Opinión

24 Jun 2014
Opinión | Por: Jaime Ayala

Negando el amor

El Salvador es un país libre, al menos según lo que dice el papel. Cada ciudadano puede expresar su opinión en la manera que mejor le parezca. Es más, con el creciente uso de la tecnología, los pensamientos y comentarios pueden llegar a cientos en cuestión de minutos. No solo las nuevas generaciones hacen uso de las herramientas sociales y virtuales; también lo hacen aquellos que no han crecido con ellas. Sin embargo, poseer la libertad de expresión implica muchas cosas más: desde ser responsable hasta respetar la libertad de los demás ciudadanos.

Vagando entre viejos archivos, encontré una entrevista realizada bajo el contexto del apoyo a cierta reforma constitucional en 2012, la cual buscaba- en teoría- “reafirmar” el matrimonio entre un hombre y una mujer dentro de la legislación salvadoreña. Por motivos de privacidad, obviaré el nombre de la persona entrevistada, pero basta decir que es una persona influyente en la sociedad salvadoreña cuando se refiere a este tipo de temas morales.

Después de leer y revisar la entrevista, me quedó claro que lo que se buscaba era una prohibición a los matrimonios homosexuales. Luego de filtrar un par de comentarios ridículos que ni siquiera, creo, valen la pena resaltar, me propuse plantear pequeñas pregunta a algunos argumentos que encontré (aclaro que la entrevista fue hecha a una de las mayores defensoras de esta posición en el país).

1.“Yo creo que a ningún padre de familia nos gustaría que a nuestros hijos les estuvieran enseñando cosas que van en contra de los valores que les enseñamos en la casa, hay que respetar la formación que dan los papás en la casa”. Por el momento, todo bien. Si yo, como padre de familia, le enseño a mi hijo a respetar y amar a todos, incluso a quienes tengan diferente orientación sexual, quisiera que le enseñaran lo mismo en la escuela.

2.“(…) porque para nosotros es el matrimonio, que, como le digo, es solo la unión entre un hombre y una mujer”. La pregunta es: ¿quiénes son “nosotros” y qué más creen ellos? ¿Se basan en factores religiosos, científicos o qué?

3. “(…) siempre el matrimonio ha sido —en todas las culturas del mundo— la unión entre un hombre y una mujer”.  ¿Será? ¿Realmente en toda la historia del hombre es imposible encontrar registro de relaciones homosexuales que hayan buscan trascender el matrimonio? Lo dudo. Estoy seguro de que si se busca desde los griegos hasta los cristianos, se puede encontrar registro de muchos ejemplos.

4. “Cada cual puede hacer de su vida lo que quiera, con tal de que no le haga daño a otra persona, cada cual tiene derecho a la libertad, puede hacer mal uso de su libertad si quiere”. ¿Ser homosexual es hacerle daño a alguien más? ¿Es hacer mal uso de la libertad humana?

5. “(…) están tratando de ver que se salgan de ese estilo de vida, como le digo: no estamos atacando a nadie, pero que simplemente no quieran llamar a eso matrimonio; le pueden llamar cualquier otro tipo de unión, pero que no le quieran llamar matrimonio.”

Este último fue el que más escalofríos me produjo. ¿Realmente existe algo de malo en que dos personas del mismo sexo contraigan matrimonio, en que se amen justo como un hombre a una mujer y viceversa? ¿En qué nos basamos para negar el privilegio de amar a los demás? ¿Lo hacemos porque nuestra moral lo dicta, porque lo dice un libro (lo cual, dicho sea de paso, es totalmente falso)?

Cuando se defienden posturas como esta, de manera tan fanática, se tiende a abusar de argumentos poco o nada vinculantes entre temas económicos y sociales, como la participación de la unión entre un hombre y una mujer y el crecimiento económico. Es momento de que planteemos las fichas sobre el tablero. ¿Qué negamos a los matrimonios homosexuales? ¿Amor a costa de qué? ¿Con base en qué y a quién? Porque si es con base en una religión, les cuento que en El Salvador son más las personas sexualmente libres que religiosas. 

13 Ene 2017
De la paz negociada, a la paz consensuada.
Opinión | Por: Kevin Sánchez

De la paz negociada, a la paz consensuada.

13 Ene 2017
Nuevos Acuerdos
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Nuevos Acuerdos

12 Ene 2017
¿Por qué es importante recordar los Acuerdos de Paz?
Opinión | Por: Óscar Melgar

¿Por qué es importante recordar los Acuerdos de Paz?

11 Ene 2017
25 años de Paz
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

25 años de Paz