Opinión

25 Jul 2013
Opinión | Por: Mario Magaña Duarte

¿Qué se hicieron los grandes servidores públicos?

En un país donde día tras día escuchamos lamentables historias de quienes deberían servirle al pueblo pero en lugar se lucran de él, donde abundan abusos de poder, actitudes prepotentes y corrupción, es válido preguntar ¿qué pasó con los grandes servidores públicos?  En algún momento abundaron pero parece que poco a poco esta raza de personas honestas, y trabajadoras que ponían su talento al servicio de la nación se ha ido extinguiendo.

Alguien que ejemplifica el servidor público innovador y honrado que desearíamos tener es Walter Béneke. Entre varios puestos que Béneke ocupó resalta su gestión al frente del Ministerio de Educación a finales los 60s y principios de los 70s. Sus logros al mando de esa institución incluyen el mejoramiento de programas de formación docente, la creación de la Televisión Cultural Educativa y el impulso de la educación en el área rural. Una decisión clave de Béneke fue rodearse de personas talentosas que compartieran su probidad y amor por el trabajo. De esta forma logró reclutar a Roberto Murray y Carlos De Sola, brillantes jóvenes (en esa época) quienes se destacaron en su servicio por la educación y la cultura, respectivamente.

Roberto Poma fue un servidor público cuya prometedora carrera fue interrumpida por la violencia de la guerra. Poma, a pesar de tener oportunidades laborales en su grupo empresarial familiar, siguió su vocación de servicio público y, a pesar de su corta edad, llegó a ocupar importantes puestos gubernamentales, entre ellos la presidencia del Instituto Nacional de Turismo. Desde ahí se destacó por su incansable trabajo por lograr que El Salvador fuera sede del certamen Miss Universo y por su empuje para que se construyera el aeropuerto internacional fuera de San Salvador.

Esta filosofía de servicio se extendía, en ocasiones, hasta los más altos niveles. Teníamos presidentes de la República que al terminar su mandato vivían de acuerdo a lo que había sido su salario, sin fortunas inesperadas, nuevas mansiones o flotas de carros, reflejo de su probidad y amor a la patria. Es triste pensar que la presidencia pasó de personas sencillas como Julio Adalberto Rivera quien a menudo se movilizaba en moto y sin escolta a Mauricio Funes cuya numerosa caravana de autos lujosos se le ve constantemente manejando en contrasentido.

¿Por qué se extinguieron aquellas personas que trabajaban por amor a la patria y sin ánimo de lucrarse de más? ¿Por qué ya no hay interés de los jóvenes que vienen preparados de las mejores universidades por trabajar en el gobierno? Tal vez el gobierno está tan desprestigiado que los jóvenes prefieren alejarse de algo que desde temprana edad pueda afectar su reputación. También puede ser que este tipo de personas ahora orientan su energía y talento de forma distinta y trabajan por el país generando puestos de trabajo como empresarios o apoyando alguna causa desde ONGs o gremiales.

A pesar que ahora los servidores públicos honestos y trabajadores son escasos y en rápido decline hay algunos ejemplos recientes que nos demuestran que todavía hay esperanza. En particular me refiero a Eduardo Zablah Touché y Guillermo Ávila Qüehl, personas íntegras que desde sus respectivos rubros (el primero del equipo  técnico del ejecutivo y el segundo como diputado) hicieron mucho por mejorar la calidad de vida de los salvadoreños. La pregunta es ¿cómo hacemos para que se multipliquen?

Tenemos que encontrar el molde en que se hacía a estos servidores públicos y ponerlo a trabajar nuevamente. Son héroes nacionales como ellos los que marcarán la pauta para salir de la crisis económica, política y moral en la que nos encontramos. Ojalá que reaparezcan pronto.

 

*Dedico esta columna a mi abuelo, el Dr. Álvaro Magaña Borja, destacado abogado y economista quien dedicó su vida profesional a servirle a El Salvador. 

