Opinión

28 Nov 2017
Opinión | Por: Caleb Padilla

Nuestras playas mueren silenciosamente

El Sol, la playa y la arena para muchos es uno de nuestros lugares favoritos, la temperatura privilegiada que tenemos en Centroamérica en toda época del año, lo hace un lugar tentador para extranjeros o visitantes de otras latitudes.

Pero, dentro del área intertropical, nuestro país cuenta con playas hermosas e impresionantes, aunque muchas de ellas se encuentran un poco inseguras o en las épocas de visita se llenan de miles de personas, que en muchas ocasiones solamente para embriagarse, llenar de basura o dañar la biodiversidad de la zona costera.

En la mayoría de ocasiones no prestamos atención a lo que se encuentra alrededor de la zona, hay comunidades que necesitan ayuda, personas con dificultades para salir adelante o sin conocer oportunidades que los puedan llevar a desarrollarse en un mundo globalizado y digital. En esta ocasión, quiero que conozcas una de las mejores playas, pero que también entiendas el contexto en el que vive para que la próxima vez que visites una playa recuerdes que no solo es Sol, playa y arena; sino que, también, es una comunidad que tiene necesidades, y que muchas veces el turismo le está destruyendo el entorno, porque no se hace de manera sostenible.

 

Debemos de cambiar nuestra mentalidad consumista y explotadora de recursos para transformarnos en una sociedad sostenible, amigable con el medio ambiente, y que pone en primer lugar las necesidades de los más necesitados de nuestra población, hasta entonces podremos iniciar el camino para avanzar de un país tercermundista hacia uno desarrollado; de un país sin identidad propia hacia uno con carácter autóctono, que defiende su cultura y a su población, pero esto será posible hasta que desde la base de la pirámide cambiemos nuestra mentalidad.

No podemos estar exigiendo un cambio si nosotros no somos los primeros en realizarlo. Nuestra población costera necesita de nuestra conciencia para poder proteger el entorno, que por muchos años estuvo en paz y que actualmente, mucha empresa turística simplemente lo está destruyendo, y no potenciando que debería ser el objetivo principal.

 

 

La basura es uno de los principales factores de contaminación en las playas, no solamente el generado en el sector, sino también el que arrastrar las corrientes de los ríos o el que el propio mar deja en las orillas de la playa. Si queremos playas limpias debemos promover el no tirar la basura en cualquier lugar y si vamos a una playa, lo primero es limpiarla.

En nuestras manos queda el transformar nuestras playas en paraísos limpios y sostenibles, por nuestra gente, por nuestra flora y fauna terrestres, pero mucho más por aquellas especies marinas que rondan nuestras playas o que las visitan para continuar su ciclo de la vida. No matemos nuestro futuro, no destruyamos esos paraísos que las futuras generaciones deben conocer, en las próximas visitas a las playas ten en consideración todo su entorno y que haces para mejorarlo.

“La playa te espera, para que la limpies y desarrolles, no para que la ensucies y destruyas”

 

15 Dic 2017
El mito de la Tierra plana
Opinión | Por: Verónica Ruiz

El mito de la Tierra plana

15 Dic 2017
Necesitamos amor sólido
Opinión | Por: Sara Larín

Necesitamos amor sólido

14 Dic 2017
Valores de Navidad
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de Navidad

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más