Opinión

30 Oct 2012
Opinión | Por: Oswaldo Serrano

No más políticos en fuga

Cómo olvidar aquella película animada llamada “Pollitos en fuga” a principios de los 2000, la trama se basaba en que las gallinas deseaban escapar de la granja, no quería morir para luego ser preparadas en pasteles de pollo, y en efecto, ¡Se dieron a la fuga! Algo similar pasó un vez en la Asamblea Legislativa, y por rumores resientes tal parece que puede haber parte dos.

Hace unos años, se presentó “Políticos en fuga parte I”, diputados de ARENA luego de ser electos, en aquel entonces bajo el sistema antiguo de elección, por bandera partidaria, se dieron a la fuga de este instituto político. Acto que para muchos fue bajo, ya que las diputaciones fueron ganadas por partido, no en sí por los mismos diputados. Sin embargo, ellos alegaron que no estaban dispuestos a seguir bajo el control del aún presidente de ARENA, Alfredo Cristiani.

Si hacemos memoria y comparamos, en Pollitos en Fuga hubo una gallina que incitó a las demás a revelarse, su nombre era Ginger. En el caso de los políticos que huyeron, Ginger fue Guillermo Gallegos (es solo una metáfora). Muchos dicen que Gallegos fue el que al final organizó y constituyó un nuevo partido político y esta nueva institución surgió ya con representación en el pleno legislativo. La sombra de sobornos y corrupción no se mantuvo al margen, se habló mucho de la compra de estos diputados por parte de intereses particulares.

Actualmente, la idea de compra de intereses se hace presente una vez más en nuestra “honorable” Asamblea Legislativa. Se manejan rumores en los medios y sociedad de una posible segunda parte de los políticos en fuga que implica a la misma granja, digo, partido político, Alianza Republicana Nacionalista,  al ver que hay discrepancias en algunos diputados a la hora de votar.

Hay un acontecimiento curioso, que debe dejarse en claro, en nuestro país no es normal ver a diputados votar en contra sus bancadas; pero no significa que es un intento de fuga o desestabilización. Votar con autonomía llega a ser escandaloso, como el caso de Sigifredo Ochoa Pérez del partido opositor en la Asamblea, una acción que para mí es aceptable. Que vote según lo que crea correcto aún si no va con la corriente de su partido, no quiere decir que vaya del todo en contra del mismo partido. Es parte de una verdadera democracia, como la que se vive en otros países.

La fuga de diputados electos bajo la bandera de una institución política por voluntad del pueblo, la compra de voluntades, los convenios bajo la mesa, las compensaciones y retribuciones por favores políticos, revivir partidos políticos que por ley han desaparecido, etc. solo serán reguladas con una ley de partidos.

Una ley que establezca las reglas claras antes, durante y después de una campaña, una ley que combata la corrupción en la Asamblea Legislativa, que  funja como colador de la clase política en nuestra sociedad, que haga valer las voluntades de los electores, que prive a los políticos de fraguar alianzas para su conveniencia. Eso es lo que como ciudadanos debemos exigir a los políticos, así como ellos fiscalizan por medio de leyes, ellos también deben ser fiscalizados. Aunque como dicen por ahí, se vale soñar.

13 Ene 2017
De la paz negociada, a la paz consensuada.
Opinión | Por: Kevin Sánchez

De la paz negociada, a la paz consensuada.

13 Ene 2017
Nuevos Acuerdos
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Nuevos Acuerdos

12 Ene 2017
¿Por qué es importante recordar los Acuerdos de Paz?
Opinión | Por: Óscar Melgar

¿Por qué es importante recordar los Acuerdos de Paz?

11 Ene 2017
25 años de Paz
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

25 años de Paz