Opinión

19 Oct 2017
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Papel de la juventud salvadoreña en el rumbo de nuestro país

En esta ocasión les quiero escribir sobre nuestro trabajo y papel como juventud en el futuro, y presente de nuestro país. Considero que nosotros, como jóvenes, tenemos la llave para cambiar la triste realidad nacional que estamos viviendo gracias a hechos cometidos en el pasado y en el presente desde el gobierno hasta la sociedad.

La juventud (del latín iuventus) es la edad que precede inmediatamente a la edad adulta y se sitúa después de la infancia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) postula que la juventud comprende, en general, el rango de edad entre los 10 y los 24 años; el término juventud también puede referirse a los primeros tiempos en la existencia de algo, y puede ser sinónimo de energíavigor y frescura.

Como sabemos, juventud es sinónimo de proactividad, es decir, que como tenemos mente fresca y creatividad tenemos que proponer proyectos, y cosas nuevas que sean en favor de la sociedad y del país. Por otro lado, somos trabajadores y líderes de cambio en un país que se está destruyendo poco a poco, lastimosamente. Somos promotores de nuestros principios como salvadoreños, por ejemplo: amor a Dios,  seres de vida y no aborto, calor humano, solidaridad, humildad, sencillez, ideas creativas, generosidad, laboriosidad, proactividad, entre muchos valores y principios que nos caracterizan.

Otras características de la juventud son: vigor, entusiasmo, actividad física, asimilación orgánica e intelectual, capacidad adaptativa, y toma de decisiones.

Según AIESEC Venezuela, Un Agente de Cambio se caracteriza por que tiene el valor de asumir un riesgo y de abrirse a nuevas ideas, está insatisfecho con la realidad actual y asume la responsabilidad donde otros crean excusas. Logra ver las posibilidades en una situación, donde otros ven limitaciones, puede crear en otros la capacidad de soñar, e inspira a otros con la visión de lo que pueden aportar. Con su alma llega a la de otros, logra la integración de mente, cuerpo y alma, se interesa en los demás y con ello desarrolla las ideas, la energía y capacidad, tiene el deseo de sobresalir. Posee la habilidad de dejar el ego en aras de lo que es mejor para todos, posee mucha valentía, posee una mente y alma abiertas y logra ver sus sueños hechos verdad.

Somos capaces de asumir riesgos con tal de lograr sueños, somos visionarios, y tenemos objetivos hacia el futuro. Una característica que nos identifica como jóvenes es que queremos cambiar el mundo y hacer un mejor país, no aceptamos la corrupción y todos los errores que lastimosamente cometen la mayoría de políticos y algunas personas de la sociedad.

La juventud, para cambiar el futuro, tenemos que conocer nuestro pasado y no dejarnos llevar por ideologías políticas, sino por el bien común; por nuestros principios, nuestros valores, nuestros criterios y, sobre todo, actuar con la razón y teniendo siempre como centro de nuestra vida a Dios, y a nuestro prójimo.

Como cualquier ser humano, los jóvenes también tomamos decisiones en diferentes ámbitos o etapas. Por ejemplo: para nuestra vida, en las elecciones, para graduarnos del colegio o universidades, para conseguir un empleo, para viajar, entre otras decisiones. Esas pueden generar consecuencias positivas o negativas, nadie puede tomar una decisión por otros, eso depende de cada uno.

21 Nov 2017
1+1 Iguales, Diferentes y Complementarios
Opinión | Por: Sara Larín

1+1 Iguales, Diferentes y Complementarios

20 Nov 2017
Juventud, divino futuro
Opinión | Por: Erick Hernández

Juventud, divino futuro

16 Nov 2017
Realidad salvadoreña rumbo al 2018
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Realidad salvadoreña rumbo al 2018

14 Nov 2017
Salvadoreñas increíbles
Opinión | Por: Caleb Padilla

Salvadoreñas increíbles