Opinión

26 Ene 2016
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

Prohibir embarazos no es la solución

Entre el 2015 y los primeros días del presente año se han registrado más de 5 mil casos del virus Zika, cifra que podría incrementarse y ante la cual el gobierno en lugar de tomar medidas sustentables, está tomando “medidas desesperadas”.

El Zika es una enfermedad transmitida por el zancudo Aedes aegypti, que puede causar fiebre leve, sarpullidos, conjuntivitis, dolores de cabeza y en las articulaciones. Los síntomas se dan entre 3 y 12 días después de la picadura de un mosquito infectado.

Esta enfermedad fue detectada por primera vez en una zona boscosa en Uganda, en 1947. Para el año 2016, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), informó que 20 países ya han reportado la detección del Zika en su territorio: Barbados, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guadalupe, Guatemala, Guyana, la Guayana Francesa, Haití, Honduras, Martinica, México, Panamá, Paraguay, Puerto Rico, la Isla de San Martín, Surinam, Venezuela y por supuesto El Salvador.

Lo más preocupante es que esta enfermedad se va propagando con más rapidez por el planeta, hasta el punto de llegar a considerarse por los expertos la próxima gran pandemia mundial.

Ante una situación de emergencia como esta, los países necesitan estar preparados con medidas que permitan la prevención de más casos. Sin embargo, El Salvador es uno de los países en donde se están tomando medidas desesperadas que solo muestran la incapacidad del gobierno y del Ministerio de Salud.

En lo que va del año han aumentado a casi 100 los casos de mujeres embarazadas que podrían tener el Zika. Las embarazadas portadoras del virus ponen en riesgo sus vidas y la de sus hijos, corren el riesgo de tener bebés con malformaciones congénitas como la microcefalia, un desorden neurológico que hace que los recién nacidos nazcan con cráneos y cerebros más pequeños.

Hace unos días el viceministro de Salud, Eduardo Espinoza, pidió a las mujeres de todo el país no embarazarse entre el 2016 y 2017 para evitar las posibles consecuencias que puede causar el Zika en los recién nacidos. Países como Colombia han tomado ya esta medida.

Prohibir embarazos no es la solución; esta situación solo muestra la falta de capacidad por parte de las autoridades ante situaciones tan alarmantes como estas y la debilidad de nuestro sistema de salud.

Sólo recordemos cuando los casos de Chikungunya se elevaron de una manera increíble en El Salvador. En otros países de Centroamérica los casos podían contarse hasta con los dedos de las manos. Justo en ese momento, medicamentos como la acetaminofén se volvieron en nuestro país la panacea que curaba todos los males.

El Salvador es un país donde aún no hay control de natalidad y no existe una educación sexual, sobre todo en los más jóvenes.

Según datos revelados por el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) en la presentación del Estado de la Población Mundial 2013, en El Salvador cada media hora una adolescente da a luz y se convierte en madre. Es absurdo “prohibir” embarazos como “medida” para evitar las consecuencias del Zika cuando miles de adolescentes salen embarazadas cada año.

Entonces ¿qué medidas deben tomarse para evitar más caso de Zika? Se hace necesario la intervención del Ministerio de Salud para eliminar y destruir los criaderos de los mosquitos y tomar medidas como:

  • Evitar conservar agua en los recipientes en el exterior (macetas, botellas, envases que puedan acumular agua) para evitar que se conviertan en criaderos de mosquitos.
  • Tapar los tanques o depósitos de agua de uso doméstico para que no entre el mosquito.
  • Evitar acumular basura, tirarla en bolsas plásticas cerradas y mantener en cubos cerrados.
  • Destapar los desagües que pueden dejar el agua estancada.
  • Utilizar mallas/mosquiteros en ventanas y puertas, contribuye a disminuir el contacto del mosquito con las personas.

Al igual que el Dengue y el Chikungunya, este virus requiere de una respuesta integral que involucre varias áreas de acción, desde la salud hasta la educación y el medio ambiente con acciones y estrategias concretas y no con medidas desesperadas.

 

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida

18 Oct 2018
Pequeñas acciones para grandes cambios
Opinión | Por: Erick Hernández

Pequeñas acciones para grandes cambios

16 Oct 2018
Combinar la política y los desastres, no falla
Opinión | Por: Karen López

Combinar la política y los desastres, no falla

12 Oct 2018
Herencia de San Romero al país y para el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Herencia de San Romero al país y para el mundo