Opinión

3 Mar 2017
Opinión | Por: Ernesto Hernández Otero

Por respeto a la diversidad y al laicismo

En el artículo 1 de la gran Ley Republicana del 9 de diciembre de 1905, Francia decide concebir y organizar a la República bajo la premisa de una separación entre la iglesia y el Estado. El laicismo no es un producto del imaginario de algunos humanistas, mas representa la voluntad del “vivre ensemble” (vivir juntos) que les ha permitido convertirse en una sociedad plural, respetuosa de las diferencias culturales, religiosas e ideológicas de todos sus ciudadanos.

El laicismo es el valor fundamental de la República y es la frontera que separa a los ciudadanos libres, del peligro que las ideologías convierten en una condena. El laicismo es la libertad de conciencia, la igualdad de derecho que defiende de la discriminación y una sociedad fraterna e independiente de las ideologías. ¿Adónde queda la libertad, la igualdad y la fraternidad sin el laicismo?

Las credenciales del éxito de este principio republicano son muchas. El analfabetismo alcanza a solo 1% de la población total de Francia; la educación es obligatoria, gratuita e incluso nos abren las puertas a muchos extranjeros que, en algún momento, aspiramos formarnos en el país de Moliere, de Baudelaire, de Napoleón, de Marie Curie y de tantos otros personajes de la historia universal. El impacto social de la Revolución del 14 de julio de 1789 fue tan grande, que 203 años después, implicó incluso la firma del Acuerdo de Paz que en 1992 acabó con el conflicto social armado de El Salvador.

Incluso nuestra Constitución salvadoreña es casi un facsímil de las leyes que Bonaparte introdujera hace 2 siglos y es por eso la relevancia que tiene la laicidad en nuestro día a día.

Las más grandes guerras han sido producto de la intolerancia que las diferencias ideológicas causaron en nuestras sociedades. El desorden de nuestras ciudades, la violencia y todos los salvadoreños asesinados son el resultado de la falta de fraternidad manifiesta en nuestras calles.

Incluso, el llamado por ciertos voceros a impedir el respeto del laicismo es por olvidar que todos somos iguales y que favorecer a una religión es desfavorecer a todas las demás. La República no tiene dioses ni santos, la República tiene normas, valores y leyes para que todos podamos ser quienes somos sin miedo a ser perseguidos o juzgados en función de nuestras creencias. La dicotomía entre nuestro lema como país (Dios Unión Libertad) y nuestra ley laica es prueba de la dualidad moral política que nos ha gobernado siempre.

La escuela tiene por noble misión de permitir la vida en comunidad, en paz, y en respeto de todas las diferencias que nos hacen un país plural. Cuidar la neutralidad de la escuela es entonces una responsabilidad del Estado, para defender los valores que rigen a la República.

La escuela por su principio formador, tiene la obligación de dar las herramientas intelectuales a los niños y adolescentes, que les permitan sin importar sus orígenes, sus convicciones o las de sus padres,  convertirse en ciudadanos  comprometidos con los valores, la voluntad y los sueños que sostienen a la República.

La permanencia del derecho universal de profesar nuestras creencias, de ser quiénes somos y de vivir en paz, depende de la defensa que como ciudadanos hagamos del laicismo. Por ende, siendo la escuela la piedra angular de la República, debe mantenerse alejada de que signos religiosos, políticos y culturales laceren, poco a poco, la universalidad de la igualdad. Por respeto a la diversidad, respetemos la laicidad.

  • Gm0103

    No concuerdo contigo en varias cosas. El problema del terlmimo “laicismo” tan utilizado en este caso esque la mayoria no entiende a que hace referencia y que delimita. Cuando se da una separacion de la iglesia y el estado es una separacion de poderes en el cual se limitina el poder de la iglesia, lo que ademas contribuia a como tu dices, que exista libertad, fraternidad e igualdad. Pero en si que delimita el laicismo es la pregunta, y incluso si se hace un analisis a lo que tu dices el termino laicismo no engloba simbolos engloba imposiciones. Es decir yo como catolico no puedo exigir vacacion en viernes santo asi como un musulman no lo puede hacer para ramadan o un judio en shabath. En el caso de los simbolos estos ya se incluyen en lo contemplado por las leyes de libertad de expresion. El peor comentario que hiciste fue el de que no se podia “favorecer” a una sola religion. El caso y el atentado fue contra los catolicos pero indepenientemente de la religion esto crea un precedente para que lo mismo no pase con los demas alumnos de otras religiones. volviendo al tema de respeto y tolerancia, no es irrespetuoso e intolerante obligar a un alumno a que se quite un SIMBOLO enfasis en simbolo algo que el “laicismo” no delimita es mas en las sociedades laicas deberia de ser defendido porque es ironico que defiendan todas las libertades sociales y no la de libertades ideologicas.

14 Dic 2017
Valores de Navidad
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de Navidad

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más

13 Dic 2017
Santa Ana, camino a ser una ciudad resiliente
Opinión | Por: Caleb Padilla

Santa Ana, camino a ser una ciudad resiliente

11 Dic 2017
La cuota de género como grillete del avance
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

La cuota de género como grillete del avance