Opinión

7 Jun 2013
Opinión | Por: Jaime Ayala

¿Qué implica ser populista?

 

 

 

Desde hace ya un buen tiempo, tildar a los políticos de populistas se ha hecho más costumbre que tomar café con pan por las tardes. No es difícil hacerlo, y eso a veces incentiva la ridiculez con que se critica. Reconozco que me ha sido difícil analizar este tema, no solo porque es muy complicado, sino también muy sentimental. Al final, cada quien dispara al lado que más le conviene, quizá sin saber que la historia del populismo ha sido escrita por personajes de izquierda y derecha.

 

La versión más básica de este, y de hecho la que muchos identifican como  única, establece la implementación de medidas macroeconómicas inestables a cambio de popularidad. “Nada es gratis” dice uno de los principios básicos de la Economía, y de hecho resulta enormemente caro a futuro cuando un funcionario ejecuta medidas que endeudan al país a cambio de votos, generalmente de los sectores más necesitados. Creo que ya muchos entendemos eso, sobre todo quienes hemos tenido la fortuna de llenar nuestras mentes con educación y nos es posible ver más allá de estos discursos.

 

Pero, ¿y qué hay del otro lado? Aquí viven quienes posiblemente nunca lean lo que escribo, los que no tienen presencia en las redes sociales, y muy probablemente ni siquiera posean una computadora.  Las épocas populistas se caracterizan por experimentar una breve brecha de bonanza antes de la caída y endeudamiento de los gobiernos que implementan estas políticas. Entonces, ¿quiénes se benefician más del populismo?

 

Como joven salvadoreño reconozco el daño que nos ha causado la ejecución de las malas políticas económicas y sociales que solo buscan popularidad. Sin embargo, cada vez tengo más claro que en nuestro país las cosas no se discuten, solo se etiquetan como malas o buenas, como si fuese una simple dicotomía. Todo en exceso es perjudicial, por lo que pudiese ser que una mínima dosis del fenómeno mencionado pueda convertirse en algo beneficioso para la sociedad.

 

Cada vez está más de moda pensar a largo plazo. A las grandes potencias les ha funcionado planificar políticas de estado en salud, educación y diversas áreas que los han llevado a obtener un buen nivel de vida. Me parece que no hay duda sobre esto, pero ¿cuánto tiempo tiene nuestro país? El mayor problema con nuestra nación es que nuestros líderes no tienen la capacidad de brindar continuidad a los programas, por lo que las probabilidades de un buen proyecto a futuro se reducen constantemente.

 

Veámoslo de otra manera. Dejando de lado algún fanatismo partidario, ¿por qué creen que votan las personas más adultas de nuestra sociedad? ¿Acaso esperan una política a largo plazo que les ayude a salir de su situación? Para ser honestos, la respuesta a toda la interrogante sobre si un poco de populismo es positivo para la sociedad es muy compleja y es necesario analizar tantas variables que sería irresponsable brindar una solución contundente. Sin embargo, lo que sí pudiera definirse es el costo de no utilizar el populismo como un potencial catalizador en la mejora del nivel de vida de las clases pobres.

 

El mayor error de todo este fenómeno es el desarrollo continuo de políticas macroeconómicas que indirectamente buscan conseguir votos. Claro, es fácil criticar esto desde la posición en la que nos encontramos, y no es que eso desvalorice nuestra opinión. Quizá no diríamos lo mismo si nuestra casa fuera de láminas, si no tuviéramos luz y la escuela a la que asistiéramos peligrara en cada época de invierno.

 

Que quede claro que no estoy completamente a favor del populismo, pero sí estoy en contra de que estas personas no puedan tener las comodidades que muchos salvadoreños disfrutan. Y si para solventar eso se tuviera que ser un tanto populista durante cierto tiempo, creo que tendríamos que replantearnos un poco las cosas.  La próxima vez que cuestionemos esto, veamos si estamos detrás de una computadora o bajo un techo de láminas.

 

 

Jaime Ayala – Columnista de MedioLleno

24 Mar 2017
¿Cuánto nos cuesta la violencia en El Salvador?
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

¿Cuánto nos cuesta la violencia en El Salvador?

21 Mar 2017
“Tierras” fuera del Sistema Solar
Opinión | Por: Verónica Ruiz

“Tierras” fuera del Sistema Solar

20 Mar 2017
Los medios frente a la violencia
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Los medios frente a la violencia

16 Mar 2017
La legalización del aborto afectaría a los médicos
Opinión | Por: Sara Larín

La legalización del aborto afectaría a los médicos