Opinión

12 Feb 2014
Opinión | Por: Jaime Ayala

Para esa buena gente que continúa la guerra

Tras una guerra cualquiera, a la humanidad parece quedarle muy claro que estos violentos conflictos nunca son la solución a sus problemas. Hasta que enormes y repulsivas masacres acontecen, nos cansamos de alzar las armas y preferimos vestirnos de traje y sentarnos a una mesa a platicar.

De manera similar sucedió allá por 1980 en El Salvador, cuando un movimiento guerrillero, liderado por el ahora candidato a la presidencia, Salvador Sánchez Cerén, se alzó en busca de la democracia de nuestro país. Por extraño que parezca, gracias al partido de izquierda que en ocasiones ha abusado de la institucionalidad de nuestro país, tanto yo como tú podemos votar con mayor libertad. Si no recuerdan la historia, pueden preguntar a sus padres sobre los gobiernos militares.

Yo creía que la guerra había terminado. Pero no, aún nos falta mucho por recorrer. Lo que aquellos hombres firmaron en 1992 no lo tenemos presente. Al menos no los jóvenes. En cierta parte es natural que actuemos con revanchismo si no hemos soportado los abusos y las pérdidas de una guerra.

Pareciera que hemos perdido el interés. Seguimos peleando y fortaleciendo nuestras creencias con argumentos de la Guerra Fría. Cada salvadoreño se cree mejor que el otro. ¿O no es así como inicia una guerra? “Mis ideas son mejores que las tuyas. Tus pensamientos comunistas no valen la pena. Mi país vale más que el tuyo”.

Ahora ya no se disparan balas cargadas de rencor ideológico y de venganza política, ahora se postean artículos y se insulta a las personas por el internet. En lo sustancial, poco ha cambiado. El Salvador urge de invertir en educación, mejorar el sistema de salud público y dinamizar la economía a través de nuevas prácticas logísticas. Esos no son temas de izquierda o derecha, sino de país.

Un buen gobierno no realiza una buena gestión por ser de derecha, o viceversa. Cada período debe juzgarse por las medidas implementadas y el enfoque a través del cual buscan mejorar la sociedad. Este gobierno –por ejemplo– ha tenido grandes aciertos en ciertos programas sociales y en prácticas que, en el largo plazo, podrían mejorar la competitividad de nuestro país. Sin embargo, y como todos, también ha tenido grandes errores, que seguro nos costarán en el futuro.

Los jóvenes debemos entender que criticar y cuestionar a nuestros funcionarios es vital, pero también es necesario que aprendamos a opinar utilizando el cerebro y las oportunidades que se nos han dado. Es por eso que me sorprende en gran manera cuando observo cómo un estudiante universitario pierde el tiempo organizando peleas sobre si el comunismo es mejor o peor que cualquier otro sistema.

Claro, cada persona es libre de opinar sobre lo que quiera. Pero también es necesario darnos cuenta que el mando de nuestro país probablemente esté en manos de muchos jóvenes que se mantienen activos en distintos grupos que alientan la participación política. Y, con todo respeto, si uno de ellos será uno de mis funcionarios en el futuro, no me gustaría que predicara mensajes de odio contra quienes piensan diferente.

Las elecciones presidenciales que se acercan son un juego de suma cero, donde la mayoría decidirá quién será nuestro gobernante. Si el pueblo vota y apoya, es porque algo se está haciendo bien, o al menos esa es la percepción mayoritaria, sumado a que probablemente la oposición no cumpla con lo exigido por los votantes.

“La democracia es la peor forma de gobierno, excepto por todas las otras formas que han sido probadas de vez en cuando.”, dijo Winston Churchill en cierta ocasión. Para algunos tendrá razón, para otros quizás no tanto. Cierto o no, es la forma de gobierno que hemos elegido, y eso se manifestará en la próxima segunda vuelta electoral.

Compartir mensajes de odio, revanchismo y  aversión a ciertas ideologías no va a cambiar eso. Seamos diferentes. No cometamos los errores de las generaciones pasadas. 

19 Oct 2017
Papel de la juventud salvadoreña en el rumbo de nuestro país
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Papel de la juventud salvadoreña en el rumbo de nuestro país

18 Oct 2017
Little Viejo, el exitoso youtuber salvadoreño es ¡Orgullosamente Provida!
Opinión | Por: Sara Larín

Little Viejo, el exitoso youtuber salvadoreño es ¡Orgullosamente Provida!

17 Oct 2017
Los Azacuanes anuncian la tranquilidad
Opinión | Por: Caleb Padilla

Los Azacuanes anuncian la tranquilidad

13 Oct 2017
De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno