Opinión

28 Ago 2013
Opinión | Por: Jaime Ayala

No los perdono, pero los entiendo

¿Traidores o presas del sistema? ¿Fraude o racionalidad? Sin duda existen muchas palabras para encasillar el desastre de los amaños revelado la semana pasada en nuestro país. Más allá de intentar llegar al corazón, el sentimiento y la pasión, me parece que lo realizado por los seleccionados nacionales es un vivo ejemplo de un comportamiento que puede ser explicado económicamente.

El viernes pasado, Dagoberto Gutiérrez, luchador de la guerrilla en el conflicto armado y una de las mentes más filosóficas y respetas de nuestro país, expresó en su cuenta de twitter (@GutierrezDago) lo siguiente: “¿Amaños de partidos? Nombre, ese es el mercado. Si alguien se vende, es porque hay alguien que compra. Y no eso es el mercado pues“. Al leerlo, no pude evitar sentir una pequeña lucha de ideas en mi cabeza acompañada de una risa interna. En medio de toda la decepción futbolística, me pareció haber encontrado la chispa correcta para generar un pequeño análisis económico.

Según una entrevista realizada por El Gráfico, los jugadores recibieron cerca de $25,000 cada uno por uno de los partidos investigado por amaños. ¿Cómo se compara eso con el salario que reciben? ¿Será acaso que el fraude cometido puede catalogarse como un puro acto de racionalidad? Cualquier estudiante de Economía podrá darse cuenta que, al menos en términos básicos, la decisión de aceptar un soborno podría explicarse bajo el modelo de “agente –principal”, o incluso de mejor manera dentro del modelo del crimen planteado por Gary Becker.

Ahora bien, para no adentrar mucho en tecnicismos, quisiera enumerar algunos hechos que me parecen pertinentes esclarecer para analizar esta decisión:

 

El salario que paga la FESFUT a un jugador está, muy probablemente, por debajo del monto ofrecido por el amaño (en este caso $25,000). El mismo Lisandro Pohl, presidente de Alianza FC lo resumió en una buena frase: “¡16 mil dólares en efectivo de un solo! En su vida había visto tanto dinero.” (Esto hacía referencia a los premios ofrecidos durante el gobierno de Tony Saca).

La probabilidad percibida por cada jugador de ser descubierto es baja. Solo démonos cuenta que los años pudieron haber pasado y quizá nunca nos hubiéramos dado cuenta de los fraudes.

 

De ser atrapados, procesados y encontrados culpables, deberán enfrentar una pena, la cual podría calificarse como muy grave.

 

Estos tres supuestos funcionan como fundamento para dar un acercamiento a los modelos antes propuestos. Sin embargo, más que dejar estas interrogantes planteadas (y que ojalá alguien pudiese refutar para afinar más el análisis), me parece que ser deshonrado o cometer un fraude sí es racional, mas no correcto moralmente. Ese es el problema cuando lo monetario toma control de nuestras vidas. Nunca se está contento con lo que se tiene.

 

Y quizá más allá de la deshonestidad, me parece necesario rescatar un último punto. ¿Cuál es la verdadera queja de la afición? ¿Podrá ser que acaso no es el fraude en sí? Muchos políticos, empresarios y funcionarios han formado sus carreras o han conseguido puestos debido a actividades fraudulentas o poco honestas (no todos) y, sí, la población lo nota, pero con la Selecta mucho ha sido diferente.

 

Bajo toda la balacera de ideas, malas propuestas, desigualdad, pobreza y corrupción, la Selecta representaba y funcionaba como algo más. Era una anestesia a los problemas, un estimulante natural para la emoción y la esperanza. Sí, siempre perdíamos, y muchas veces por goleadas, pero siempre estábamos ahí luchando y llenando el Cusca. ¿Qué será ahora? Eso lo decidirá cada aficionado. Que “en las buenas y en las malas” no sea una frase más.

 

¿Qué haría cada uno de nosotros por $25,000? ¿Qué no haría? No pretendo defender a los jugadores, pero me parece que es necesario realizar un análisis a la situación de nuestro país para buscar entender el comportamiento de los jugadores. Racionalmente, los entiendo; pero futbolística y moralmente me es difícil perdonarlos por ahora. Con la Selecta no se juega. 

  • Federico Avilés

    Muy buen escrito, Jaime. No soy alguien aficionado al fútbol; aún así, pienso que nosotros, los salvadoreños, debemos tomar la postura que más nos parezca hacia la Selecta no hacia el fútbol salvadoreño… no sé si me explico bien.
    Respecto a tu análisis, me parece muy bueno. Pienso, nada más, que pudiste anclar junto a la probabilidad de ser descubiertos, la percepción de los jugadores hacia la multa o penalidad por los amaños… si ellos creían que era una sanción alta o baja.

    • Jaime Ayala

      Gracias. Y sí, concuerdo con lo de la percepción hacia la multa. No la incluí porque , al menos actualmente, todavía no se ha determinado del todo el delito por el que se les podría acusar. De eso depende la sanción, aunque no dudo que esta percepción sea la de una sanción alta.

