Opinión

30 Ene 2015
Opinión | Por: Gumercindo Ventura

Que lo haga alguien más

Podrá parecer que nuestras acciones no tienen un impacto relevante, pero es precisamente esa actitud la que nos tiene inmóviles ante nuestra situación.

El otro día platicaba con un amigo. Él y su familia tienen planes de irse del país, dice que la cosa se ha puesto muy peligrosa y que lo más probable es que se vayan este año. Él es de esas personas que no le prestan mucha atención a la política. Conoce un poco sobre ella, pero no está pendiente todo el tiempo. Es de los que prefieren evitar ese tipo de conversaciones por llevar las cosas en paz.

Para mí es importantísimo estar pendiente. Sobre las manos del Estado yace la responsabilidad de asegurar la protección de las personas. Y no es que ser indiferente a la política sea un pecado capital, pero quise indagar más en qué es lo que hace que no le llame la atención, algo que para mí es vital como ciudadano responsable.

-¿Pero es que no te causa curiosidad o qué es? Quiero entender.

-No sé. La política es bien sucia. Es muy corrupta. Estoy decepcionado de El Salvador, pienso que ya no se puede hacer nada desde ahí, no vamos a cambiar nada. Además, yo no traigo para eso.

Como él hay millones de salvadoreños. Muchos se ven tan angustiados por los problemas que los aquejan que se ven obligados a migrar. A veces lo hacen por inseguridad y el peligro que corren los suyos; a veces, por la necesidad y la esperanza de encontrar mejor vida en otro lado. Nadie puede reclamarle a una persona que luche por protegerse y por querer salir adelante.

El Viceministerio de Relaciones Exteriores calculó en 2012 que unos 55 mil salvadoreños abandonan el país al año, 150 al día; y eso es solo a Estados Unidos. Es una realidad triste y es entendible que alguien piense que problemas tan complejos puedan ser resueltos por pocos.

Si queremos agregar más ingredientes a esta sopa de pesimismo solo falta ver la calidad de funcionarios públicos y candidatos que tenemos. ¿Qué podemos hacer nosotros como ciudadanos mortales para aportar a cambiar las cosas? Si bien es cierto que no todos “traemos” para la política podemos hacer un esfuerzo por informarnos e involucrarnos.

No necesariamente debe ser desde los mismos partidos políticos, aunque estos son la vía más directa. La presión se puede generar desde grupos de sociedad civil y la prensa. Hoy, con la tecnología y el “microblogging”, en nuestras manos tenemos contacto directo con la mayoría de funcionarios.

Otra cosa que podemos hacer es animar y apoyar a quienes tienen capacidad de influir. Todos conocemos a alguien en nuestro círculo que tiene la capacidad, conocimiento y valores para poder ser un elemento de cambio. Sin embargo, este potencial está ocioso porque la mayoría de esta gente está desmotivada y decepcionada, pero si nadie nuevo se comienza a meter, ¿cómo va a empezar a cambiar la dinámica de hacer política en El Salvador?

Tampoco se trata de que vamos a apoyar a cualquier rostro nuevo solo por ser joven. Se les mide con la misma vara: si son coherentes con los principios que dicen defender y si no son una copia de los ejemplares de museo que hoy rondan nuestra política.

No nos podemos resignar a que el país se venga abajo. Tenemos suficiente gente con capacidad como para que unos pocos estén enquistados, viviendo de lo que nosotros producimos. El no actuar es tomar una decisión. No por enterrar la cabeza en un hoyo van a desaparecer los problemas. Podrá parecer que nuestras acciones no tienen un impacto relevante, pero es precisamente esa actitud la que nos tiene inmóviles ante nuestra situación. Infórmese, actúe, no se acomode a que el resto de la población cargue con la responsabilidad de hacer patria.

0
7 Dic 2018
InSight: Revelando el corazón de Marte
Opinión | Por: Verónica Ruiz

InSight: Revelando el corazón de Marte

7 Dic 2018
Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?
Opinión | Por: Caleb Padilla

Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?

7 Dic 2018
Diciembre
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Diciembre

28 Nov 2018
Turismo accesible: beneficio para todo un territorio
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Turismo accesible: beneficio para todo un territorio