Opinión

1 Feb 2019
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Papel de la juventud salvadoreña en el rumbo de nuestro país

En esta ocasión, les quiero escribir sobre nuestro trabajo y papel como juventud en el futuro y presente de nuestro país. Considero que nosotros, como jóvenes, tenemos la llave para cambiar la triste realidad nacional que estamos viviendo gracias a hechos cometidos en el pasado, y en el presente desde el gobierno hasta la sociedad.

El domingo tenemos en nuestras manos el futuro de nuestro país, es decir, nosotros decidiremos si queremos seguir en una cultura de muerte, mala economía, falta de inversión y empleo; si queremos a un presidente no apto para el país o si queremos un futuro mejor.

Hoy con la Jornada Mundial de la Juventud JMJ 2019, el Santo Padre nos decía a los jóvenes lo siguiente: “no son el futuro sino el ahora de Dios”, “La vida es hoy, tienen que pelear hoy, tu jugarte es hoy, tu espacio es hoy”, “Hagan lio en pro del bien común” y “no tengan miedo”.

Debemos hacer realidad dichas palabras. ¿Cómo? El mismo papa Francisco nos da la repuesta durante la vigilia en la JMJ: “la vida que Jesús nos regala es una historia de amor, una historia de vida que quiere mezclarse con la nuestra y echar raíces en la tierra de cada uno. Esa vida no es una salvación colgada “en la nube” esperando ser descargada, ni una “aplicación” nueva a descubrir o un ejercicio mental fruto de técnicas de autosuperación. Tampoco la vida que Dios nos ofrece es un “tutorial” con el que aprender la última novedad. La salvación que Dios nos regala es una invitación a ser parte de una historia de amor que se entreteje con nuestras historias; que vive y quiere nacer entre nosotros para que demos fruto allí donde estemos, como estemos y con quien estemos. Allí viene el Señor a plantar y a plantarse; es el primero en decir “sí” a nuestra vida, Él siempre va primero, es el primero a decir sí a nuestra historia, y quiere que también digamos “sí” junto a Él”.

Somos promotores de nuestros principios como salvadoreños, por ejemplo: amor a Dios, seres de vida y no aborto, calor humano, solidaridad, humildad, sencillez, ideas creativas, generosidad, laboriosidad, proactividad, entre muchos valores y principios que nos caracterizan.

Somos capaces de asumir riesgos con tal de lograr sueños, somos visionarios, y tenemos objetivos hacia el futuro. Una característica que nos identifica como jóvenes es que queremos cambiar el mundo y hacer un mejor país, no aceptamos la corrupción y todos los errores que lastimosamente cometen la mayoría de los políticos y algunas personas de la sociedad.

La juventud, para cambiar el futuro, tenemos que conocer nuestro pasado y no dejarnos llevar por ideologías políticas sino por el bien común; por nuestros principios, nuestros valores, nuestros criterios, y sobre todo actuar con la razón y teniendo siempre como centro de nuestra vida a Dios y a nuestro prójimo.

Como cualquier ser humano, los jóvenes también tomamos decisiones en diferentes ámbitos o etapas. Por ejemplo, para nuestra vida, en las elecciones, para graduarnos del colegio o universidades, para conseguir un empleo, para viajar, entre otras decisiones. Esas pueden generar consecuencias positivas o negativas, nadie puede tomar una decisión por otros, eso depende de cada uno.

Invito a todos los jóvenes a que el domingo vivamos la fiesta de la democracia, votemos con el corazón y pensando en el bien común y no con egoísmo ni colores partidarios, aceptemos el resultado y seamos actores de cambios hoy y mañana.

 

15 Feb 2019
Una experiencia inolvidable
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Una experiencia inolvidable

14 Feb 2019
Un día del amor verde y azul
Opinión | Por: Caleb Padilla

Un día del amor verde y azul

13 Feb 2019
Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

19 Ene 2019
Segunda Carta a los Candidatos  Presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Segunda Carta a los Candidatos Presidenciales