Opinión

15 Mar 2018
Opinión | Por: Karen Vargas

Poca representación política de la mujer en estas elecciones

Existe el mito que a las mujeres no les gusta, ni les interesa la política. Probablemente, muchas personas lo dicen al ver poca representatividad femenina en cargos de elección popular a nivel nacional. Lo que muchas veces ignoramos es que no se debe al desinterés de las mujeres en participar, sino a la poca apertura que se les da cuando lo intentan hacer.

La historia registra una evidente exclusión de las mujeres, incluso el mismo filósofo griego, Platón en su libro “La República”, dijo: “los gobernantes deben ser elegidos entre los mejores guerreros”, con lo cual era evidente la exclusión a la mujer pues no éramos consideradas valientes, sino sumisas.

Muchos ciudadanos (especialmente mujeres) y organizaciones que defienden los derechos de las mujeres, esperaban ver un incremento de representación femenina en estas elecciones, pero no fue así. Por el contrario, hubo una reducción en comparación con los resultados de las elecciones de 2012 cuando los votantes escogieron a 28 alcaldesas y 234 alcaldes, según un estudio realizado en 2016 por la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (ORMUSA).

De acuerdo con los datos de elsalvador.com, solo 27 mujeres fueron escogidas para dirigir una alcaldía de los 262 municipios del país, lo que representa un 10% de todos los concejos municipales. Entre las 14 cabeceras departamentales, dos estarán a cargo de mujeres: Santa Ana y Cojutepeque.

Es decir, a pesar de que existen más mujeres que hombres en El Salvador, los porcentajes de participación de mujeres en la política son mínimos a comparación de los hombres.

Los datos evidencian que las mujeres aún no son consideradas agentes políticos indispensables o esenciales para la democracia representativa de El Salvador, a pesar de la reforma en la Ley de Partidos que exige que debe haber al menos un 30% de participación de mujeres en las planillas de los partidos.

No quiero pensar que todas las mujeres que vi involucradas antes, durante y después de la campaña electoral eran solamente una cuota de género que había que respetar según la Ley. No quiero pensar que las mujeres seguimos siendo tratadas como recién llegadas a la política, o que la participación femenina es condicionada por un discurso que reconoce la igualdad, pero que “en la práctica las continúa subordinando a los roles tradicionalmente femeninos”.  En verdad quiero pensar que todas esas imágenes de mujeres y sus campañas simbolizan una evolución en el protagonismo que la mujer está tomando en el ámbito político.

Quiero pensar que mi país está dejando de lado la división tradicionalista de los roles de género, los prejuicios y estereotipos culturales que por tantos años no nos han dejado avanzar.

No podemos negar que todos los esfuerzos que se han realizado con el transcurso de los años, han ayudado de manera muy significativa a abandonar los temores que cargamos las mujeres desde esos tiempos, donde la mujer ni siquiera ejercía el derecho al voto, a enfrentar retos y a desenvolvernos un poco más en el ámbito político.

Sin embargo, la idea de la mujer como un ser totalmente dependiente definitivamente debe seguir evolucionando, solo de esa forma un día lograremos que se nos abran los espacios de participación social y política al 100%, en igualdad con los hombres.

19 Abr 2018
Un mundo de cosas absurdas entorno a la Paz
Opinión | Por: Karen López

Un mundo de cosas absurdas entorno a la Paz

18 Abr 2018
Un caos en casa
Opinión | Por: Erick Hernández

Un caos en casa

17 Abr 2018
Nuestra cultura se perdió
Opinión | Por: Caleb Padilla

Nuestra cultura se perdió

16 Abr 2018
El gremio del silencio
Opinión | Por: Karen Vargas

El gremio del silencio