  • Zoila Gartija

    ja, ja, ja, ja, ja…. cuenteme una de caperucita

  • Isaac Caceres

    Lo que pasa es que no se sabe si de verdad no poseen mansiones o sí, sino que la prensa nunca reveló eso, por lo cual la gente al no enterarse de eso, piensa que no malgastaron el dinero público.

    Aparte, menciona al candidato a vice con Rodrigo Ávila y a un ex-diputado arenero, pero ¿por qué afirma que “hicieron mucho por mejorar la calidad de vida de los salvadoreños”? En qué se basa su apreciación?

    • Mario Magaña

      Estimado Isaac,

      Primero que nada muchas gracias por tu
      comentario. Creo que ha habido una confusión, con el señor Zablah me refiero a
      Eduardo Zablah quien fue Ministro de Economía de Calderon Sol y Secretario Técnico
      durante la presidencia de Saca, no Arturo Zablah quien fue el candidato a
      vicepresidente de Rodrigo Avila.

      Menciono que el y Avila Quehl hicieron
      cosas por mejorar la calidad de vida de los salvadoreños pues hay bastantes
      proyectos que echaron a andar durante su tiempo en los puestos gubernamentales
      que ocuparon y también en el caso de Avila proyectos de ley que afectarían
      gravemente a nuestra joven democracia a los que se opuso. Como un ejemplo
      concreto de Ávila puedo mencionar que se opuso férreamente al decreto 743
      incluso en contra de su partido ARENA el cual inicialmente lo apoyó. El 743
      amarraría a la Sala de lo Constitucional a emitir decisiones únicamente en
      unanimidad, haciendo esto casi imposible dejando la sala en jaque. También vale
      mencionar que Ávila se opuso a un incremento de salarios de los diputados en el
      2012 que en lo personal considero toma bastante honradez y valentía hacer, por
      lo menos en nuestra Asamblea Legislativa.

      En el caso de Zablah jugó un rol
      importante en conseguir que el país fuera elegido para recibir el FOMILENIO y
      en dirigir la implementación de esos fondos en proyectos que han ayudado a
      mejorar considerablemente la calidad de vida de numerosos salvadoreños.

      Saludos,

      Mario

  • Xavier Oziel

    ¿Por que no proponer una ley de que los servidores publicos solo puedan estar en funcion por cierta cantidad de años? Y asi dejar la puerta abierta para tantas nuevas mentes. Frescas, jovenes y con ganas de ayudar.

  • cadejoazul

    Estadisticamente hablando, el Gobierno de El Salvador es un reflejo fiel de la composicion de la sociedad salvadorena, ya que es el mas grande empleador de este pais. Todo el unvierso de lo que hay en la sociedad lo encuentra uno en el Gobierno. Por eso es que asumir que la mayoria de los trabajadores del Gobierno NO son patriotas, NO son probos y SON corruptos, es asumir lo mismo de la sociedad salvadorena en general. Este autor lo asume liberalmente, quizas porque desconoce no solo a los trabajadores del estado, sino a la sociedad en general, la cual debe contemplar desde la seguridad de un palco social privilegiado y limitado en su vision. En realidad, el autor desconoce las enormes bases de esta sociedad, pero acepta sin cuestionamiento los iconos construidos, al rededor de sus hombres predilectos, por el pequeno sector mas afluente de esta sociedad. La realidad es que tiene mucho mas merito y es mas patriota, el profesor que va todos los dias a dar clases en una escuela decrepita en un canton rural atravesando territorios de maras, que el millonario que llega al gobierno y no roba. El autor admira al segundo y desestima al primero. Esto es facil de hacer desde el palco privilegiado en que se encuentra. Quizas, porque desconoce la parabola de la anciana pobre, el hombre rico y las ofrendas en el templo. Quizas porque desconoce a una sociedad, que probablemente no tiene intencion de conocer.

    • Asdf31416

      apruebo tu comentario, me alegra que haya gente que sea tan critica como tu.

      El Salvador necesita más reconocimiento a la gente que está tras bambalinas y que lucha realmente por el país, como los profesores.

