Opinión

24 Ene 2018
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Nulidad y abstencionismo: ¿tendencia electoral en 2018?

La intención de anular el voto en los comicios del 4 de marzo crece con mayor fuerza en medio de resultados de encuestas que revelan la desaprobación, desconfianza y descontento ciudadano -en todos los sentidos- hacia los partidos políticos, y el sistema electoral. Esta situación es ideal para propiciar diversos llamamientos a favor de la abstención electoral o en promoción de la asistencia electoral masiva.

Para citar el caso más representativo, el Alcalde de San Salvador y aspirante a la presidencia, Nayib Bukele, exhortó recientemente a sus simpatizantes a anular el voto, con el supuesto objeto de evitar que los partidos reciban su “deuda política” y que este dinero sea direccionado para otros fines sociales; provocando inmediatas reacciones en el electorado y al mismo tiempo, en algunos políticos, analistas y académicos, quienes abonan al debate sobre anular –o en el peor de los casos: abstenerse– o no el voto.

Las declaraciones de Bukele han recibido mucho respaldo, por quienes hoy día exigen una opción política nueva o diferente al FMLN, o ARENA; y por el contrario, un férreo rechazo y “llamado a la reflexión” por otros sectores, quienes piden a la población todo lo contrario: emitir el sufragio en las próximas elecciones. Lo anterior abona a la idea de que nos acercamos ante un nuevo escenario político en el 2019: el establishment salvadoreño versus las “Nuevas Ideas”.

No es coincidencia que todas las encuestas arrojen resultados similares en contra del gobierno y los institutos políticos, y que la población, tenga una valoración deplorable hacia la oferta electoral en el presente año. En la evaluación del país a finales de 2017 y perspectivas electorales para 2018, elaborada y presentada por el Instituto Universitario de Opinión Pública – UCA, se refleja que un 68% de la población está “poco” o “nada” interesada en la actual campaña electoral.

Asimismo, se aprecia que un 77% de la población desconfía del próximo proceso electoral. Es tanto el desagrado, que hasta los aspirantes a diputados no partidarios se vieron afectados, porque al parecer, tampoco han gozado del apoyo del público, el cual manifestó en un 71%  que no están interesados o que les es indiferente que en la Asamblea Legislativa hayan diputados no partidarios.

No es nuevo que nuestra ciudadanía desconfíe y se desinterese tanto en el tema electoral, pero ¿qué tanto afecta a los partidos políticos esta percepción negativa? Al final de todos los comicios, entendemos que poco o nada les afecta. Por eso, es que todos los síntomas negativos de los ciudadanos (planteados anteriormente), no suponen una verdadera crisis para los intereses partidarios.

Los partidos políticos no mostrarán preocupación alguna por el pensar y sentir del electorado, ya que aún no se han visto afectados; es claro que mientras esa inconformidad no se materialice en actos concretos como abstenerse de votar y/o anular el voto, y que esta manifestación llegue a ser tan masiva que constituya la nulidad de las elecciones según el artículo 273 literal d) del Código Electoral, que establece que “cuando los votos nulos y abstenciones, […] superen a la totalidad de los votos válidos en la elección de que se trate”, no habrá nada alarmante para ellos (partidos) y nuevas ofertas para nosotros (ciudadanos).

Es por eso que observamos políticos alarmados cuando se habla de anular o abstenerse de votar, ahí sí, ¡todos pegan el grito al cielo y comienzan con sus discursos patrióticos de que “votar es un derecho y deber”! Creo que parte de culpa tiene la ciudadanía de recibir la misma oferta electoral de siempre, nos conformamos con cualquier cosa y nos despreocupamos por exigir una cultura política de altura, con propuestas claras y pertinentes a las necesidades de país.

En todas las contiendas electorales, reflexionemos que “lo menos peor” es parte de la cultura política mediocre que no debemos consolidar, y que corresponde a nosotros desde nuestro papel, dar la pauta para construir política con opciones y no de precipitaciones.

16 Ago 2018
El fin del petróleo en El Salvador
Opinión | Por: Caleb Padilla

El fin del petróleo en El Salvador

16 Ago 2018
¿Qué opina la ciencia sobre el comienzo de la vida?
Opinión | Por: Verónica Ruiz

¿Qué opina la ciencia sobre el comienzo de la vida?

14 Ago 2018
Un tesoro perdido en El Salvador y en el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Un tesoro perdido en El Salvador y en el mundo

10 Ago 2018
¿Qué nos conviene más?
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

¿Qué nos conviene más?