Opinión

12 Nov 2014
Opinión | Por: Herbert Escoto

¡Orgullosamente latinoamericano!

Alrededor del mundo los latinoamericanos se distinguen por tener un carisma que nos diferencia de otras culturas occidentales. Tendemos a ser acogedores, expresivos y sentimentalistas. Nos encanta disfrutar de nuestras comidas típicas y de bailar la música que nos distingue.

En esta región se habla mayoritariamente el castellano, portugués y francés; y a pesar de que estos son los idiomas oficiales, muchos países tiene comunidades donde aún sobreviven lenguas indígenas. Culturalmente poseemos rasgos similares, salvo algunos matices propios de cada país, lo cual es una ventaja que hace posible en un futuro unificar nuestra región.

Históricamente compartimos el sufrimiento de haber sido víctimas de una oleada de dictaduras militares que violaron la libertad de los pueblos latinoamericanos por muchas décadas. Afortunadamente, la democracia, aún en pañales, ha logrado asentarse en la mayoría de la región.

Actualmente en muchos países de la región se han acentuado gobiernos de izquierda y centro-izquierda, en algunos de ellos, como El Salvador, tras un largo periodo de gobiernos de derecha. Regionalmente tendemos a ser influidos por cambios políticos parecidos y en parte se debe a que reaccionamos de la misma forma debido a aspectos comunes que poseemos como región.

¿Cuál es el futuro de Latinoamérica? A mí me gusta pensar en un proyecto latinoamericano que nos posicione como una región fuerte. Podemos ver ejemplos como la Unión Europea y la fuerte consolidación del Estado Federal estadounidense, que a pesar de ser de naturaleza distinta son considerados exitosos. En ambos ejemplos, tanto los países europeos como los estados miembros de Estados Unidos supieron la importancia de unirse para ser más fuertes.

Por eso tengo la ilusión, y todos deberíamos tenerla, de pensar en un proyecto latinoamericano que nos una. Tenemos muchos aspectos a nuestro favor, y otros negativos, por los cuales luchar, que nos ayudarán a lograr lazos más fuertes. El idioma no es un problema. Si Europa, un continente donde se hablan más de 20 idiomas, pudo crear la Unión Europea, nosotros, donde la pluralidad de lenguas no es tan vasta, también podremos.

El proyecto latinoamericano debe abarcar políticas públicas con un mismo propósito en materia económica y política. Además, instituciones supranacionales que velen por los mejores intereses de cada pueblo y programas que ayuden a combatir el peor mal de Latinoamérica: la extrema pobreza.

La idea parece ser ilusa, sin embargo, también lo fue para Europa. Este continente que ha vivido dos Guerras Mundiales, que tiene una pluralidad de idiomas y diferencias culturales marcadas logró entender que su ilusión de unificarse debía ser aterrizada debido al riesgo de perder fuerza y posición dominante a nivel mundial.

¡Latinoamérica lo entenderá! No tengo la menor duda de que nos uniremos como región. Las experiencias que atravesamos nos abrirán los ojos. La oleada de dictaduras militares ya pasó, las derechas ya gobernaron y las izquierdas lo hacen ahora. ¿Qué sigue después? Probablemente la etapa en que dejemos atrás las diferencias ideológicas que nos polarizan y frenan. ¡Llegará el momento en que nos identificaremos primero como latinoamericanos!

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida