Opinión

28 Ago 2018
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Precioso regalo

Hoy les quiero hablar de un regalo que muchas veces no agradecemos ni valoramos. Es un don de Dios, algo único para cada ser viviente, es dado solo una vez, una experiencia: la VIDA.

 Yo defino este regalo o don de Dios como la creación de un conjunto de células, espíritu y alma, creados a su imagen y semejanza. Con características y cualidades que nos hacen únicos, con talentos y habilidades diferentes, con objetivos, metas, propósitos, y una misión en la tierra. Enviados por Dios para una misión en su plan divino, para ayudar o salvar a otros; con una vocación. Hechos por medios del amor en el matrimonio entre un hombre y una mujer así nacidos.

Podemos observar vida en el vientre materno cuando se vuelve el primer hogar del bebé concebido por amor. Se observa cuando nacemos, en el medio ambiente, en cada segundo que respiramos, en el amor de Dios, cuando nos movemos, en la gravedad, en las relaciones humanas, en el planeta, en el sol que nos da luz y calor, y en las familias que permanecen unidas. Hay vida cuando un recién nacido llora porque tiene hambre o sueño, cuando una madre escucha por primera vez el latido del corazón de su hijo que está esperando, en el ruido de los árboles o aves, en los animales y en todo lo que nos rodea.

La vida es diferente y única en cada ser humano, es decir, a cada uno le toca vivir distintos retos, desafíos, cambios, discapacidades, circunstancias, éxitos y fracasos. Esto nos hace crecer y madurar como personas, descubrir nuestros talentos, y ponernos al servicio de los demás. Por ejemplo, a una persona con discapacidad le toca vivir retos, desafíos, cosas buenas y malas, circunstancias que muchos no quisieran vivir como la soledad y abandono. Pero, sin embargo, son ejemplos de vida porque entregan su vida al servicio de los demás, son puro amor, viven al máximo la vida y la felicidad, son generosos, no hay nada que no superen, son súper amigos, viven los retos con amor, casi nunca se quejan y no odian a nadie.

¿Cuándo NO apreciamos el gran regalo de la vida? Cuando somos parte o cómplices del aborto y la eutanasia, cuando no nos cuidamos a nosotros mismos; cuando usamos métodos anticonceptivos, en el uso inapropiado del medio ambiente; cuando odiamos y deseamos la muerte, en los 50 asesinatos diarios, en las guerras; cuando no somos inclusivos, somos violentos o simplemente; y cuando hacemos algo inhumano o en contra de la vida.

En conclusión, la vida es un regalo de Dios, nadie tiene derecho a quitarla. Debemos cuidarla porque no hay otra y ponerla al servicio de los demás, agradecer a Dios por cada segundo de vida que nos da y porque nos ha hecho perfectos. Debemos cuidar la naturaleza y a los animales, porque ellos también tienen derecho a vivir, debemos respetar y aceptar el orden natural de la vida, ya que es un don, y un regalo de Dios. Me pregunto ¿será que los seres humanos apreciamos el regalo de la vida?

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida