Opinión

8 Feb 2018
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

¿Por qué somos seres “full estrés”?

Hoy en día, todo el mundo padece muchas enfermedades del corazón, tumores, enfermedades del estómago, del cerebro, en el sistema nervioso, en los músculos, en los huesos e, incluso, problemas psicológicos, o mentales. Usualmente son provocados por un problema, que más que ser una enfermedad es un problema social, el cual es el estrés. Muchos lo padecen porque no saben cómo solucionar sus problemas, otros porque tienen demasiado trabajo, por estar en todo menos en misa, por sudar calentura ajena, por el teléfono, por la realidad nacional y mundial, por las deudas, por los sueños que quieren cumplir, por emociones, por la crisis económica, por la salud, entre muchos factores más.

Según Wikipedia, el estrés es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada. El estrés es el modo de un cuerpo de reaccionar a un desafío. De acuerdo con el evento estresante, la manera del cuerpo a responder al estrés es mediante el sistema nervioso simpático de activación, que da lugar a la respuesta de lucha o huida. El estrés puede contribuir, directa o indirectamente, a la aparición de trastornos generales o específicos del cuerpo y de la mente.

El estar enfocado en una actividad como por ejemplo el trabajo, el negocio, la familia, la salud, la religión, el dinero, los hijos, la empresa, entre muchas actividades más NO ES MALO, PERO SIN ABUSAR. Todo en exceso es malo y el estrés puede ser causado porque, muchas veces, descuidamos nuestra vida que puede terminar en un segundo por estar bien metido las 24 horas en una de esas actividades sin descansar la mente, el cuerpo, nuestro sistema nervioso, nuestro corazón o sin alimentar nuestra alma, y nuestro cuerpo. Muchas veces descuidamos hasta nuestra familia por estar metidos al exceso en nuestro trabajo, o en cualquier otra actividad.

Todas las actividades cotidianas y la vida social son instrumentos o medios para facilitarnos la vida, son caminos que nos hacen divertida la vida, no son el fin, son medios para cumplir las metas o sueños; sino, son para alcanzar nuestro objetivo, el cual es llegar al cielo o terminar bien nuestra vida terrena. No deberían ser la muerte por el estrés que nos provoca por abusar de ellas.

Por otro lado, si no cuidamos nuestra salud física, emocional, espiritual y psicológica y comemos solo comida rápida en restaurantes, poco a poco nos iremos dañando a nosotros mismos y luego, cuando nos diagnostican una enfermedad terminal o crónica comienza el estrés porque no queremos aceptar la enfermedad. Conozco personas que están metidas en vicios y, lastimosamente, cuando se terminan los efectos de la droga, alcohol, sexo por placer u otros vicios comienza el estrés, porque ya no saben controlar las emociones, su autoestima, sus acciones, sus razonamientos y su cuerpo. Hay otros que por “A” o “B” motivos nunca oran, nunca buscan a Dios, piensan que la vida es VIVIR LA VIDA LOCA y cuando tienen un accidente, están en cuidados intensivos, con la vida en un hilito de la muerte; ahí comienza el estrés porque no están preparados ni físicamente, ni espiritualmente para asumir las consecuencias…

17 Jul 2018
Lo que realmente importa como nación
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Lo que realmente importa como nación

13 Jul 2018
Mucho para aprender de Rusia 2018
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Mucho para aprender de Rusia 2018

12 Jul 2018
Algo muy parecido al arrebato de derechos
Opinión | Por: Karen López

Algo muy parecido al arrebato de derechos

11 Jul 2018
¡Gracias, Sala!
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

¡Gracias, Sala!