Opinión

29 Nov 2013
Opinión | Por: Herbert Escoto

Novela y drama político

La reciente admisión de la demanda de inconstitucionalidad contra la candidatura del ciudadano Elías Antonio Saca ha sido la cereza del pastel en estos días pre-electorales. La Sala de lo Constitucional posee entre sus despachos expedientes que podrían cambiar el rumbo de las próximas elecciones, y el pueblo espera con ansias las decisiones de este tribunal.

Para el candidato por el movimiento UNIDAD esta demanda representa una gran incertidumbre, pues la dirección de su carrera política depende de la interpretación que cinco magistrados harán de las disposiciones constitucionales. Si su candidatura fuese declarada inconstitucional, el movimiento UNIDAD dejaría de competir en las elecciones del 2014 al menos que presenten un nuevo candidato, lo cual sería una pérdida de tiempo ya que han elaborado toda  una campaña enfocada hacia el ex presidente. En recientes declaraciones de una diputada de la bancada de ARENA se dejó claro que la postura del partido tricolor es reservada absteniéndose  de dar una postura jurídica sobre este tema.

El panorama político se ha convertido en una verdadera historia de suspenso y drama. No solo por el caso del ex presidente, pues todavía está pendiente que la Sala resuelva sobre la admisión o rechazo de la demanda contra Norman Quijano, lo cual también debe preocuparle. Politólogos y juristas han cuestionado estas prácticas de utilizar las instituciones jurídicas para juegos políticos, sin embargo yo me aparto de esta postura ya que el sistema democrático está diseñado para utilizar los pesos y contrapesos y crear un balance entre las fuerzas políticas y civiles. De todas formas, el control constitucional que realiza la Sala de lo Constitucional puede caer sobre todo tipo de acto que atente contra la Constitución.

Pensar que la Sala de lo Constitucional se está prestando a maniobras políticas para desbancar candidatos es bastante atrevido, y es alarmante ver que el candidato Elías Antonio Saca en Twitter haya retuitiado lo siguiente: “@tonysacaoficial: no se deje maestro!!!! 4 comprados por arena, no pueden mas k un pueblo….!!!menos se deje comprar…!!” (sic) (escrito por la cuenta @PinFran68). Lo anterior demuestra una acusación indirecta de que los cuatro magistrados, y el quinto también, están cometiendo prevaricato. Una acusación sin pruebas y bastante impulsiva que podría ser investigada por el Fiscal General de la República, si es que lo dejan o se atreve.

No hay Tribunal Constitucional en el mundo que no reciba escupidas y bofetadas, están diseñados para dirimir conflictos constitucionales y más de una de las partes resulta infeliz, pero tienen un escudo bastante fuerte y es la Constitución. No dudo que los magistrados resolverán conforme a derecho y no por conveniencias políticas. Honestamente no espero algún cambio en las futuras elecciones y de haberlo sería una sorpresa bastante fuerte que demostraría que la democracia en El Salvador avanza cada vez más.

No se aflijan por los conflictos entre órganos, son buenos, son saludables, es parte del sistema. Se debe aprovechar la diversidad de pensamiento y convertirla en nuestra mejor arma. Debemos estar siempre vigilantes de que los funcionarios respondan a los lineamientos constitucionales y recordarles constantemente que trabajan para el pueblo.  Los mejores consensos se logran superando las barreras de los intereses personales y es hora de que tomemos una actitud valiente para poder lograr una lealtad institucional y una convivencia armoniosa entre los ciudadanos.

 

*Columnista de Opinión 

23 Ene 2017
Las redes sociales: un aliado estratégico para solicitar y conseguir empleo
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

Las redes sociales: un aliado estratégico para solicitar y conseguir empleo

13 Ene 2017
De la paz negociada, a la paz consensuada.
Opinión | Por: Kevin Sánchez

De la paz negociada, a la paz consensuada.

13 Ene 2017
Nuevos Acuerdos
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Nuevos Acuerdos

12 Ene 2017
¿Por qué es importante recordar los Acuerdos de Paz?
Opinión | Por: Óscar Melgar

¿Por qué es importante recordar los Acuerdos de Paz?