Opinión

12 Ene 2017
Opinión | Por: Óscar Melgar

¿Por qué es importante recordar los Acuerdos de Paz?

En el 2017 se cumplen 25 años de los Acuerdos de Paz firmados en el Castillo de Chapultepec en la Ciudad de México en el año de 1992, entre el Gobierno de El Salvador y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Los acuerdos pusieron fin a un conflicto armado, que durante 12 años (1980-1992) dejó 75 mil muertes, 10 mil desaparecidos y 800 millones en pérdidas solo en infraestructura dañada; eso, sin contar los daños morales y psicológicos de toda una sociedad sumida en el dolor y el descontento. Mismos, que aún se perciben.

Pero, ¿por qué es importante recordar este día? En primer lugar, es indispensable y necesario que todas y todos los salvadoreños, afuera como dentro de nuestras fronteras, que reconozcamos y rescatemos nuestra memoria histórica. El conflicto armado en El Salvador fue la materialización de una serie de circunstancias, internas y externas; muchas de las cuales siguen siendo el pan de cada día para la sociedad salvadoreña y un talón de Aquiles para los gobiernos, entre ellos: la pobreza, la desigualdad, la carencia de oportunidades para el desarrollo personal y profesional y, triste e injustamente, la violencia. El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) estima que cada año 60 mil salvadoreños deciden irse a vivir a otro país por diversos motivos. Y ahora, aunque el enfrentamiento armado terminó, aún queda mucho trabajo por hacer.

En segundo lugar, es importante recordar la firma de los Acuerdos de Paz como un suceso de importancia a nivel nacional e internacional, en el reconocimiento y el uso del diálogo como principal herramienta para el establecimiento de acuerdos en diferentes ámbitos. Los Acuerdos de Paz de 1992 fueron resultado de diversas reuniones, realizadas en diferentes períodos y entre las que podemos mencionar: Ayagualo, La Libertad (noviembre de 1984); Ginebra, Suiza (abril de 1990); y México (abril de 1991).

En tiempos donde el diálogo era una circunstancia ajena para el fin de los conflictos en diferentes ámbitos, El Salvador demostró que sí era posible dialogar. Los acuerdos firmados establecían compromisos en materia de Derechos Humanos; transformaciones dentro de la Fuerza Armada y el Sistema Judicial; creación de instituciones como la Policía Nacional Civil (PNC), el Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ) y el Tribunal Supremo Electoral (TSE), por ejemplo.

No obstante, los acuerdos dejaron de lado la reconstrucción de la estructura de la sociedad salvadoreña y la búsqueda de justicia para las víctimas. Por último, los Acuerdos de Paz no fueron la solución absoluta de todos los problemas encontrados en la sociedad salvadoreña, no fueron hechos con esa finalidad. Son temporales y limitados en muchos aspectos, por ello, se hace necesario trabajar y construir nuevos acuerdos que nos permitan tener mejores condiciones de vida para todas y todos. Es aquí donde las nuevas generaciones tenemos un trabajo importante por hacer, tenemos que involucrarnos y construir país.  No es posible cambiar la situación del país, si seguimos teniendo en primer lugar una actitud egoísta y poco propositiva para realizar las transformaciones necesarias.

El Salvador sólo podrá salir de la situación actual en la que se encuentra si nos comprometemos, si exigimos, si nos preparamos, si agradecemos, si respetamos, si queremos y trabajamos por ese país que tanto deseamos.

@oscarmelgar8823

7 Dic 2018
InSight: Revelando el corazón de Marte
Opinión | Por: Verónica Ruiz

InSight: Revelando el corazón de Marte

7 Dic 2018
Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?
Opinión | Por: Caleb Padilla

Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?

7 Dic 2018
Diciembre
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Diciembre

28 Nov 2018
Turismo accesible: beneficio para todo un territorio
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Turismo accesible: beneficio para todo un territorio