosa llamamos “Democracia”. Observo las fotografías del referéndum en Cataluña y me genera una tristeza enorme, por supuesto no se compara con la realidad en la que vive nuestro pueblo.

Vivimos en “el país de las mentiras” o al menos eso fue lo que usted, Señor Presidente, planteó en su intervención en la Asamblea de las Naciones Unidas, donde manejó un doble discurso, abogando por el DACA y apoyando a Maduro. Como dice el dicho, a Dios orando y con el mazo dando. ¡Qué ironía! Mi decepción se acrecentó al ver a mi pueblo que debe de equiparse con armas, para así poder defenderse del acoso de las pandillas; me duele ver que en madrugones en la Asamblea Legislativa sigan aprobando el aumento al despilfarro en los Órganos del Estado y, desde el Ejecutivo, usted y su gabinete sigan aplicando medidas de austeridad a la población y llenando de impuestos a la clase media, y baja de la sociedad.

Me pregunto, ¿Qué piensan nuestros gobernantes ante tal calvario? ¿Es acaso que les es indiferente la realidad del pueblo? Los hechos hablan por sí solos. Los políticos en campaña, como usted comprenderá, se convierten en demagogos y populistas de primera, prometen y no cumplen. Hay algunos que inclusive regalan lentes y utilizan a niños para leer sus publicidades.

A menudo me pregunto, ¿Acaso no estamos cansados de la forma de hacer política de nuestros mal llamados “representantes”? Aunque somos muchos que ya lo estamos, hasta que los salvadoreños no aprendamos a pensar en masa, jamás llegará el cambio que tanto exigimos y reclamamos; es criminal pensar de manera individual.

Pero, veamos y le comentaré como veo yo a mi país. ¿Sabe cómo lo veo? Veo a mi pueblo desangrarse en manos de pandilleros, con aquellos que su partido negocio para llevarlo al poder. Veo a mi pueblo haciendo filas para poder adquirir un trabajo, ¿Recuerda cuando dijo que iba a crear cientos de empleos para jóvenes? Le cuento, aún siguen desempleados, pero su gobierno se enfoca más en querer dar subsidios a jóvenes que ni trabajan, ni estudian.

Veo escuelas en condiciones deplorables, veo a los niños dejar sus escuelas, ¿Se recuerda que en su campaña dijo que duplicaría el dinero para educación? Pues le cuento, otra promesa incumplida. Solo para 2016 se recortó la cantidad de alrededor de $5 millones de dólares, y una vez se vuelve a recortar el presupuesto para el pilar de la sociedad salvadoreña.

Pero no crea, Señor Presidente, la lista aún sigue. ¿Se recuerda cuando dijo que iba a disminuir la deuda pública e iba a fortalecer la economía? ¿Y se recuerda cuándo dijo: “Vamos a tener un diálogo con todos los empresarios”? Pues le cuento, otra promesa incumplida, su gobierno ha generado un declive en la economía y hasta logró que dos empresas se fueran del país por los discursos agresivos en contra de la empresa privada. Algo que sin duda me hará recordar a su gobierno es porque son “el gobierno de los bonos” para usted y su gabinete la crisis fiscal se resuelve emitiendo bonos al extranjero, aplicando la austeridad a la población, mientras ustedes viven a costa del dinero del pueblo. Sin duda su gobierno y su partido, solo sirven para botar puentes y destruir la economía, tal y como lo hacían en la época de guerra.

Pero, hay algo que me indigna aún más y me hace reafirmar que los salvadoreños tenemos al presidente más mentiroso de la historia salvadoreña. ¿Se acuerda cuándo en su campaña dijo que no iba a tolerar la corrupción, e iba a combatir el lavado de dinero? Le cuento, una vez más le falló al pueblo salvadoreño, su partido no solo gestionó asilo diplomático para el señor Funes, sino que también blindó al señor Reyes quien tiene investigaciones en Probidad. Y los más denigrante de la situación, es que el señor Merino, uno de los dirigentes de su partido -a quien también usted blindó con un cargo-, es señalado por presunto narcotráfico. Lo peor es que a esto, debo de abonarle que la empresa más querida de su partido, la que los mantiene, es decir ALBA petróleos tenía decenas de offshore en Panamá y otros paraísos fiscales¡Vaya manera la vuestra de combatir la corrupción y el lavado de dinero!

El respeto es el inicio para ganar la guerra (política), pero ustedes nunca la ganarán porque vulneran los procesos y el Estado de derecho a su antojo. Yo sé que a ustedes (su partido) no les gusta la iniciativa privada, pero no se puede mantener lo público arruinando lo privado. El FMLN, al igual que ARENA, hace demagogia y da la espalda a los ciudadanos. Podemos ir a todas las manifestaciones que quiera, pero hay que reconocer que su partido trabaja poco, pero para movilizar gente es la primera que moviliza.

Me despido con una frase del político español, Indalecio Prieto espero la pueda reflexionar: “La política es un proyecto de realidades y no un fumadero de opio”.

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más

13 Dic 2017
Santa Ana, camino a ser una ciudad resiliente
Opinión | Por: Caleb Padilla

Santa Ana, camino a ser una ciudad resiliente

11 Dic 2017
La cuota de género como grillete del avance
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

La cuota de género como grillete del avance

11 Dic 2017
Consumir llena la cuenta bancaria de ricos y nos hace más pobres
Opinión | Por: Karen López

Consumir llena la cuenta bancaria de ricos y nos hace más pobres