Opinión

19 Mar 2015
Opinión | Por: Herbert Escoto

¿Qué es la paz?

Se trata de una experiencia adquirida por medio de una decisión individual, de modo que la paz mundial será la identificación de múltiples experiencias individuales.

Es la ausencia de guerra entre dos Estados. La buena correspondencia entre dos o más personas. Un sincero –o deshonesto­­­– estrecho de manos durante la eucaristía. Un ferviente –o frívolo– deseo de las participantes en un concurso de belleza. El vetusto objetivo de imperios caídos. El milenario deseo de las naciones. Un tema trivial para prestigiosos filósofos. El ingenuo estandarte de los vocingleros. El acercamiento a un ser superior. Aquella dedicatoria que los vivos le hacen a los muertos.

Erróneamente la paz se pretendía lograr por medio de un tributo –entre el conquistador y el conquistado, o monarca y vasallo– pero nada tiene que ver la paz con calmar a un acreedor. La paz no es el cumplimiento de una obligación. ¿O sí? Si la paz tiene que ver con la ausencia de conflicto, entonces la paz es una utopía. ¿No es el conflicto el gen más antiguo de la humanidad? La paz nada tiene que ver con la ausencia de conflicto.

La paz, como concepto, varía dependiendo de la persona que la analiza. Es una idea susceptible de mutar influida por las experiencias y circunstancias. La paz es otro concepto víctima de la pluralidad de pensamientos y subjetividad de los individuos. Describir la paz como concepto es una ardua tarea. Resulta más fácil alegar que ha sido experimentada sin necesidad de dar explicaciones o justificaciones del cómo se llegó a experimentarla.

Si se trata de abstenerse de hacer algo para lograr la paz, esto no necesariamente implicará que la paz será siempre la inactividad de las personas. En ese sentido, la paz puede adoptar distintas formas, la de una acción, una omisión, u otro comportamiento que no implique ser una de estas dos últimas. ¿Qué otro comportamiento puede haber que no sea una acción u omisión?

Muchas personas habrán muerto con el infortunio de no haber experimentado nunca la paz. Y esta inexperiencia puede ser imputable a la misma persona o a terceros que se encargaron de anular la paz de la vida de esta. Si se califica la paz como una experiencia, y se sabe que la experiencia es un conocimiento adquirido, y que el conocimiento se adquiere por medio de circunstancias y situaciones vividas, entonces no hay otra tarea más que la de saber identificar estas vivencias para lograr la paz.

¿Es la paz la ausencia de guerra? ¿La guerra ausencia de paz? Tanta fue la indulgencia del universo que no se atrevió a privar a las personas de poder experimentar la paz aun en tiempos de guerra. La paz puede convivir y respirar entre las guerras, pero no por ello esta última está justificada.

¡Qué pícara es la paz! Ausente muchas veces, presente pocas veces. Se trata de una experiencia adquirida por medio de una decisión individual, de modo que la paz mundial –oxidada creación gramatical­– será la identificación de múltiples experiencias individuales, algunas relacionadas otras inconexas.

La paz puede ser muchas cosas. La paz puede provocar muchas emociones. La paz es capaz de volver demente a aquel que mucho la desea. Las decisiones dirigidas a buscar la paz pueden incluso aniquilar millones de vidas inocentes. ¿Qué es la paz? Sin lugar a dudas, algo que no se alcanza por decreto legislativo.

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida