Opinión

11 Jun 2015
Opinión | Por: Herbert Escoto

¿Por qué no pagan impuestos las imprentas?

Es necesario que el debate sobre el control y regulación a los medios de comunicación se toque con pinzas, en especial cuando se sabe que la libertad de expresión es un pilar fundamental de las democracias.

Desde hace unos meses el actual alcalde de San Salvador lanzó una crítica sobre la exención de impuestos que tienen las imprentas en El Salvador. Su argumento se basa en que los medios de comunicación impresos reciben servicios que provienen de los impuestos que el resto de ciudadanos pagan y ellos no.

Asimismo, le parece extraño que granos básicos como el maíz y frijol estén gravados con el IVA y los periódicos no. En su opinión, la ley que libera a las imprentas de la obligación de pagar impuestos debe reformarse. El alcalde capitalino estima que son aproximadamente 200 millones de dólares los que “han quedado en manos de privados por una ley injusta”.

¿Por qué las imprentas no pagan impuestos? La Ley de Imprenta emitida por la Asamblea Legislativa hace 65 años establece que las imprentas no estarán sujetas a ningún impuesto o caución. Para efectos de este decreto se debe entender por imprenta la “producción, difusión y venta de periódicos, revistas, folletos, libros, manuales, hojas sueltas, de carácter divulgativo o intelectual o en general, vinculados a la libre difusión del pensamiento”.

¿Por qué el legislador decretó esta exención? La principal razón es para fomentar la libertad de expresión sin ninguna carga que pueda convertirse en obstáculo para el libre ejercicio de este derecho. De este modo, el legislador en el ejercicio de sus facultades legislativas, hace un examen de ponderación entre la necesidad de ampliar la recaudación tributaria y el fomento de la libertad de expresión sin obstáculos.

El 31 de julio del año 2014 se aprobaron reformas a la Ley de Impuesto Sobre la Renta en las cuales se incorporó un pago mínimo sobre la base de un activo neto que sea complementario al Impuesto sobre la Renta. Además, se incorporó una reforma al artículo en la cual se derogan las exenciones en lo relativo al Impuesto sobre la Renta contenidos en la Ley de Imprenta. Es decir, por medio de este decreto los medios de comunicación impresos pagarán un mínimo del Impuesto sobre la Renta sobre el monto del activo neto.

Esta derogatoria a la exención, en lo relativo al Impuesto sobre la Renta a los medios de comunicación, queda sin efecto, ya que la incorporación de un pago mínimo sobre la base de un activo neto fue declarado inconstitucional por medio de sentencia 98-2014 por violar el principio de equidad tributaria consagrado en la Constitución.

La derogatoria a la exención que gozan los medios de comunicación no fue declarada inconstitucional, sin embargo, el pago mínimo que pretendió incorporar la Asamblea Legislativa sí fue expulsado del ordenamiento jurídico. Lo anterior significa que no hay impuesto que cobrar a las imprentas a pesar de que ya no gocen con ciertas exenciones pues fue declarado inconstitucional.

Es común ver en Latinoamérica reformas a leyes que regulan los medios de comunicación (no solo impresos). La mayoría de reformas tienen el objetivo de limitar la libertad de expresión o reprimir la oposición que los gobiernos latinoamericanos reciben. Es necesario que el debate sobre el control y regulación a los medios de comunicación se toque con pinzas, en especial cuando se sabe que la libertad de expresión es un pilar fundamental de las democracias.

¿Usted qué opina? ¿Deben pagar impuestos los medios de comunicación impresos?

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida