Opinión

1 Ago 2014
Opinión | Por: Jacqueline Martínez

Quédate y dale un futuro mejor

Muchos hablan actualmente de la crisis humanitaria generada por la cantidad de niños y niñas que emigran hacia Estados Unidos, pero pocos se interesan en investigar la situación psicológica, que viven aquellos menores que han sido abandonados por sus padres, quienes dejan la tierra cuscatleca buscando el tan añorado sueño americano.

Son alrededor de 280 salvadoreños los que emigran diariamente hacia el país norteamericano, quienes dejan en sus hogares niños, que sin terminar de entender la situación a la que sus parientes van a arriesgarse, escuchan con alegría aquella frase: “Le voy a mandar dinero, para que compre lo que usted quiera”. Sin embargo, es imposible que sus ojos no reflejen el dolor de aquella partida.

La migración trae consigo consecuencias graves como hogares desintegrados y afectaciones emocionales en los hijos de aquella madre o padre que se marcha.

Hace unos meses conocí a una joven apodada “La Coki” tiene alrededor de 19 años, pequeña de estatura y cabellos negros, que parecen haber sido enredados por el viento que apenas sopla en la capital. Sus ojos se vuelven cristalinos cuando me comenta, que su mamá la dejo al cuidado de su abuela y se fue a la “USA” para darle, un futuro mejor. Le gusta pasar mucho tiempo en la calle con sus amigos, también le gusta hacer grafitis y patinar, está por ingresar a la Universidad de El Salvador, quiere estudiar diseño gráfico y a su abuela, la ama con toda el alma (pero no deja de extrañar a su mamá, a pesar de ser medio enojona y tradicional).

La joven me comenta, que su mamá formo una nueva familia en aquel país (tiene dos hermanos más) y aunque el dinero aquí nunca le falta, me confiesa que le hubiera gustado que ella (su mamá) estuviera acá para presentarle hace unos años atrás a su primer novio, o para celebrar su graduación de bachiller. Un nudo recorre su garganta (y la mía también), se repone y me sonríe, sin ocultar la tristeza en sus ojos. Me tome el atrevimiento de preguntarle, si alguna vez, por el círculo de amigos que tiene, (jóvenes skates, con tatuajes, piercing, etc.) había tomado alcohol o probado alguna droga. Su respuesta no me admiro, sencilla y sin nada de qué avergonzarse me contesto que sí.

Se divierte cuando fuma marihuana, olvida que no tiene una mamá con ella, y que a su papá nunca lo conoció. El alcohol la hace sentir fuerte y le da la sensación que puede con todo, aunque realmente su corazón explote de dolor por dentro. “Algún día voy a ponerme seria, voy a cambiar, ya no voy a andar fregando, porque ya voy creciendo (bromea por su estatura)”. Termina diciéndome, “además sé que tengo a mi abuelita que todos los días me espera en la casa, como me regaña, mi viejita”.

Tal vez “La Coki” se ha salvado de ingresar a alguna pandilla (en lo que cae la mayoría). Puede ser por su amor a la patineta, sin embargo esto no la ha alejado de los vicios, que más temprano que tarde pueden traerle consecuencias negativas.

Esta historia es solo un ejemplo, del vacío que viven aquellos que hace años vieron partir a su mamá o papá, una muestra de la inestabilidad emocional, que los lleva a los vicios o a rodearse de gente mala que los lleva a caminos negativos.

Víctimas de la desintegración familiar hay muchas en nuestro país, no busquemos culpables de este fenómeno, mejor tratemos de darle solución. Hagamos conciencia y juntos pueblo y Estado, trabajemos por reducir los índices de migración. Hagamos feliz a nuestros niños y jóvenes.

  • Carpa

    Okayyy.

19 Oct 2017
Papel de la juventud salvadoreña en el rumbo de nuestro país
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Papel de la juventud salvadoreña en el rumbo de nuestro país

18 Oct 2017
Little Viejo, el exitoso youtuber salvadoreño es ¡Orgullosamente Provida!
Opinión | Por: Sara Larín

Little Viejo, el exitoso youtuber salvadoreño es ¡Orgullosamente Provida!

17 Oct 2017
Los Azacuanes anuncian la tranquilidad
Opinión | Por: Caleb Padilla

Los Azacuanes anuncian la tranquilidad

13 Oct 2017
De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno