Opinión

21 Jul 2013
Opinión | Por: Aída Betancourt Simán

Necesitamos más Malalas

El pasado 12 de julio fue declarado “Día de Malala” por las Naciones Unidas, y fue celebrado por el discurso que la activista y bloguera paquistaní de 16 años dio ante el secretario general, Ban Ki Moon, y más de 1.000 estudiantes de todo el mundo. Pero m­as allá de ser una conmemoración internacional, es importante profundizar sobre el ejemplar mensaje de esta niña que hace apenas unos meses estaba en recuperación por un atentado contra su vida, en un intento de callar su poderosa voz.  

Malala

vive en un país dominado por grupos de radicales que neutralizan los derechos de las mujeres y se oponen tajantemente a la educación de las niñas. Así, desde los 11 años, su activismo –real y cibernético, a través de su blog en la página de la BBC- supuso un reto a­­­ún más desafiante a los talibanes. De hecho, en repetidas ocasiones y sin miedo a consecuencias, estos expresaron su intención de asesinar a Malala por su lucha para garantizar el acceso de las niñas a la educación, alegando que eso implicaba promover el “pensamiento occidental”.

En países en https://www.acheterviagrafr24.com/viagra-definition/ desarrollo como el nuestro, la apuesta por la educación es un tema que ha sido abordado desde distintos enfoques: económico, social, cultural, y una materia en la que sobran estudios derivados de las buenas prácticas y las experiencias exitosas de otros países. Sin embargo, todo esto no parece haber sido suficiente para que se incluya como eje estratégico fundamental en políticas públicas y planes de gobierno.

En nuestro país, ha disminuido la brecha entre hombres y mujeres en indicadores de matrícula y escolaridad por sexo hasta casi alcanzar la paridad (Evaluación común de país, El Salvador, Naciones Unidas). Sin embargo, según la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples 2011, en El Salvador, la tasa de analfabetismo a nivel nacional para la población de 10 años y más es del 15% para las mujeres y del 10,2% para los hombres.

Si bien es cierto, como lo refleja el Atlas Mundial de Igualdad de Género en Educación, las tendencias mundiales en acceso a la educación primaria son al alza, la lucha sigue siendo la de la calidad de los sistemas educativos y el contenido de la enseñanza. En este sentido, el reto principal para alcanzar la paridad es que no se reproduzcan estereotipos de género en el proceso educativo.

Malala es una voz para los millones de niños que no tienen acceso a la educación gratuita en el mundo. Pero es además un ejemplo para todas las mujeres que luchan por la igualdad de sus derechos, en países como Paquistán, donde la lucha es mucho más cuesta arriba que en otros países.

La calma, la confianza y la convicción que imprime a cada una de sus palabras es envidiable para cualquiera, tanto en las calles de Swat, su pueblo natal, como en el auditorio de las Naciones Unidas. Es además admirable viniendo de alguien de 16 años, que afirma: “Vamos a coger nuestros libros y bolígrafos. Son nuestra arma más poderosa. Un niño, un profesor, un bolígrafo y un libro pueden cambiar el mundo. La educación es la única solución.”

En otros rincones del mundo, hay niñas dispuestas a dar la vida porque el derecho a la educación sea una realidad. Mientras aquí, nos limitamos a escuchar y ofrecer medidas populistas y nuestros “gobernantes” siguen politizando todo en contexto electoral, discutiendo sobre si el vaso de leche, el almuerzo completo, los uniformes o los útiles gratuitos…

Necesitamos más Malalas, que demuestren con sus experiencias exitosas que la inversión en educación es fundamental para el desarrollo de una nación. 

  • corina

    Te felicito con este blog. Al trabajo los jóvenes. Los adultos no han hecho mucho de este pais

26 May 2017
#PrayForElSalvador
Opinión | Por: Mario Matheu

#PrayForElSalvador

26 May 2017
Nadie puede cambiar el mundo
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Nadie puede cambiar el mundo

25 May 2017
Una ley que no supera lo constitucional
Opinión | Por: Karen Vargas

Una ley que no supera lo constitucional

24 May 2017
Actúa o acepta
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Actúa o acepta