Opinión

13 Abr 2018
Opinión | Por: Verónica Ruiz

¿Qué le ocurre al cuerpo en el espacio?

Han pasado casi 50 años desde la última vez que alcanzamos superficies fuera de la terrestre. ¿Por qué ya no hay misiones a la Luna? Si hemos mandado misiones no tripuladas a Marte, ¿cuándo el ser humano logrará llegar a Marte y por qué aún no ha sucedido? Hay muchos factores que deben tomarse en cuenta para contestar estas y más preguntas, una de ellas es el tiempo que tardaría una nave tripulada en llegar al planeta rojo. La última sonda enviada a Marte fue en marzo de 2016, esta es parte del ExoMars de la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Federal Rusa (Roscosmos), y le tomó 8 meses alcanzar la órbita de Marte.

 

Nuestro cuerpo ha evolucionado para adecuarse a las condiciones de nuestro planeta, ¿cuáles son los riesgos de exponer el cuerpo humano a condiciones hostiles como las del espacio exterior? Allá afuera los astronautas están alejados de su familia, expuestos a radiación que puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer, con una dieta de alimentos congelados. Sufren el deterioro óseo y muscular causado por la microgravedad, y, encima de todo esto, tienen que lidiar con el estrés normal del trabajo, pero confinado en un espacio pequeño con su jefe a la par todo el tiempo, y vivir con esto por al menos 3 años, ya que no son solamente los meses que tarda la nave en llegar a Marte, sino que una vez ahí, se realizarían estudios, experimentos y hacer que ese largo viaje valga la pena.

 

En 2012, la NASA y Roscosmos mandaron dos hombres al espacio por un año; el objetivo de esto era estudiar qué efecto tiene en el ser humano permanecer fuera del planeta por tiempos prolongados. El astronauta Scott Kelly fue el seleccionado para esta misión; en su libro “Endurance” describe su experiencia de 11 meses en la Estación Espacial Internacional (ISS) y también, describe los efectos devastadores con los que tuvo que lidiar una vez de regreso: “…en mi camino de regreso a mi habitación, después de tres pasos me tropecé con una maceta…. estoy aprendiendo a caminar de nuevo”. Esta no era la primera misión de Kelly, pero sí la más larga, “Cada parte de mi cuerpo duele, todas mis articulaciones y músculos sienten el efecto aplastante de la gravedad; también, tengo unas nauseas horribles, siento como que tengo fiebre y el dolor es cada vez peor… siento que se me quema la piel”. Afortunadamente, después de cierto tiempo estos síntomas desaparecieron.

 

Una de las razones por las cuales NASA escogió a Kelly es porque tiene un hermano gemelo, el también astronauta Mark Kelly, con el mismo código genético. Esto hizo posible comparar el ADN de ambos antes y después del viaje; en 2018, la NASA anunció que luego de comparar el ADN de ambos hermanos, se encontró una leve diferencia. El 7% del ADN de Kelly había cambiado, luego de su estadía en la ISS. Estos cambios están relacionados al estrés al que el cuerpo se vio sometido, debido a la falta de oxígeno en la sangre y demasiado dióxido de carbono en el torrente sanguíneo. Esto ha causado modificaciones en los nutrientes del cuerpo, lo que afecta la expresión genética, es decir, cómo el cuerpo reacciona al medio ambiente. Uno de los efectos observados más interesantes fue que el viaje alargó los telómeros en los cromosomas; estos que normalmente se acortan a medida que una persona envejece. Esto significa que Kelly envejeció menos que su hermano gemelo en el mismo tiempo, claro es algo muy mínimo, pero no por ello menos interesante.

 

Scott Kelly (derecha) junto con su hermano gemelo Mark Kelly (izquierda)

En vista de estos resultados, la NASA aclaró que aún son necesarios muchos más estudios para lograr comprender los cambios en el cuerpo humano tras un viaje prologado al espacio exterior.

19 Sep 2018
Un compromiso a largo plazo
Opinión | Por: Erick Hernández

Un compromiso a largo plazo

19 Sep 2018
Los colores del cambio
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Los colores del cambio

17 Sep 2018
Protagonismo offline en nuestra región
Opinión | Por: Karen Vargas

Protagonismo offline en nuestra región

14 Sep 2018
Independencia ambiental
Opinión | Por: Caleb Padilla

Independencia ambiental