Opinión

17 Ene 2013
Opinión | Por: Gumercindo Ventura

Nos prefieren brutos

“Los años pre-electorales son peligrosos”, nos advierten a cada rato. Nos dicen (y es lógico) que años así se presten al populismo, a querer quedar bien en la foto, a querer salir más en los medios dando consejos y reflexiones a la población. Lo curioso es que nunca vemos campañas que vayan más allá de eslóganes, canciones y la típica foto con “el pueblo”, como que no les interesa venderse con un proyecto de país a largo plazo.

 

Para el político la carrera no llega más allá de las próximas elecciones, piensa dentro de los próximos 5 o 3 años, después de eso ahí se preocupará por las elecciones que siguen. Algunos se van en el caballito de la imagen pública, las conferencias de prensa, entrevistas. Es el camino más vistoso. El caballito que difícilmente se ve es el de las finanzas sanas, la baja corrupción en contrataciones y licitaciones, la ejecución efectiva y transparente de los presupuestos, entre otras.

 

Lastimosamente así funcionan las cosas. Un caballito corre por el camino electoral más rápido que el otro, y en esa dinámica seguimos estancándonos en las mismas prácticas de siempre. Se sigue el mismo circulo vicioso, el cual muchos creemos que será roto por un eventual cambio generacional. ¿Cómo hacer para que los políticos se interesen más por correr en el segundo caballito y no en el primero? Educación.

De cierta forma la política funciona como un mercado de oferta y demanda. Es cierto que nuestro poder de escoger es bastante reducido cuando en una hoja nos preguntan “¿Prefiere el títere a su derecha o el títere a su izquierda?”.  Los partidos escogen antes que nosotros y no hay una verdadera democracia interna, prima el dedazo. El problema es que si un partido pone a alguien de trabajo eficiente contra el otro partido le pone uno de trabajo popular. Dicen que la gente prefiere pan y circo.

 

Si n educación de calidad los electores (la demanda electoral) difícilmente va a cambiar sus exigencias con los candidatos (la oferta electoral).  Recordemos que menor educación por lo general se traduce en menores ingresos, y la población con menos ingreso anda más preocupada por poner comida en su mesa que por exigencias políticas. Al final a quien le conviene esto es al político mediocre, no está en sus mejores intereses educar a una población para que sea más exigente para así poder seguir sirviéndose de los fondos públicos con un trabajo, no quiere que se le exija más.

 

¿Cómo dar un golpe al círculo vicioso? De los políticos no va a venir este cambio. A mi manera de verlo pienso que las organizaciones civiles, conscientes de esto, podemos hacer mucho por esto, educando e informando. Programas como ¡Supérate!, que es una iniciativa de la empresa privada, dota a jóvenes talentos de educación de calidad con todo el equipo e infraestructura adecuados para su desarrollo académico. No tengo duda que estos jóvenes transformarán sus vidas, su entorno y el país para bien. A medida la población vaya educándose e informándose pienso que se irá exigiendo un mejor desempeño a los políticos.

  • jcrodezno

    Excelentes interrogantes Santiago. Me considero un adulto joven que vivió una parte de la guerra y que vivió también las transición a la “paz” que ahora nos aqueja como parte del mal pensar de algunos puntos de los acuerdos de paz. Sin embargo, sin animo de alargar el comentario, tengo tres puntos fundamentales sobre tus interrogantes: 1º) Las maras son un fenómeno social y económico (no por la pobreza) si no, porque importamos las estructuras criminales de las pandillas americanas, con tanto compatriota deportado por haber delinquido en otros países. Si bien, violencia genera violencia; no debe entenderse que aplicar el orden sea violencia. Las maras se han descontrolado por falta de autoridad de este y de gobiernos anteriores. 2º) Sobre el emprendedurismo, si no controlas delincuencia y extorsiones, creo que difícilmente alguien se anima a iniciar una nueva empresa. De igual manera, no se puede estar cambiando las reglas fiscales cada vez que se quiere obtener más dinero. Subir impuestos irresponsablemente aleja la inversión. La delincuencia aleja la inversión. En épocas de crisis, los impuestos deben bajarse para generar mayor poder adquisitivo, consecuencia, mayor consumo y finalmente mayor producción. Resultado: Más impuestos recaudados. y 3º) Cambiar la política en El Salvador, requiere el concurso valiente y decidido de jovenes con valores y con carácter suficiente para no caer en las garras de la política sucia que tenemos en el país. Educar jóvenes con valores y carácter, requiere infundir en ellos desde niños, el concepto real del bien y el mal. La política mejorará en la medida que se cambie la generación actual de políticos (dinosaurios algunos desde la Asamblea Constituyente). Aplaudo iniciativas como medio lleno, insto a los jóvenes a participar de ellas y a ser críticos y pensantes sobre las cosas actuales. Bendiciones y felicidades Santiago.

  • victorj

    Esta muy interesante tu mensaje. Respecto a tu pregunta ¿En qué condiciones estará nuestro El Salvador cuando lo heredemos? Quisieramos todos tener una bola de cristal para saberlo ya que el futuro de nuestras familias esta en juego. Creo que en la medida que todos los Salvadoreños nos involucremos en cambiar nuestro propio futuro lograremos un mejor ambiente para nuestras familias ante tanta adversidad pero juntos con una vision clara y compartida lo lograremos. Sobre el tema economico solo iremos superando esa parte al tener estabilidad politica que genere confianza a cualquier tipo de inversionista y empresario de todo tamaño con libertades en general para poder generar crecimiento. Espero que Darwin tenga razon tambien en nuestro caso y superemos a nuestras generaciones previas. Saludos, Victor

26 May 2017
Nadie puede cambiar el mundo
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Nadie puede cambiar el mundo

25 May 2017
Una ley que no supera lo constitucional
Opinión | Por: Karen Vargas

Una ley que no supera lo constitucional

24 May 2017
Actúa o acepta
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Actúa o acepta

23 May 2017
El Salvador ha olvidado como soñar
Opinión | Por: Erick Hernández

El Salvador ha olvidado como soñar