  • sabi_duria

    huy…. eso no es ser preso de un sistema, sistema fuera que fuera sistematico el entrar a la seleccion, pero no, es una eleccion, los dichosos “amaños” son una estafa a 6 millones de personas, eso valen
    25, 000 dls?. que poco!, porque quien les dijo que jugaban para si
    mismos?, el juego pertenecia a la nacion, que repugnancia da el pensar que
    posterior al partido extendian la mano para recibir el pago, estafadores
    desfilando en calzoneta con los colores nacionales!!, No comparto el
    criterio de dagoberto, el mercado que el menciona es el de la corrupcion y en un mercado se vende lo que esta en venta, pero si vendes lo que no te pertenece, , entonces robaron y estafaron, lo mismo pasa con los politicos cuando se van del partido que les dio al oportunidad con su oposicion. ojo.. una cosa es la tentacion y la
    otra aceptarla porque no dudo que en la vida se
    presentaran tentaciones asi, pero se debe decir NO porque nosotros
    decidimos, lo mismo sucede en un empleado que ve pasar dinero en la
    empresa que trabaja, lo tientan?, puede ser, pero el decidira si “estara
    en el mercado” con las consecuencias que tiene el usar un dinero que no
    le pertenece y convertirse en defraudador y ladron. tentaciones a diario
    hay, pero si estuvieramos acostumbrados a que decir que no otra cosa seria de nuestra sociedad,.. pero eso se da en otras sociedades mas sanas y no donde los politicos justifican “estar en el mercado”..

    • Jaime Ayala

      Creo que a lo que se refiere Dagoberto es a que todo el sistema de amaños no se eliminará con castigar jugadores. En la medidad que existan compradores, siempre habrán alguien dispuestoa a venderse, solo que a distinto precio.

      Al final, sí es un sistema la selección, pero eso no hace justificable los amañaos, muy de acuerdo en eso.

      Gracias por comentar y aportar al análisis.

      • sabi_duria

        en la historia de la humanidad siempre ha existido la corrupcion, estoy de acuerdo, pero no estoy de acuerdo que no se reduce con castigo o que es un sistema, esa es precisamente la diferencia de nuestra sociedad con sociedades mas desarrolladas. primero que se educa para respetar la ley, aqui la disculpamos por politicos que tambien disculpan componendas por aquello de que “el fin justifica los medios”… o porque nos ponemos a pensar que comprarian con aquel dinero?..pero por que tengo que pensarlo si se que el resultado no me pertenece? que trabajo para una nacion? no, el dinero no lo es todo en la vida. Definitivamente que en otras sociedades mas desarrolladas la corrupcion se castiga con carcel y deshonra,!! claro que se debe castigar a estos estafadores uniformados de azul!!! ..estafaron nada menos que a 6 millones de personas!!, delinquieron e igual de importante es dejar en claro que una sociedad en la que se educa y se castiga al deshonesto, ladron y corrupto es mas sana, eso hace diferencia, la tarea la tiene la fiscalia.

  • cerh_

    Buenas ideas! “racionalmente correcto pero moralmente incorrecto”… Yo creo que esto dolió mas porque a estos hombrees los veíamos como héroes en algún sentido.

    • Jaime Ayala

      Gracias. Sí, héroes que daban cierta esperanza. Por eso duele.

  • Luis

    justificar los amaños por los pésimos salarios es una falta de respeto a todos los deportistas del país. Aquellos atletas que pone en alto el nombre de El Salvador, en sus diferentes disciplinas y que nunca han recibido un sueldo por representar el azul y blanco, como lo hace los seleccionadores de fútbol. La importancia que la gente y los medios de comunicación le dan a este deporte tan mediocre que tenemos es la justificación. Me parece que tu analfabetismo con relación al deporte los ha dejado muy claro acá, al igual que todos los periodistas deportivos del país, que sabe un poco de fútbol y nada de los demás deportes existentes. Los jugadores vendidos la tragedia deportiva de la ultima identidad del salvadoreño, mas trágico es haber perdido la hegemonía deportiva en Centroamerica por la falta de apoyo no solo de las instituciones, sino por los medios de comunicación y la gente. Fui deportistas, represente al país por mas de 10 años, nunca recibí un sueldo por representar al país. No trates de justificar lo injustificable, o como vos decís, de “analizar”

    • Jaime Ayala

      Solo aclarando: Nada de esto justifica su actuar, solo es un intento de explicarlo (y no es el único). Podrías investigar un poco sobre los argumentos planteados para ahondar más en el tema. Gracias por comentar.

22 May 2017
Lo que no te engaña, no domina tu opinión
Opinión | Por: Karen López

Lo que no te engaña, no domina tu opinión

19 May 2017
SITRAMSS: No, no es lucha de poderes
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

SITRAMSS: No, no es lucha de poderes

18 May 2017
Acceso a un sistema de transporte seguro para lograr el desarrollo sostenible
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

Acceso a un sistema de transporte seguro para lograr el desarrollo sostenible

18 May 2017
¿Qué vela tengo yo en este entierro?
Opinión | Por: Eduardo Rosales

¿Qué vela tengo yo en este entierro?