  • Rafael Duran

    Hey Mario: y ¿Gerson Martinez? ¿no es un ejemplo de ello? aclaro algo no estamos en tiempos de Julio Adalberto Rivera te aseguro que si ese tipo hubiese estado en estos tiempos usaria escoltas, con carros lujosos tambien los tiempos han cambiado no es suguro caminar por las calles hoy en dia, ademas la politica salvadoreña es de las mas sucias que hay en el mundo no defiendo ni a la derecha ni a la izquierda; eso explica porque de los pleitos entre la corte suprema de justicia y la asamblea legislativa, la sala de lo constitucional y el ejecutivo, la fiscalia y el ejecutivo siempre hay intereses politicos de por medio por eso es que nunca prosperamos como personas y como pais, siempre habran personas de alto calibre en la politica que quieran desestabilizar al gobierno (Votos en contra en la asamblea, manifestaciones de cualquier circunstancia) para que el pueblo mire los errores causados por esas situaciones generadas a fuerza de voluntad y que en las prox. elecciones el pueblo no los vuelva a elegir asi de sucia es la politica porque nadie se esmera en ayudar a beneficio del pais y quien paga los platos rotos es el pueblo. En los dos gobiernos que he visto ni la izquierda le dijo a Tony Saca que podian contar con ellos y ni he visto tampoco que la derecha le diga a Mauricio Funes que pueden contar con ellos para el beneficio del pais, lo que si he visto que las criticas de la opocision hacia el gobierno y viceversa por eso estamos como estamos

  • Cecy lbo

    Disculpa pero no creo que estos señores hayan hecho tanto como dices por El
    Salvador, históricamente nuestro país ha sido un país dedicado a la agricultura
    y ganadería y ese era nuestro motor, lo que hacía que los Salvadoreños fueran
    trabajadores, productivos. En los últimos gobiernos (desde hace muchos años o
    hasta donde tengo memoria) fueron descuidando estas fuentes de trabajo y vida
    de nuestro país, no sé si en sus creencias pensaron que era para modernizarlo
    que ya no apoyarían estos rubros, pero no se preocuparon por abrir otras
    puertas como la industria (que también está en malas condiciones ahorita) o
    mejorar sustancialmente la educación para que siguiéramos siendo productivos.
    El resultado es un país consumista, imitador que solo espera que algún político
    le regale $10 o que el pariente en el extranjero le envíe la remesa para vivir,
    ese no es lo que este país necesita, necesita programas que impulsen a la gente
    a crear, a producir a salir adelante; pero ojo hay otra cosa también importante
    que descuidaron al punto que se les ha salido de las manos, “la
    seguridad” ya no hay seguridad para el emprendedor o la inversión extranjera.
    En resumen esto es el resultado de políticas y proyectos que no van enfocados a
    todo un país si no a sectores específicos (los amigos del presidente de turno)
    no hay un proyecto que lleve a empujar el país por el rumbo de la productividad
    y el esfuerzo conjunto de todos los sectores.

    En algo que si estoy de acuerdo contigo es que hoy son mas sinvergüenzas y
    descarados para hacer sus actos de corrupción tal vez antes trataban de
    esconderse mejor, ahora son sínicos y como dice el otro comentario, debería
    haber una ley que limite la estadía de diputados o servidores públicos en los
    puestos, ya basta que estos mismos señores sigan eriqueciendose a costa del
    pueblo, si ya no hicieron algo en 2 o máximo 3 períodos que los cambien que ya
    no puedan volver a postularse ya aburren las mismas caras de gente que no hace
    nada.

26 May 2017
#PrayForElSalvador
Opinión | Por: Mario Matheu

#PrayForElSalvador

26 May 2017
Nadie puede cambiar el mundo
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Nadie puede cambiar el mundo

25 May 2017
Una ley que no supera lo constitucional
Opinión | Por: Karen Vargas

Una ley que no supera lo constitucional

24 May 2017
Actúa o acepta
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Actúa o acepta